GEOPOLÍTICA

El bloqueo de China y Rusia promete más sangre en Siria

Mientras Barack Obama y Angela Mekel prometen sus mejores esfuerzos para incluir a ambos países en una salida a la crisis siria, Beijing y Moscú continúan jugando a la Guerra Fría y anuncian su veto a cualquier propuesta de intervención militar. El rol de Turquía y el vencimiento del ultimátum de los rebeldes

comentá(2)

print mail A+ A-
Sin China ni Rusia, crece la represión, se arma más a los rebeldes...

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Escribe Antonio Sánchez-Gijón en Capital Madrid que el desafío de Bashar el-Assad a la comunidad internacional está produciendo la erosión del prestigio y la influencia de una serie de actores principales del sistema internacional y mención principalmente a 3: 1) los USA, 2) Turquía, 3) algunas de las instituciones de las Naciones Unidas (Consejo de Seguridad, Comisión de Derechos Humanos, etc.). Esta situación pone en duda la posibilidad de mantener más tiempo un orden geopolítico pacífico entre los intereses contrapuestos de las diversas potencias con intereses en la zona. Assad seguirá empleando el asesinato como instrumento de dominación política mientras cuente con la complicidad de Rusia y la pasividad de China.
 
Rusia y China no quieren ni oír hablar de la posibilidad de una intervención militar en Siria y vetarán cualquier medida de este tipo que se proponga en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde ambos países, al igual que USA, Francia y Reino Unido, tienen poder de veto.
 
Ni siquiera la masacre de Houla (108 muertos, de los que la mayoría, niños y mujeres, fueron víctimas de ejecuciones sumarias) ha movido un ápice las posturas de Moscú y Beijing.
 
La sugerencia hecha el martes (29/05) por el presidente francés, François Hollande, cosechó ayer (30/05) los rotundos noes ruso y chino; y eso que anteayer los grupos de la oposición al régimen de Damasco contabilizaron otro centenar de muertos.
 
Los 2 únicos apoyos que le quedan a Bachar al Asad son suficientes para dejar que su Ejército mantenga impunemente una campaña de represión que ya se ha cobrado más de 10.000 muertos, según la ONU.
 
Eso sí, ambas capitales envuelven su negativa en un respaldo sin matices al plan de paz del ex secretario general de Naciones Unidas Kofi Annan, que, para empezar, estipula un alto el fuego que no ha sido respetado ni un solo día.
 
Así, entre un plan que no se cumple -pero que nadie quiere ser el primero en dar por muerto- y el frontal rechazo de Rusia y China a toda posibilidad de intervención -que tampoco acaba de gustarle a USA-, los civiles sirios continúan muriendo.
 
En este contexto, el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) dio ayer un ultimátum de 48 horas al régimen para que cumpla el alto el fuego; en caso contrario, advirtieron, ellos también dejarán de hacerlo.
 
“Siempre hemos dicho que estamos categóricamente en contra de cualquier injerencia en el conflicto sirio, porque esto sólo agravaría la situación y tendría consecuencias imprevisibles tanto para Siria como para la región”, declaró el viceministro ruso de Exteriores, Guennadi Gatilov.
 
“China se opone a una intervención militar en Siria y a un cambio de régimen por la fuerza”, dijo el portavoz chino de Exteriores, Liu Weimin.
 
Alemania no comparte la postura de Moscú y Beijing, y la canciller, Angela Merkel, apremiará mañana al presidente ruso, Vladimir Putin, para que se sume a las presiones internacionales sobre Siria, aunque desde la perspectiva de la búsqueda de una solución política y no de la intervención militar.
 
El Kremlin se mostró ayer especialmente molesto por las expulsiones de embajadores sirios coordinadas entre USA y las principales potencias de la UE, España incluida. Moscú entiende que con esa decisión, a la que en las últimas horas se sumaron Turquía y Japón, Occidente “cierra canales de vital importancia para influir en el Gobierno sirio” y convencerlo de que debe cumplir el plan de Annan.
 
Entre tanto, la oposición informó de nuevos bombardeos sobre Houla, así como de otra veintena de muertos. En Deiz al Zur, además, los observadores de la ONU desplegados por el país hallaron una fosa común con 13 cadáveres.
 
Evidentemente Rusia continuará su apoyo a el-Assad el tiempo que sea necesario para infligir a USA una derrota política y moral al probar que, con todo su arrollador poder militar, hay zonas del mundo que no se pliegan a la concepción que Washington mantiene sobre un orden internacional pacífico.
 
Un mensaje menos explícito de Rusia es que lo que se aplica en el caso de Siria, se aplica igualmente al de Irán. Rusia no sólo quiere seguir usufructuando su base naval mediterránea en la costa siria de Tartus, sino que quiere que Irán mantenga despejada la vía de acceso de su influencia sobre el Mediterráneo, que pasa a través de Siria y alcanza el Líbano. Si se respeta, de forma pactada o tácitamente, esta concepción del equilibrio de poderes en esa región del mundo, Rusia se avendrá a exigir al régimen de Assad la moderación de sus métodos, sin necesidad de que éste renuncie a su hegemonía dentro de Siria. Si no se respeta, Assad puede seguir tiranizando a su pueblo, sin temer demasiado cualquier amenaza exterior o presión rusa.
 
Por el momento, el presidente Barack Obama no ha hecho otra cosa que pronunciar exhortaciones al régimen sirio para que cambie su comportamiento y siga las recomendaciones del plan Kofi Annan, para sentarse con la oposición a negociar una salida interna a la crisis bajo compromisos más o menos democráticos. En otro escenario, Washington se siente constreñido por la necesidad de mantener vivas las negociaciones en torno al programa nuclear iraní, todavía dominadas por la ilusión de que será posible algún tipo de acomodo con el régimen de los ayatolás para definir el equilibrio de poderes en la región del Golfo Pérsico. Adoptar respecto de Siria la misma postura que USA adoptó respecto de la Libia de Gadafi, esto es, cambio de régimen por la fuerza, acabaría con cualquier posibilidad de acomodo con Irán.
 
Obama se halla en campaña para su relección, y de momento no se siente demasiado hostigado internamente por su relativa pasividad ante Siria, por parte del partido republicano Una corriente republicana de opinión, siempre muy atenta a los intereses de Israel, no es insensible al argumento de que Damasco y Tel Aviv han librado durante 45 años una "guerra fría estable", que ha mantenido a Siria al margen de las intifadas, el terrorismo, los misiles de corto alcance, las campañas de represalia, etc., que han caracterizado las relaciones del estado sionista con palestinos y libaneses durante todo ese tiempo.
 
Los republicanos se han mostrado divididos sobre la cuestión de armar a los rebeldes sirios. Sin embargo, las últimas matanzas de civiles en Houla (entre 110 y 130 víctimas) por los matones del régimen han movido a figuras del partido republicano, entre ellos el candidato presidencial Mitt Romney, a exigir medidas directas de ayuda a la rebelión popular. Los senadores McCain y Graham piden ataques aéreos sobre puntos sensibles del aparato de estado sirio.
 
Obama había puesto todas sus esperanzas en el plan de las Naciones Unidas, encomendado al antiguo secretario general Annan. Después de la matanza de Houla, este plan parece totalmente desacreditado. Obama no puede seguir diciendo que hay que dar tiempo a las negociaciones bajo la égida de las Naciones Unidas. Los contendientes en la campaña electoral norteamericana deberán a partir de ahora redefinir sus posiciones sobre los métodos y el calendario para promover la caída de Assad. Obama se verá cada vez más presionado para incrementar las limitadas medidas de apoyo militar a la oposición hasta ahora llevadas a cabo.
 
En la ejecución de esas ayudas han colaborado USA y el Consejo de Países Árabes del Golfo. A mediados de mes, el Washington Post informó de que el Consejo había hecho llegar a la oposición siria armamento diverso, incluidas armas antitanques, que son las que más puede temer el ejército sirio. También daba a entender que personal norteamericano estaba facilitando a los rebeldes información militarmente útil, y a los "patronos" del Golfo información sobre los grupos de oposición al régimen sirio, al objeto de establecer lazos de colaboración con ellos. La crónica del WP es considerada una filtración deliberada del departamento de Estado o la Casa Blanca, como advertencia a Damasco y Teherán.
 
Pero todas esas medidas y maniobras son ya, después de las matanzas, cosa de otra época. El régimen ha querido mostrar con ellas que no va a entrar en compromisos con la oposición. Los países occidentales también han inaugurado un nuevo tiempo con su orden de expulsión de los embajadores sirios, medida que está a un paso de la ruptura de relaciones diplomáticas.
 
El otro gran país que debe salir del "impasse" en que se encuentra el plan Annan es Turquía. Ánkara era hace 2 años un socio económico y colaborador diplomático de Damasco. Pero la brutalidad del régimen sirio ha ido contra todo lo que la Turquía del primer ministro Erdogan quiere representar en Oriente Medio. Erdogan pidió no hace mucho el abandono del poder por parte del clan de los Assad. En territorio turco se han instalado campos de refugiados, así como el Consejo Nacional Sirio y efectivos del Ejército Sirio de Liberación. Turquía es favorable a la creación de corredores de seguridad que protejan la salida de la población perseguida. El régimen de Assad ha respondido permitiendo a los militantes del Partido Kurdo de los Trabajadores operar desde territorio sirio contra el territorio turco. Turquía, sin embargo, por sí sola no puede hacer mucho. Una intervención directa en un país árabe sería desaprobada por los otros países árabes. Además, los países del Golfo desconfían del programa democratizador del partido gobernante turco.
 
El equilibrio geopolítico en la región está prácticamente bloqueado: el plan de la ONU se halla en un callejón sin salida, USA en suspensión por su campaña electoral, Turquía reducida a medidas marginales, los países árabes enganchados en su habitual inoperancia estratégica. La última esperanza de que algo se pueda mover es la variable de las negociaciones sobre el plan nuclear iraní, que están teniendo lugar en estas semanas y aún no han acabado en frustración. Una situación geopolítica bloqueada es por esencia una situación inestable y frecuentemente explosiva. 

comentá(2)

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento

Imagen de stavka

los unicos que quieren sangre son USA y sus títeres de la OTAN, todo lo demás es un invento, las fuerzas armadas de Siria han colaborado con Kofi Annan pero los mercanarios pro-USA-OTAN siguen boicoteando todo proceso de paz, que nadie se engañe, el ataque de OTAN-USA a Siria es el comienzo de la Tercera Guerra Mundial

Imagen de stavka

que asco... el autor de esta nota simplemente hace una transcripcion de la postura oficial de USA respecto de Siria, la realidad es otra, que USA y sus aliados dejen de financiar y entregar armas a sus fuerzas títeres en Siria, cualquiera medianamente informado sabe que es una jugada de los intereses estrategicos de "occidente" el tumbar a Assad al igual qie hicieron con Khadafi, los unicosa q