BIOS PRESIDENCIALES

Enseñanzas de Johnson para Obama

Saliendo de las sobras de John F. Kennedy, Lyndon Johnson ejerció el poder sin piedad con grandes resultados para los liberales. David Frum de Newsweek nos cuenta lo que el presidente de USA podría aprender de la nueva biografía de Robert Caro.

comentá

print mail A+ A-
Lyndon Johnson jura el cargo tras la muerte de JFK.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Cuenta David Frum de Newsweek que los grandes trabajos de la historia no se refieren sólo al pasado.
 
El cuarto volumen de la gran biografía de Robert Caro acerca de Lyndon Johnson -El Paso del Poder-cuenta una historia de al parecer hace mucho tiempo. Página tras página evoca un mundo desaparecido: un mundo en el que los sindicatos tenían poder y los comedores estaban segregados. Sin embargo, también es un mundo muy familiar para nosotros: un mundo en el que los problemas nacionales urgentes pasan año tras año sin resolverse y donde los estadounidenses se ven desesperados por la parálisis de su gobierno.
 
Este cuarto volumen pone de relieve un momento cuando, de repente, aquel gobierno se movió, rápido y con decisión. Durante los 3 años de la presidencia de John F. Kennedy, la causa de los derechos civiles avanzó hacia adelante por centímetros, si es que en algo hicieron. De repente, Kennedy estaba muerto y 7 meses más tarde, también lo estaba la segregación racial legal.
 
A día de hoy, la mística de John F. Kennedy perdura. Un tercio de los estadounidenses considera a Kennedy como un gran presidente, y los historiadores profesionales suelen concederle generosos elogios. Y, sin embargo, al día en que fue asesinado, el presidente Kennedy había logrado asombrosamente poco de su programa nacional. Podría plausiblemente afirmar que ha prevalecido sobre los soviéticos en Cuba y Berlín. Sin embargo, en el Congreso, fueron sus oponentes los que le habían vencido, mientras sus oponentes más efectivos se encontraban dentro de su propio partido, los demócratas conservadores del sur que controlan los puntos de conmutación de poder en la Cámara de Representantes y el Senado.
 
Fue el sucesor en suerte de Kennedy quien transformó la fuerte retórica de Kennedy en realidad jurídica. Fue Johnson, no Kennedy, quien impulsó en el Congreso las leyes que terminaron con la segregación legal en el Sur. Fue Johnson, no Kennedy, que ganó le dio a los negros el derecho a votar. Fue Johnson, no Kennedy, quien creó Medicaid y Medicare. Fue Johnson, no Kennedy, quien protegió los ríos salvajes. Fue Johnson, no Kennedy, quien impulsó el gran recorte de impuestos que lleva el nombre de Kennedy hasta la fecha.
 
Para nadie, tal vez, sea esta historia más difícil que para el propio Robert Caro. En sus mas de.500 páginas de poderosa prosa, Caro ha mostrado un Lyndon Johnson en su mayor intimidad. Se lo puede conocer mejor gracias a la investigación de Caro hecha sin remordimientos –algo que cualquier contemporáneo de Johnson solo podría haber soñado. No es una imagen atractiva. El Johnson de Caro es un matón y un fanfarrón, un manipulador, un hombre de malas costumbres personales y peor ética para los negocios.
 
 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento