"Buenos Aires, la Provincia": Scioli casi borra la palabra 'bonaerense'

Con la dinámica propia de cualquier comienzo de gestión, el gobernador Daniel Scioli terminó y arrancó el año de manera vertiginosa. Llegó con promesas de progreso y solución de los problemas pero como está sólo comenzando su cuarta semana al frente del Poder Ejecutivo provincial, habrá que esperar un tiempo para calificar su administración.

comentá

print mail A+ A-

BAHÍA BLANCA (http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/nc/2/01/2008/812028.html - internal-link>La Nueva Provincia).-  La Provincia tiene dificultades presupuestarias. El nuevo mandatario cree que, ante cualquier urgencia, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le facilitará algún instrumento económico para no ser "tapado por el agua". El gobierno nacional prometió ayudarlo.
Pero como Scioli no quiere sufrir ningún sobresalto y, dadas las urgencias de un gobierno recién iniciado, no habría que descartar que la Legislatura pueda sesionar de manera fugaz durante alguna semana veraniega. Ya la semana pasada, Scioli logró que el oficialismo parlamentario votase una serie de proyectos que él consideraba "claves" para encarar este año, entre los cuales sobresalen, naturalmente, el Presupuesto 2008 --que no contempla las partidas necesarias para los aumentos salariales que deben ser otorgados-- y la ley impositiva.
En conjunto, los bloques de senadores y diputados provinciales de la Coalición Cívica habían pedido postergar el tratamiento del Presupuesto General de Gastos y Recursos. El radicalismo también plantó sus observaciones. En la oposición se sostiene que el problema del Estado bonaerense es estructural, ya que al no obtener la Provincia el porcentaje de coparticipación federal adecuado y merecido, se torna totalmente inviable y debe recurrir constantemente al endeudamiento. En tal sentido, aseguran que la deuda provincial alcanza hoy a la suma de 37 mil millones de pesos. 
"Mientras la única receta que aplique el Ejecutivo sea la de mayor endeudamiento para cubrir un mayor déficit, que año tras año se va agravando, asistiremos a sucesivas declaraciones de emergencia de los servicios básicos y a la creación de impuestos de dudosa constitucionalidad, por lo cual los servicios provinciales cada vez se van a ver más perjudicados", argumentan.
El presidente de la Cámara de Diputados, Horacio González, tendrá "superpoderes" para reasignar partidas y modificar la cantidad de cargos --de planta de personal permanente, con y sin estabilidad y de planta temporaria--, según dispone la ley de Presupuesto 2008 aprobada por ese cuerpo legislativo.
El presupuesto de los diputados para el nuevo año, según se supo, prevé un incremento del 34,5 por ciento en relación al año recientemente dejado atrás, ya que el cálculo del gasto global, que en el ejercicio pasado fue de 198 millones de pesos, ascenderá a poco más de 266 millones en el nuevo período.
De hecho, el proyecto que dispone la suspensión del gravamen adicional aplicado sobre los impuestos Inmobiliario y de Patentes a un segmento de los contribuyentes del mapa bonaerense --comúnmente denominado "impuesto a la riqueza"-- sería convertido en ley en estos días, una vez que los estrategas políticos del gobernador Scioli analicen las modificaciones realizadas por el Senado.
Es que, con cierta cuota de sentido común, los senadores modificaron el artículo que autorizaba al Ejecutivo a disponer de manera directa, sin pasar por la Legislatura, aumentos de impuestos ya existentes o la creación de nuevas medidas tributarias para compensar la pérdida de los recursos a percibir por el adicional que se pretende suspender por 60 días, con opción a ampliar ese plazo otros 60 días.
El sciolismo proyectaba cubrir los 160 millones de pesos que dejarían de ingresar a la caja del tesoro bonaerense en caso de que la Provincia disponga --como finalmente se estima que ocurrirá-- la eliminación del "impuesto a la riqueza".
Pero, teniendo en cuenta ahora la interrupción transitoria, impulsada por Scioli para "cumplir" con un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que frenó el cobro de ese gravamen, los parlamentarios invitaron al gobernador a redactar un "nuevo" proyecto de ley con las medidas que eventualmente le permitan generar nuevos ingresos.
Los legisladores del oficialista Frente para la Victoria buscan ser generosos. En rigor, quieren facilitarle alguna herramienta que le permita mejorar la recaudación, tras tener que utilizar el freno de mano para detener aquel polémico impuesto. De todos modos, Santiago Montoya saldrá a "escrachar" a los deudores de impuestos que veraneen en cualquiera de las zonas turísticas de la Provincia. Nada es casual. El gobierno debe incrementar su recaudación fiscal.
La administración Scioli tiene que trabajar en algunas cuestiones que son fundamentales; por ejemplo, en intentar achicar las dramáticas estadísticas vinculadas con la inseguridad ciudadana. También le pidió al profesor Mario Oporto garantizar el normal comienzo de clases, previsto para el lunes 3 de marzo.
Entusiasma la dinámica de trabajo que tiene la mayoría de los ministros desde que fueron puestos en funciones por Scioli. No era habitual que los funcionarios políticos del gobernador de turno se trasladaran a la Legislatura para consensuar leyes con los diputados y senadores.
"Buenos Aires, la Provincia", será el eslogan o marca registrada que Scioli prefiere utilizar de aquí en más, casi borrando la palabra "bonaerense" al momento de hablar de su administración. Tal vez sea que no le agrada ese término o intentará despegarse de sus antecesores en la Gobernación, como Eduardo Duhalde y Felipe Solá. Obviamente, quiere ver "ministros en acción". En ese esquema podría inscribirse la presencia de funcionarios en ciudades del interior, como ocurrió la semana pasada con la visita del ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, y del director de Cultura y Educación, Mario Oporto, a Bahía Blanca.
Algunos datos que dejó la última semana de diciembre: Scioli recibió en La Plata a los intendentes de Tres Arroyos, Carlos Sánchez, y de Coronel Suárez, Ricardo Móccero, para despedir el año. También cabe consignar que Julio Marini, ex intendente de Benito Juárez, fue designado presidente de Buenos Aires Gas S.A. (BAGSA), empresa que tiene formato de sociedad anónima y fue creada por el Poder Ejecutivo con la intención de proveer gas a las pequeñas localidades del interior bonaerense que no cuentan con ese servicio por estar alejadas de los centros urbanos y no ser atendidas por las actuales prestadoras.

 
 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento