LA FIFA AL DESNUDO

Ascenso y caída de Teixeira, el falso heredero de Blatter

Hoy Joseph Blatter, pero en 2015 el candidato a liderar la FIFA era Ricardo Teixeira, el ex yerno de Joao Havelange: Todo parecía previsto poque el fútbol pretender ser un negocio planificado. Pero... la realidad se impone. Imperdible reportaje de la revista Piaui, de S. Paulo, Brasil.

comentá

print mail A+ A-
Paulo Coelho, Ricardo Teixeira, Lula da Silva y Joseph Blatter, al anunciar Brasil 2014.

 

por DANIELA PINHEIRO
 
S. PAULO (Piaui). El balcón del Hotel Baur au Lac fue construido, en 1984, para ofrecer a los huéspedes un paisaje inspirador: el jardín recortado con esmero en primer plano, después el lago sereno y, al fondo, los Alpes magníficos. Millonarios bronceados que conducen Jaguar son habitúes del hotel, en el centro de Zurich
 
Es costumbre estar acompañados por señoras que usan dos relojes de brillantes en el mismo brazo (uno que marca la hora local y el otro con la hora del país de donde vienen). O por rubias flacas que beben Campari, con gestos lentos. En mayo, el hotel estaba lleno de dirigentes de la Fédération Internationale de Football Association, la Fifa, que realizaba su 61º congreso en la ciudad de Suiza.
 
A la tarde, Ricardo Teixeira,  el presidente de la Confederación Brasileña de Futbol, (CBF), tomabachampagne sentado de espaldas al jardín. A seis días de la elección del nuevo presidente de la Federación, él hablaba de todo un poco, animadamente: de las dificultades del (N. de la R.: por entonces) ministro Antonio Palocci para explicar su patrimonio (N. de la R.: le terminó costando su jefatura de la Casa Civil), de la 'blitz' de la Ley Seca que encontró al senador Aécio Neves al final de una larga noche (N. de la R.: el senador y caudillo de Minas Gerais, Aecio Neves, principal líder opositor para las presidenciales de 2014 por el Partido de la Social Democracia Brasileña, se negó a un test de alcoholemia y por eso le quitaron su licencia de conducir), de la despedida de Ronaldo'Fenómeno' Luís Nazário de Lima de la Selección, de ahí a unos días (N. de la R.: sucedió  el 09/06/2011, ante Rumania).
 
Parecía inmune a la catarata de incriminaciones de corrupción contra los dirigentes de la Fifa –inclusive contra él mismo, y con destaque-. David Treisman, ex presidente de la Federación Inglesa de Futbol, había dicho que Ricardo Teixeira le pidió dinero para votar a Gran Bretaña para sede de la Copa Fifa 2018. El dirigente británico explicó que Teixeira lo abordó durante el partido de Brasil con Inglaterra, en 2010, y le dijo: “Lula no es nada, vení aquí y decime que tenés para mi”.
 
Cuando el tema apareció en la terraza del Baur au Lac, él apretó los ojos, frunció la nariz como si hubiese sentido un olor pestilente y emitió un “pfffffffffff”, mientras giraba la cabeza de un lado para el otro.
 
El gesto se repite todas las veces que se habla de una acusación que le hicieron a él, o de la hipótesis de que un estadio (brasileño) no quede listo a tiempo para la Copa 2014 en Brasil.
 
“Mi hija, ¿vos creés en todo lo que dice la prensa?”, preguntó, sarcástico. “Olvidate, eso está todo armado. Esos ingleses están irritadísimos porque perdieron, ellos no quedaron conformes. Mirame a mi y decime si yo diría una pavada de esas. Mirá que yo iba a decir que Lula era nada. Y pedir soborno en la tribuna, enfrente de todos... ¡Por favor!”
 
Luego él habló sobre el dominio colonial y el imperialismo británico. Teixeira clasificó a los isleños de“piratas del mundo”, relató casos de arrogancia de la rubia Albion y se acordó hasta de hablar mal de la gastronomía inglesa. “Ese Triesman está teniendo que explicarle a la Justicia cómo gastó US$ 50 millones en la candidatura de Inglaterra, siendo US$ 15 millones del gobierno”, prosiguió. “Es una cantidad absurda, imposible de explicar. Nosotros gastamos R$ 3 millones (US$ 1,93 millón) para el 2014, ellos no soportan eso, ¿entendés?”
 
Otra acusación contra Teixeira fue hecha por el periodista Andrew Jennings, en el programa Panorama, de la BBC
 
Jennings presentó una lista de dirigentes de la Fifa, entre ellos Teixeira y João Havelange, quienes habrían recibido US$ 100 millones, a lo largo de los años '90, de una empresa de Marketing Deportivo. A cambio, los dirigentes habrían concedido privilegios a esa compañía en la comercialización de derechos de televisación de campeonatos.
 
Teixeira, afirmó el reportero inglés, recibió US$ 9,5 millones a través de una empresa 'fantasma'.Jennings dijo que un tribunal suizo obligó al brasileño a devolver el monto del soborno, lo que significó admitir el delito. 
 
“Ah, ¿en serio? ¿Devolví el dinero? Entonces, ¿dónde está? ¿Por qué nadie lo muestra?”, preguntó Teixeira. 
 
Según la BBC, porque el proceso fue cerrado con un acuerdo extrajudicial que garantizó el anonimato de los acusados. 
 
“Yo no era integrante del comité ejecutivo de Fifa en esa época, ¿para qué me iban a sobornar?”, otra vez Teixeira.
 
De 5ta. categoría
 
Entonces, se sumaron a la mesa de Ricardo, Ana Carolina Wigand, una morena de 34 años, 30 años menor que él, y la hija de la pareja, Antónia, de 11. Se habló de la ciudad, del clima, del hotel. El presidente abrazó a la hija, una niña desinhibida que lo besaba mientras acariciaba su cabello.
 
Bromeando, él dijo que le prohibiría a la niña salir con falda corta.
 
Cuando las dos se fueron, él retomó el asunto. Dijo que Jennings, autor de un libro sobre corrupción en la Fifa, era un “fanfarrón” que vivía de conferencias. 
 
“Mi querida, a ver, preste atención, piense”, pidió, “la BBC es estatal, es del gobierno, ¿entiende? Es interés del gobierno inglés anular la elección de Rusia, y sacar a Brasil de competición, porque ellos se creen que pueden sustituirnos a último momento. Está todo armado ¿te das cuenta?”
 
Cuando quiere que presten atención a lo que dice, Teixeira hace “chsssssss” y pone el dedo índice en la boca. Tiene la costumbre de hablarles a hombres y mujeres de “mi amor”, con marcada tonada carioca: “Mi amor, ya hablaron todo de mi: que yo llevé un contrabando en un avión de la Selección, la Comisión Parlamentaria de Investigación por el patrocinio de Nike, y la ESPN, que continúa repitiendo la misma mierda”.
 
Una camarera se acerca y retira los vasos. “Lula me dijo: 'Yo no miro Globo News'”, por la baja audiencia del canal de noticias. ¿Quién lee Lance (N. de la R.: diario deportivo brasieño) ¿80.000 personas?”
 
Teixeira coincide con una reflexión que José Bonifacio de Oliveira Sobrinho, alias Boni, habría hecho hace tiempo, dirigida a la Rede Globo. Cierta vez le dijeron que un avión había caído y habían muerto muchas personas. Boni había dicho que si no lo anunció el Jornal Nacional (Diario Nacional, el informativo central de la cadena de TV), el avión no había caído. “Por lo tanto, solo me preocuparé, cuando salga en el Jornal Nacional”, dijo Teixeira.
 
A los 64 años, el mineiro Ricardo Terra Teixeira está hace 22 años al frente de la CFB. Es tambiénpresidente del Comité Organizador de la Copa de 2014 y miembro del Comité Ejecutivo de la Fifa. Dicho de otro modo: él es el jefe del fútbol brasileño.
 
Es Teixeira quien decide dónde, cuándo y a qué hora juegan los clubes. En lo que hace a la selección, él define cuánto cuesta un amistoso, la emisora que lo transmite, y es quien le pone fecha a los acuerdos millonarios con los patrocinantes. También él es quien concede o niega las credenciales para que los periodistas puedan trabajar en los estadios. Y quien nombra al entrenador del equipo brasileño.
 
En la próxima Copa, Teixeira influenciará en la elección de los estadios, de los lugares de concentración de los equipos extranjeros, y podrá definir cualquier obra pública relacionada al Mundial.
 
Hijo de un funcionario del Banco Central y de una ama de casa, Teixeira nació en Carlos Chagas, en el interior de Minas Gerais. Él fue criado en Belo Horizonte, pero aún era un niño cuando se mudó a Rio de Janeiro. Estudió en Santo Inácio, escuela tradicional carioca donde aprendió francés con un sacerdote (se comunica bien en portuñol y tiene un inglés infra-básico).
 
En la adolescencia, él llegó a integrar el equipo de vóley del Botafogo. El fútbol nunca fue su fuerte. Teixeira simpatiza con el Atlético Mineiro y el Flamengo. En 1968, él estuvo en el Centro de Preparación de Oficiales de la Reserva en el Ejército, el CPOR, desde donde observó la radicalización de la dictadura militar.

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento