LA OTRA CARA DE RÍO + 20

Erwin Kräutler (2): “El PT nos traicionó”

Río+20 carece de sentido mientras Brasil no revise su proyecto Belo Monte, el inicio de una sucesión de represas hidroeléctricas en la Amazonia. Es un diseño al que se oponía el Partido dos Trabalhadores cuando era oposición, y que defiende a capa y espada desde que llegó al poder, y que expone sus más profundas contradicciones entre lo que fue y lo que es. Aquí otro capítulo de la entrevista al obispo del Xingú, Erwin Kräutler:

comentá

print mail A+ A-

Indígenas ocupan Belo Monte

 

Algunos números sobre Belo Monte

 

Desde la publicación de la 1ra. parte de la entrevista, hasta ahora, ocurrió un hecho muy significativo: Unos 300 ecologistas y miembros de comunidades tradicionales de la Amazonia ocuparon el viernes 15/06 las obras de la represa de Belo Monte, en el corazón de la selva amazónica, a más de 3.500 km de Rio de Janeiro, donde se celebra la cumbre de la ONU Rio+20.
 
"Nuestra lucha está lejos de terminar. Nuestro llamado al mundo es que este río (Xingú) se mantenga vivo", dijo en un comunicado Antonia Melo, coordinadora del Movimiento Xingú vivo para siempre.
 
El objetivo de los manifestantes -agricultores, pescadores, indígenas y ecologistas- fue exponer una vez más "los crímenes sociales y ambientales cometidos con la construcción de los grandes proyectos hidroeléctricos en la Amazonia".
 
Belo Monte es la 1ra. de una docena de represas que el gobierno brasileño quiere construir en la región para garantizar el suministro energético sin tener que hacer una reconversión energética. La sustentabilidad que ofrece el gobierno brasileño resulta mentirosa.
 
Entonces, con picos y palas, los manifestantes abrieron un canal para restaurar el flujo natural del río Xingú, mientras otros militantes formaron con sus cuerpos, acostados en el suelo, el mensaje "Paren Belo Monte".
 
También plantaron 500 árboles de palmera de açaí para estabilizar las márgenes del Xingú "que fue destruido por el inicio de las obras" y colocaron 200 cruces blancas para "recordar los compañeros que perdieron la vida defendiendo la selva".
 
El cacique brasileño Raoni, de 82 años y conocido en todo el mundo por su lucha en la defensa de la Amazonia y los pueblos indígenas, pidió en Rio de Janeiro, al margen de la conferencia Rio+20 sobre desarrollo sostenible, que se detenga la construcción de la represa de Belo Monte, en construcción sobre el río Xingú a un costo de casi US$ 13.000 millones y que inundará 502 km2.
 
Las tierras indígenas no se verán afectadas, pero la construcción de la represa puede influir en las comunidades que viven cerca, que ya no podrán pescar en el río.
 
Erwin Kräutler, el legendario obispo del Xingu, amenazado de muerte y bajo custodia policial desde hace 6 años, afirma que el PT (Partido dos Trabalhadores) traicionó a los pueblos de la Amazonia y a la causa del medio ambiente. Él también afirma que el proyecto hidroeléctrico Belo Monte provocará la destrucción del Xingu y el genocidio de las etnias indígenas que habitan la región desde hace siglos. 
 
Desde hace 47 años en el epicentro de la guerra menos silenciosa e invisible en la Amazonia, Erwin Kräutler es una voz poderosa en la historia de Brasil, y fue entrevistado por la periodista Elina Brum, para el semanario Época (Globo):
 
-En el caso de Belo Monte, el gobierno defiende que no se tocará a los indios. Sin embargo, muchos ambientalistas e investigadores refutan esta afirmación, mostrando que no se puede detener un río sin afectar a las comunidades que viven a su alrededor. ¿Cómo ve usted eso? 
 
-Si el proyecto de Belo Monte se concreta, esos pueblos que viven en la Costa Grande del Xingu se verán afectados. El gobierno lo niega, porque para el gobierno los pueblos indígenas se ven afectados solo cuando se inunda, y queda aislado el pueblo. La inundación, de hecho, no ocurrirá. Sucede lo contrario: se corta el agua. Si uno se fija en el mapa, se da cuenta de que, en los 100 km de la Volta Grande del Xingu, se llega a un mínimo de agua. Estoy absolutamente seguro que no habrá condiciones para pescar y para abastecer a esas personas. Más tarde, la agricultura se verá afectada. Y, por último, no tendrán manera de moverse. Quedarán excluidos. Un pueblo sometido a una vida en estas condiciones no puede sobrevivir. O sobrevive por un tiempo, luego termina. Se derrumbará. Tal vez se vuelvan indios de ciudad. Perderán la cultura, perderán la lengua. Estarán aquí en algún suburbio de Altamira. No voy a decir que dejarán de ser indios, pero no serán más indígenas que viven en su propio contexto, con sus organizaciones y con la lengua.
 
 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento