IGNORANCIA DE ALFONSÍN Y SARNEY

Venezuela se sigue devorando a Mujica

José Mujica deslizó una cantidad de tonterías para explicar a la sociedad uruguaya que ocurrió en la cumbre del Mercosur cuando Venezuela ingresó por la ventana, cuando Uruguay había afirmado que eso no ocurriría. Defendiendo al canciller (y artista plático: pinta osos) Luis Almagro, se enojó y dijo: “Cuanto más le peguen, más lo sueldan al sillón”, en una actitud infantil porque, en definitiva, no se trata de Almagro sí o Almagro no sino de lo que el vicepresidente de Uruguay, Danielo Astori, explicó: la violación de procedimientos y normas. Un desastre lo de "Pepe".

comentá

print mail A+ A-
José Mujica.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Una falta de respeto lo de José Mujica al negarle a Raúl Alfonsín, de la Argentina, y José Sarney, de Brasil, la paternidad del Mercosur.
 
Ninguno de ambos mandatarios tenía asesoramiento de los llamados "Chicago Boys", sino que había equipos de economistas heterodoxos. Es más: el más tarde ministro de Economía, Roberto Lavagna, estaba en las cuestiones del comercio regional.
 
El presidente José Mujica dijo que se debe cambiar el Mercosur para adaptarlo a los tiempos que corren. “Nace en un marco jurídico y conceptual creado en la década del 90, con predominio neoliberal”, señaló al diario La República, “en pleno auge de los tiempos de los “Chicago boys”.
 
Mujica asumió la total responsabilidad de lo realizado por Uruguay en la reciente Cumbre del Mercosur en Mendoza, donde se suspendió a Paraguay y se decidió aprobar el ingreso de Venezuela al bloque.
 
Además, el mandatario defendió al canciller Luis Almagro, quien fue criticado y será interpelado por la oposición. “Yo soy el responsable y no el canciller. Estoy conforme con su desempeño. Actuó muy bien y cuanto más le peguen, más lo sueldan al sillón del Ministerio porque lo voy a defender”, dijo al matutino La República, siempre vinculado al discurso del Frente Amplio.
 
Mujica indicó que el ingreso de Venezuela se determinó en una reunión con sus pares de Argentina, Cristina Fernández; y de Brasil, Dilma Rousseff, quien pidió el encuentro privado entre ellos, sin sus asistentes.
 
Él agregó que la decisión se tomó al poner en la mesa “nuevo elementos políticos” que surgieron en esa reunión reservada. “Lo político superaba largamente lo jurídico”, expresó.
 
“Si bien es cierto que quien pidió la reunión reservada fue Dilma, estuvimos de acuerdo los 3”, comentó. 
 
También destacó que hubo países de Unasur que pidieron sanciones más duras a Paraguay, pero Argentina, Brasil y Uruguay estuvieron “sintonizados” para que eso no ocurriera.
 
Mujica criticó al nuevo gobierno paraguayo, que sustituyó a Fernando Lugo “como quien se cambia la camisa” y que se negó al ingreso de Venezuela al bloque desde hace 5 años. “Llevamos muchos años mendigándole al Senado paraguayo que le permita ingresar al Mercosur”, comentó. 
 
“Uruguay no podía vetar el eventual ingreso de Venezuela cuando fue el Parlamento uruguayo el que decidió aprobar su incorporación”, manifestó.
 
Por otro lado, el ingreso venezolano al bloque se sumó a una larga lista de discrepancias que exhiben desde hace tiempo los 2 grandes bloques del Frente Amplio, que gobierna Uruguay: el MPP, de Mujica; y el Frente Líber Seregni, del vicepresidente Danilo Astori, quien cuestionó el procedimiento del ingreso de Venezuela, que consideró violatorio de las normas del Mercosur.
 
 
El gobierno alegó “motivos de  realpolitike” al aceptar el ingreso de Venezuela al Mercosur pese a no estar de acuerdo con las formas elegidas, según declaró el canciller Luis Almagro. Lo que hizo al dar ese argumento es admitir que el gobierno cambió un “principio ético” –o en este caso un aspecto de dudosa legalidad en el Mercosur– a cambio de “necesidades inmediatas y concretas”. Esa es la definición teórica de realpolitik (teoría de la realidad política, en alemán), que significa priorizar el interés nacional en vez de perseguir principios éticos o teóricos.
 
Pero en este caso concreto, los “logros” para Uruguay no están firmados y por el contrario son sólo compromisos verbales de Argentina y Brasil. Que se le permita firmar acuerdos con otros países de América Latina no quedó estampado en ninguna de las resoluciones oficiales de la Cumbre del Mercosur de Mendoza, según pudo comprobar El Observador. En conclusión, el logro de Uruguay  depende de la palabra de las presidentas Cristina Fernández y Dilma Rousseff.
 
Por esa promesa de los vecinos, el presidente José Mujica se compró fuertes problemas internos. No solo con la oposición, sino sobre todo en el Frente Amplio. El vicepresidente Danilo Astori salió duro a trancar la decisión y eso además generó más polémica.
 
Los (no) acuerdos
 
El viernes por la noche 29/06, luego de terminada la cumbre de Mendoza, Mujica reunió a la prensa uruguaya apostada allí y dijo poco sobre el acuerdo político que permitió el ingreso de Venezuela. Solo dio argumentos económicos, como que el país caribeño es el cuarto destino de las exportaciones uruguayas.
 
Sin embargo, dedicó largo rato a hablar del gran “logro” obtenido en materia comercial: la posibilidad de negociar acuerdos bilaterales con otros países de América Latina. Una “ventana”, según declaró el Presidente.
 
“Para nosotros es fundamental y es lo que vinimos a buscar”, afirmó. “Logramos que el Mercosur salga del corral en que está viviendo hace tiempo”, agregó Mujica.
 
Entre los acuerdos firmados por los presidentes no hay ninguno que haga referencia a esta libertad para tratados bilaterales. 
 
Por su parte, Almagro, el lunes 02/07 en una entrevista con Canal 4, enumeró algunas de las cosas supuestamente logradas a cambio del ingreso de Venezuela en esta estrategia de realpolitike: “Uruguay quedó muy bien parado en esto: el arancel externo común no salió, las sanciones a Paraguay fueron diplomáticas y políticas pero no comerciales como pedimos. Hubo un planteo fuerte Mercosur – Unión  Europea. Esas son todas cosas que le sirven al país”, declaró el canciller.
 
Los problemas externos
 
Las declaraciones del lunes de Almagro le generaron problemas inmediatos a Mujica. Al poco rato lo estaba llamando el asesor presidencial de Dilma Rousseff, Marco Aurelio García. Mujica ratificó que él había votado el ingreso de Venezuela y que eso no cambiaba, como había soslayado el ministro. El asesor brasileño lo hizo público y quiso dejar claro que no hubo presiones.
 
El prosecretario de la Presidencia uruguaya y vocero de Mujica, Diego Cánepa, dijo ayer (martes 03/07) que la versión de García es la correcta. Con eso el canciller quedó desautorizado. Pero según fuentes del gobierno, Almagro no piensa renunciar ni tampoco Mujica sacarlo.
 
Luego del choque con Brasilia vino la respuesta argentina. Fue más tibia, pero en un comunicado de prensa la cancillería de ese país señaló que los tres presidentes habilitaron el ingreso y que esa es una decisión tomada.
 
Los choques internos
 
Las declaraciones del vicepresidente Danilo Astori sobre la inconveniencia del ingreso de Venezuela al Mercosur –en la forma en la que se dio durante la cumbre en Mendoza– molestaron al entorno del presidente José Mujica.  
 
Sin embargo, el propio Mujica agradeció especialmente a Astori en el Consejo de Ministros haber planteado el tema en esa reunión, antes que a través de la prensa, dijeron a El Observador fuentes del gobierno. El vicepresidente comparte que el país debe entrar al bloque, pero no la forma en la que se resolvió ese ingreso, ya que cree que se ignoran normas importantes del Mercosur, como que  el ingreso de un miembro pleno debe ser aprobado por todos los miembros plenos existentes. 
 
Y una vez más, los principales líderes del oficialismo se ven envueltos en un enfrentamiento interno.
 
Y en este marco de un nuevo conflicto interno, el expresidente Tabaré Vázquez aparece por segunda vez en los últimos tiempos alineado con la postura de Mujica y no con la de Astori. Vázquez respaldó días atrás el ingreso de Venezuela al bloque y consideró que se dio “dentro de lo institucional”, a diferencia de lo señalado por Astori. Semanas atrás también había respaldado a Mujica cuando realizó los cambios en el gabinete, duramente criticados por el vicepresidente.  
 
En tanto, en el Parlamento la postura de Astori dividió nuevamente las aguas y la chance de revisar la decisión, tal como planteó el vicepresidente, no se vislumbra como una posibilidad.  Consultada por El Observador sobre ese punto, la senadora Lucía Topolansky (MPP) respondió negativamente y dijo que “hay una posición oficial del Frente Amplio. Eso no quiere decir que algún compañero por la de él pueda pensar otra cosa”, en referencia al vicepresidente. 
 
 Sobre la presunta violación del tratado del Mercosur con el ingreso de Venezuela en las circunstancias actuales, la senadora prefirió no contestar y señaló que no es “técnica” para analizar el tema. 
 
“Hay cuestiones jurídicas y cuestionas políticas que hay que mirar en su justa balanza”, dijo, en respaldo a la decisión aunque no se ajuste a las reglas previstas. 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento