OBSERVANDO AL DRAGÓN

Poniéndole huevo a la energía

China es el segundo socio comercial de Argentina, el primer destino de las exportaciones agrícolas del país y el tercer país de origen de las inversiones extranjeras en suelo argentino. También es la tierra de las famosas-pero-nunca-cumplidas megainversiones prometidas por Néstor Kirchner. Ahora, la nueva obsesión argentina quiere que entre en el capital de YPF.

comentá

print mail A+ A-
Wen Jiabao y la presidente Cristina Fernández.

Los convenios con el segundo socio comercial y la tercera economía del mundo incluirían más de 2.000 y 50 locomotoras reciclados, y convenios sobre petróleo y gas.

Desde 2004, cuando ambos países firmaron una “alianza estratégica”, el comercio bilateral creció exponencialmente, pero los grandes anuncios de entonces nunca se concretaron. Por ejemplo, la compra de material ferroviario para el Belgrano cargas. Ahora se le suma el capítulo de YPF.

Otros problemas conversados aquel año y también en la visita de la Presidenta a China en 2010 son las trabas que impone ese país al maíz transgénico argentino (sólo levantadas parcialmente) y el reclamo chino para facilitar los visados de negocios.

Jiabao, segundo en la jerarquía del gobierno chino, realiza una gira sudamericana y anoche fue recibido por Cristina Fernández en la Casa Rosada. Tras el saludo de honor en la Plaza Colón, pasaron al Museo del Bicentenario donde ambos dieron sendos discursos y disfrutaron de un espectáculo artístico para celebrar los 40 años del establecimiento de relaciones bilaterales.

Porque además de pedir y buscar nuevas cajas, la Argentina podría tomar nota de lo que está pasando en las granjas chinas y su producción de energía alternativa para darse cuenta donde y cómo se protege efectivamente la soberanía energética. ¿O es que pensamos que una compañía china será muy diferente a una española?

Más que lobby, eso es realmente ponerle huevo a la energía: Ubicado en una serie de edificios con techos rojos, una gigante granja avícola en las afueras de Beijing es hogar para millones de pollos. Las aves se apilan en bastidores desde el piso hasta el techo y producen casi 500 millones de huevos por año. Los huevos son empacados en la granja Deqingyuan y luego enviados a los supermercados de la capital, donde la granja aporta el 70% de los suministros de Beijing.

Pero los huevos no son el único producto que estos pollos producen. Cada día se generan cerca de 212 toneladas de estiércol de pollo, lo que libera un hedor insoportable… pero utilizable.

 
 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento