ANÁLISIS DE UNA CAÍDA

El precio de la soja es bueno pero ya no ayuda: Informe especial (6 gráficos)

 El precio de la soja es fundamental para el nivel de actividad en Argentina. En los últimos 24 días hábiles el precio internacional de la soja cayó -US$ 115 (-21.4%), pasando de US$ 538 a US$ 423. Pero el precio actual de la tonelada de soja (US$ 423) es un 22.6% superior al promedio de los últimos 5 años (US$ 345). En otras palabras, si bien la soja no está en sus niveles record (US$ 610 y US$ 530 antes y post Lehman; respectivamente), el actual precio, en términos históricos, continúa siendo bueno. Sin embargo, existe la sensación térmica que este precio “no ayuda”. Un informe de Economía & Regiones:

comentá(2)

print mail A+ A-
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Economía & Regiones). El precio de la soja es fundamental para el nivel de actividad en Argentina. Un precio de soja elevado implica fuerte dinamismo económico en nuestro mercado doméstico. 
 
Por el contrario, una soja barata se traduce en contracción de nuestro PBI. 
 
Un buen precio internacional de soja significa una importante entrada de dólares hacia nuestra economía que, canalizándose desde el sector agrícola exportador hacia el resto de los sectores, estimula el consumo, la inversión, la demanda agregada y el crecimiento económico. 
 
Hay una alta relación positiva entre el precio de la soja y el nivel de actividad económico doméstico; medido por el ISAE (Índice sintético de actividad económica) que elaboramos en E&R.
 
De acuerdo a las proyecciones del US$A (Departamento de Agricultura de USA), la producción global de soja ascendería a 259 millones de toneladas (tn) en la campaña 2011 / 2012. 
 
De ese total, la cosecha Argentina ascendería a 53 millones de toneladas, es decir un 8.6% superior a la producción alcanzada en 2010 / 2011 (48.8 millones de tn). La confirmación de este aumento en la producción está sujeta sin embargo al impacto que pudiera tener La Niña. 
 
Los pronósticos indican que la sequía no sería de gran intensidad, con lo que más allá del grado de imprevisibilidad que siempre genera el clima futuro sobre los rendimientos, se esperan niveles de producción por encima de los de la campaña 2010-11, impulsados por las proyecciones de aumento en la superficie de siembra, que ascendería a 19.300 millones de hectáreas (+2.2% y/y). 
 
A su vez, hay que recordar que nuestro país es el 3er. productor global de soja, detrás de Brasil (73 millones de tn) y USA (84 millones de tn).
 
La performance del precio de la soja es una información “online”, por lo que en tiempo real podemos estimar (con margen de error) cual podría llegar a ser su impacto en nuestra economía. En los últimos 24 días hábiles la soja cayó -115 dólares (-21.4%), pasando de US$ 538 a US$ 423.
 
En la actualidad el precio de la soja se ubica en torno a US$ 423, es decir un 22.6% superior al promedio de los últimos cinco años (US$ 345). 

En otras palabras, si bien la soja no está en su nivel record (US$ 610 y US$ 530 antes y post Lehman; respectivamente), sigue “jugando a favor”. Es decir, el actual precio de la soja es bueno en términos históricos. 
Sin embargo, existe la sensación térmica que su actual precio “no ayuda”.
 
En E&R pensamos que esa sensación térmica sería resultado de dos fenómenos distintos.
 
Primero, en E&R sostenemos que si bien este precio de soja es bueno, a Argentina “ya no le alcanza”. Es decir, no alcanza para seguir creciendo al ritmo del 2010, porque nuestra macroeconomía, debido a sus inconsistencias, exigiría precios de soja permanentemente crecientes para continuar creciendo a ese ritmo. 
 
De la misma manera, el Gobierno Central requiere idéntica dinámica para financiar el creciente gasto en subsidios, destinados en su mayoría a mantener congeladas las tarifas de los servicios públicos (transporte y energía), una de las pocas herramientas anti-inflacionarias que dispone el Estado Nacional.
 
La segunda explicación para la actual sensación térmica negativa es el comportamiento de los mercados de los últimos días. Puntualmente, en los últimos 24 días la caída de la soja es similar a la que tuvo lugar luego del estallido de la crisis internacional de Lehman a mediados de 2008. Paralelamente, lo mismo sucede con el fortalecimiento del dólar a nivel mundial y la pérdida de valor del oro, que también son similares a los que tuvieron lugar durante los primeros días post estallido Lehman.
 
De esta manera, hay agentes económicos que temen que el actual comportamiento de los mercados siga la trayectoria de crisis de aquel momento y que por ende, el precio de la soja caiga con la misma fuerza que en 2008 / 2009 cuando se desplomó un -52%, cayendo de US$ 600 a US$ 288 en 108 días hábiles.
 
En este marco, es útil analizar lo qué pasó al comienzo post estallido de Lehman y compararlo con lo que tuvo lugar durante el último mes. 
 
En estos últimos 24 días la baja de la soja, el fortalecimiento del dólar a nivel mundial y la pérdida de valor del oro son similares a los acontecidos durante el mismo período post estallido Lehman en 2008.
 
En este marco, una caída similar a la acontecida con Lehman (-52%) implicaría que la tonelada de soja debiera bajar hasta los US$ 254 en los próximos 90 días (cayendo desde US$ 530). 
 
Obviamente, una caída de tal magnitud tendría efectos muy negativos tanto en términos de consumo, inversión, nivel de actividad y, sobretodo, para las cuentas fiscales del Tesoro Nacional y la obra pública provincial, que se financia con el Fondo Solidario de la Soja. 
 
De acuerdo a nuestras estimaciones, una soja a US$ 254 podría provocar una contracción del PBI durante 1 o 2 trimestres.
 
De acuerdo con nuestras proyecciones, una soja que cotizara en promedio a US$ 500 durante el próximo año, generaría ingresos fiscales anuales por $38.700 millones sólo en concepto de retenciones. Si se tiene en cuenta que el Proyecto de Presupuesto 2012 toma un precio implícito para la soja de US$ 415, una soja a US$ 500 le permitiría al gobierno nacional manejar discrecionalmente $6.600 millones. 
 
Al mismo tiempo, si la soja cayera a US$ 350 ó US$ 254 por tonelada, la merma en los ingresos fiscales (con respecto a una soja a US$ 500) ascendería a -$11,600 millones y -$19,000 millones, respectivamente. 
 
En el primero de los casos, la caída en los recursos sería equivalente al gasto anual presupuestado para la Asignación Universal por Hijo. Esta caída en los ingresos fiscales por baja del precio de la oleaginosa podría ser compensada por una depreciación del tipo de cambio nominal, una suba de la alícuota de retenciones o un mix de ambas cosas. 
 
En la ante última y última columna presentamos nuestros cálculos respecto a esos hipotéticos tipos de cambio y alícuotas de retenciones.
 
Sin embargo, hay que tener en cuenta que la caída de los ingresos por retenciones es sólo el impacto fiscal negativo directo. Adicionalmente, la caída del precio de la soja también tiene un impacto fiscal indirecto, que surge de la caída del nivel de actividad
 
El impacto fiscal indirecto de la caída del precio de la soja se materializa, principalmente, a través de la merma de ingresos por IVA y Ganancias, entre otros gravámenes vinculados al nivel de actividad. El impacto fiscal indirecto es similar al directo.
 
De acuerdo con nuestras estimaciones, una caída del 30% en el precio de la soja (de US$ 500 a US$ 350) generaría una pérdida de recaudación por ambos gravámenes de $9.500 millones, la cual se distribuiría en un 55% a nivel nacional (Tesoro y ANSeS, básicamente), quedando el restante 45% ($4.500 millones) a cuenta de las arcas provinciales, producto de la pérdida de coparticipación.
 
En este marco, es importante analizar la posibilidad que hay que la presente caída de la soja se profundice y prolongue durante los próximos meses, mutando el actual escenario en uno similar al acontecido luego de la caída de Lehman. 
 
Según nuestro análisis, para que el precio de la soja baje como cayó con Lehman, el dólar debería fortalecerse lo que se fortaleció en aquella oportunidad. 
 
Por el contrario, si el poder adquisitivo del dólar se fortaleciera menos que en aquella oportunidad, el precio de la soja caería menos que en 2008 / 2009.
 
Desde mediados de 2007 hay un divorcio entre el derivado financiero de la soja y el S&P500 (y con todos los índices de activos financieros tradicionales). 
 
A partir de ese momento, la fuerte ganancia (pérdida) del poder adquisitivo del dólar alimenta fuertes bajas (aumentos) del precio de la soja pero no del S&P500, cuya evolución (en contraposición con lo que sucede con la soja) es bastante estable en el tiempo.
 
La caída de -52% que experimentó la soja en la segunda mitad de 2008 estuvo motorizada por un aumento del poder adquisitivo del dólar de +29%. Luego, punta a punta desde 2009 hasta hace un mes atrás, la soja se recuperó un +88% y el poder adquisitivo del dólar cayó -28%. 
 
Paralelamente, en este último mes la soja cayó -20% y el poder de compra de la divisa norteamericana se incrementó 8.6%.
 
De acuerdo con nuestro análisis, el reciente aumento del poder adquisitivo de la moneda de USA, y la consiguiente caída de la soja, se originó en un aumento de la demanda de dólares por motivo precaución, que tuvo lugar por un incremento de la aversión al riesgo (por la crisis europea).
 
En este marco, para que en la actualidad el precio de la soja cayera como con Lehman, el poder adquisitivo del dólar debería aumentar lo que se fortaleció en aquella oportunidad. 
 
Es decir, el poder adquisitivo del dólar debería incrementarse alrededor de 20 puntos porcentuales adicionales a los que ya subió durante el último mes, para lo cual el diferencial de crecimiento entre la demanda y oferta de dólares debería crecer exponencialmente.
 
Justamente, este es el punto. 
 
En E&R pensamos que sería algo difícil que el diferencial entre crecimiento de la demanda y de la oferta vuelva a tener la magnitud de 2008 / 2009 y por ende, tendemos a evaluar que el poder adquisitivo del dólar no subiría 20 puntos porcentuales más, por lo cual la soja no caería con la misma fuerza que lo hizo en 2008.
 
Para entender este punto hay que tener en cuenta que la oferta de dólares ha aumentado exponencialmente desde 2008 / 2009. Y más importante aún, la Reserva Federal de USA ha anunciado que proseguirá con su política monetaria expansiva (emitiendo) hasta mediados de 2013.
 
Desde un marco monetario teórico, si la tasa de emisión de dólares sigue acelerándose y su oferta continúa creciendo en forma importante, es difícil pensar que la demanda de dólares pueda crecer a un ritmo superior a la oferta, sobre todo con la fuerza y durante el tiempo necesario para que el poder adquisitivo de la divisa norteamericana aumente 20 puntos porcentuales adicionales. 
 
Por ende, pensamos que sería poco probable que la soja vuelva a caer lo que cayó post Lehman.
 
Por el contrario, pensamos que lo que lo más probable sería que lo que está sucediendo en la actualidad fuera un fenómeno de corto plazo. 
 
En este sentido, de acuerdo con nuestro análisis, pensamos que lo más probable sería que el poder adquisitivo del dólar y el precio de la soja subieran y bajaran un poco más (sin llegar a los niveles piso post Lehman); respectivamente. 
 
Luego pensamos que rebotarían; el poder adquisitivo del dólar tendría un rebote hacia la baja y la soja hacia el alza. Sin embargo, la volatilidad seguiría presente y el rebote no sería lo suficientemente fuerte para hacer que la soja vuelva a niveles en torno a US$ 530 en el corto y mediano plazo.
 
 

comentá(2)

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento

Imagen de PaulRA

ES la DEBACLE TOTAL : http://landings.igdigital.com/fin-argentina--el-inmobiliario/oB-ZWxJbm1v... (LAS 2 ULTIMAS LETRAS SON "oE"). DUHALDE YA PREPARA EL EQUIPO DE SALVATAJE PARA ASUMIR LA CRISIS TOTAL QUE DEJARA EL GOBIERNO. AHORA NECESITARA MUCHO APOYO DE LA GENTE PORQUE LOS CARTELES DE COLOMBIA Y MEJICO QUIEREN ASUMIR EL GOB DE LA NACION UTILIZANDO LAS "ORGANIZACIONES SOCIALES" (tras las cuales entrenan a mercenarios)

Imagen de hombreinfierno

Lo cierto es que el precio promedio del año 2009, fue de 415U$ la tonelada, y el del año 2010 409U$ la tonelada. Más aún, si tomamos desde enero del 2009 hasta la actualidad, el promedio es 423U$. Entonces, decir que el precio de la soja cayó, es jugar con los números, y para no faltar a la verdad, lo que sí se debería decir es que en agosto se había llegado a un pico enorme y que además -según esa misma nota lo explica- no tiene nada que ver con la oferta y la demanda, sino con la especulación financiera.

En definitiva, el precio que tiene hoy la soja, después del llamado “derrumbe”, está marcadamente por encima del precio promedio al que se comercializó durante todo el año 2009 y durante todo el año 2010.