LA PROVINCIA

Scioli-Mariotto: Algo de calma antes de mucha tormenta

El vice le bajó el tono a sus comentarios que fueron interpretados como una comparación del gobernador con el expresidente De la Rúa. Advierten cierta distensión en la relación Nación-Provincia, pero el sciolismo anticipa nuevas presiones.

comentá

print mail A+ A-
Dibujo de Juan Gabriel Mariotto (izq.) y Daniel Scioli (der.).

VALOR AGREGADO

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Gabriel Mariotto estaba hablando de Fernando De la Rúa, pero el mensaje parecía más bien dirigido a aquellos que piensan en Daniel Scioli como sucesor de Cristina Fernández. El vicegobernador pareció apuntar de lleno hacia el corazón de la fortaleza de Scioli: su buena imagen ante la opinión pública.

En un acto del gremio de los porteros durante el fin de semana, Mariotto advirtió que el expresidente "tenía una altísima imagen positiva hasta que se derrumbó", tal vez queriendo señalar que la imagen positiva de Scioli (que según algunas encuestas supera a la de la Presidente) no puede durar para siempre.

Días después del acto y luego de muchas repercusiones por las palabras de Mariotto (alguno dijo que si Scioli era como De la Rúa, que Mariotto tenga la misma dignidad que el renunciado exvicepresidente aliancista Carlos 'Chacho' Álvarez), el vicegobernador bonaerense prefirió bajarle el tono a sus palabras.

Mariotto aseguró que no hizo "ninguna comparación" del gobernador con el expresidente de la crisis, y afirmó que tanto él como el mandatario provincial forman parte de "un espacio político que acompaña con mucha militancia" al Gobierno nacional.

“Lo que hice fue una revisión histórica de una matriz dependiente que se inició en la década del ‘90 y terminó en el 2003 con la llegada de Néstor Kirchner. En un momento, me detuve para describir al doctor De la Rúa. Pero no hubo ninguna comparación”, explicó Mariotto tras una conferencia que compartió el martes con el juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni.

Más allá de la aclaración, no caben dudas de todos modos que las críticas vertidas por el ultracristinista vice en Vicente López estaban dirigidas hacia el gobernador, echando más leña a una relación tensa casi desde que Mariotto fue nombrado como compañero de fórmula del exmotonauta.

Mariotto también consideró ese día que la política "no es ocuparse de los famosos y sacarse fotos con deportistas reconocidos y no estar en el lugar donde se siembran los futuros cracks. Eso no es peronismo". Muchos pensaron, seguramente, en la foto que Scioli recientemente se sacó con  Sergio Agüero, el crack de la selección argentina de fútbol.

Incluso se mencionó que el mismo Mariotto dijo para la tribuna que "a Scioli le gustan los helicópteros como a De la Rúa". El vice no reparó en que la misma afición por utilizar ese vehículo aéreo guarda la Presidente de la Nación.

Discurso de Mariotto en Vicente López

El tema de las fotos de Scioli es algo que desvela al cristinismo. Los retratos incluyen a celebridades, pero también a opositores al Gobierno Nacional: uno histórico, Mauricio Macri, y otro más reciente, el camionero Hugo Moyano.

Es esta última, precedida por el blanqueo de las aspiraciones presidenciales del gobernador, la que puso los nervios de punta en la Casa Rosada, donde en los últimos días se vio a la presidente Cristina Fernández con anti-moyanistas de pura cepa (y otros no tanto) buscando la forma de aislar a Moyano, que ahora dirigirá sólo una facción de la CGT.

Todo apunta, de alguna manera, a debilitar a Scioli y condicionar sus eventuales respaldos. Pero el gobernador continuará con su estilo no confrontativo. Sobre esto, algo señala Mariano Pérez de Eulate, en el diario El Día de la Plata quien advierte cierta calma en la relación Rosada-La Plata, pero que el sciolismo lo interpreta como ante sala de otras tormentas.

"Las miradas más optimistas de la política aseguran que se inició un proceso de aparente distensión en la relación entre el gobierno nacional y el bonaerense. Contribuyó a eso el acto del lunes en La Matanza, en el que se cruzaron Cristina Kirchner y Daniel Scioli sin mayores consecuencias que la entrega de subsidios. No hubo retos ni chicanas desde el atril. Tampoco se hizo uso del efecto multiplicador de la cadena nacional, como sí había sucedido unos pocos días atrás, en General Rodríguez, en aquel episodio del reproche presidencial por la forma de gestionar del gobernador.

Distensión, sin embargo, no significa paz. En el sciolismo saben que aquella sensación de desaceleración de la virulencia de la ofensiva K podría encontrar su límite a partir de algunas decisiones que piensa tomar el Gobernador, apurado por obtener fondos para cubrir gastos operativos básicos de la Provincia.

[...]

"En la Gobernación, a esta altura, parecen convencidos de que desde la Casa Rosada piensan continuar con la presión sobre Scioli. Ya sea para condicionarlo al máximo o, como deslizan sin disimulos desde las usinas difusoras del cristinismo, obligarlo a candidatearse como diputado nacional en las elecciones legislativas del año próximo. Una forma de decirle que deje el mando ejecutivo de la Provincia, algo que al Gobernador no se le cruza por la cabeza.

Por el contrario, Scioli parece decidido a profundizar su estrategia de resistencia pacifista, aguantando las cachetadas presidenciales y sobrellevando la combativa realidad gremial que desató el desdoblamiento del pago del medio aguinaldo".

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento