GALILEO GALILEI

379 años después, "Eppur si muove"

Galileo Galilei, quien nació en Pisa y murió en Florencia, es el "padre de la astronomía moderna". También el "padre de la física moderna" . ¿Por qué la Iglesia Católica se ensañó con él, que hasta envió al convento a sus hijas? Nunca hay que olvidar lo que significó la Inquisición o Santo Oficio, una crueldad enorme de parte del poder papal. Lo más grave fue que el sustento de todas las acusaciones fue la ignorancia conque se pretendía corregir a la ciencia.

comentá(1)

print mail A+ A-
Galileo Galilei.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Galileo Galilei fue astrónomo, filósofo, matemático y físico, hombre de otra Italia, más ilustre que la de hoy día.
 
Co-protagonista del Renacimiento, Galileo fue multidisciplinario: él se interesó también por la música, la literatura y las artes plásticas (al fin de cuentas, él fue hijo de un músico y matemático florentino llamado Vincenzo Galilei, quien se ganaba la vida ejerciendo el comercio y que ambicionaba que Galileo, su hijo mayor, estudiase medicina). 
 
Mejorador del telescopio, observador astronómico muy atento, Galileo fue doblemente complementario:
 
> de los escritos de Francis Bacon para establecer el moderno método científico, y 
 
> de Johannes Kepler, astrónomo y matemático alemán, conocido por sus leyes sobre el movimiento de los planetas en su órbita alrededor del Sol.
 
Los trabajos de Galileo fueron una ruptura respecto de las teorías propias de la física aristotélica. Ingresó a la historia como consecuencia de su choque con la Inquisición de la Iglesia Católica Apostólica Romana.
 
Galileo conocía muy bien el catolicismo: el vecino de sus padres, Jacobo Borhini, era religioso y lo ingresó, cuando sus padres marcharon de Toscana hacia Florencia, al convento de Santa María de Vallombrosa. Galileo no fue sacerdote porque su padre Vicenzo se opuso, y aprovechó una infección en un ojo que sufrió su hijo para sacarle del convento alegando "falta de cuidados", y más tarde lo inscribió en la Universidad de Pisa, para que estudiase Medicina, Filosofía y Matemáticas.
 
Pero a Galileo no le interesaba la medicina. En cambio las matemáticas, gracias a un amigo de la familia, Ostilio Ricci, resultaron un hallazgo que le apasionó. Pitágoras, Platón y Arquímedes fueron sus autores predilectos. En aquella etapa Galileo adhería a la escuela aristotélica y al sistema de Ptolomeo. Durante mucho tiempo Galileo estuvo convencido de la exactitud del sistema copernicano. 
 
Cuando todavía era estudiante, descubrió la ley de la isocronía de los péndulos, primera etapa de su descubrimiento de una nueva ciencia: la mecánica. 
 
Personaje complejo, Galileo se opuso al profesorado de su tiempo, y, convencido de las virtudes del autodidacta, regresó a Florencia sin diploma, pero con un desarrollo importante de sus conocimientos.
 
Galileo emprendió la redacción de Theoremata circa centrum gravitatis solidum, demostrando teoremas sobre el centro de gravedad de ciertos sólidos, y emprendió, en 1586, la reconstitución de la balanza hidrostática de Arquímedes, mientras continuaba con sus estudios sobre las oscilaciones del péndulo pesante e inventaba el pulsómetro, que permitió ayudar a medir el pulso y suministrar una escala de tiempo, que no existía aún en la época. 
 
En tanto, de algo había que vivir, y él, en parte contradiciendo su conducta en Pisa, buscó un empleo de profesor en una universidad. En esa etapa conoció al padre jesuita Christopher Clavius, matemático del Colegio pontifical; y a Guidobaldo del Monte, otro matemático, quien lo recomendó al duque Fernando I de Toscana. Así fue como él llegó a profesor de la cátedra de Matemáticas... ¡de la Universidad de Pisa!
 
De todos modos, el salario que le asignaron era muy bajo para la época: 60 escudos de oro por año, en el último peldaño de la escalera.
 
Poco después descubrió la cicloide y se sirvió de ella para dibujar arcos de puentes; experimentar sobre la caída de los cuerpos, y dicen que redactó su obra N°1 de mecánica, titulada De motu. Sin embargo, hay controversias al respecto. Algunos no creen que haya sido tan temprano.
 
En cambio sí hay coincidencias en que mantuvo diferencias con uno de los hijos del gran duque Fernando I de Toscana, y se marchó a la Universidad de Padua como profesor de Geometría, Mecánica y Astronomía.
 
Padua pertenecía a la República de Venecia, donde la Inquisición carecía de influencia como en Toscana. Es cierto que los patricios habían entregado a Giordano Bruno a los clérigos católicos, ignorantes y prejuiciosos, pero había otras cuestiones en esa intriga. 
 
En Padua, Galileo ganó libertad intelectual.
 
Pero en 1591 murió su padre y tuvo que comenzar a ayudar a cubrir las necesidades de la familia. Así fue como comenzó a dar clases particulares a los estudiantes ricos, a quienes alojaba en su casa. Sin embargo, Galileo fue un mal administrador, y cubría sus cuentas gracias a la ayuda financiera de sus protectores y amigos.
 
 

comentá(1)

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento

Imagen de miguel angel prodolliet

La historia de la iglesia católica es una muestra elocuente de lo que significa el absolutismo religioso. A través de la historia hizo gala de una crueldad sin parangón predicando hasta el hartazgo la culpa, la deuda y el temor. El hombre fue el blanco excluyente. Según la iglesia el hombre como “transgresor de la voluntad divina” debía someterse sin titubeos a la voluntad eclesial como “depositarios de esa voluntad” Entonces a partir de esas premisas el accionar eclesiástico trascienden los muros vaticanos y dicta leyes , pone y saca reyes, forma un formidable ejército para combatir en todos los ámbitos “las herejías” contra el orden imperante. Lo que se levanta no es una cruz salvífica sino una cruz vengadora. Ya no hay lugar para el libre pensamiento, sociedades enteras son quemadas en “la hoguera de la purificación” Los cátaros de Langueloc son una muestra de esa represión . La ciencia embrionaria se oculta en los claustros, la medicina es equiparada a la brujería, el gran Galileo no es ajeno a estos aprietes de la curia. Ellos determinaban que se debía pensar,y hasta donde se podía investigar, y cuidado que dichas investigaciones no contradijesen el orden establecido
Galileo fue un visionario, un genio que nadie osa poner en duda. Galileo es el arquetipo del soñador, el curioso, el investigador, que plasma en realidad lo que sueña. No hay cosa que no sepa hacer, un amplio abanico de especialidades pone a disposición del estudioso. Ciencia de la guerra, de las matemáticas y la geometría son un juego de niños para él, entonces pone los ojos en el cielo estrellado, el es un creyente en Dios,
Los astros le fascinan, otean el infinito sus ojos y su cabeza prodigiosa elaboran cálculos que sobrepasan a las mentes consideradas brillantes de su tiempo.¡ Error! La iglesia no está ausente ,ellos ven en este “aborto de la naturaleza” un grave peligro para el orden imperante. La siniestra máquina de la Inquisición hecha a andar, y es obligado como a tantos otros a retractarse por propia voluntad o por la tortura . El se retracta ante sus inquisidores pero su mente, sus ojos ya habían descubierto la verdad inmutable. La tierra giraba alrededor del sol, echando por tierra ideas absurdas de curas transnochados que ni siquiera leían la Biblia correctamente( en el libro de Job hace referencia a la tierra) Solamente tres palabras encierran toda una voluntad “ Pero se mueve”
Los absolutismos irremediablemente llevan al oscurantismo del progreso, la ciencia y el libre pensamiento.

Miguel angel prodolliet