POR AHORA, NO CIERRAN LOS NÚMEROS

El sobregasto, una disciplina olímpica... peligrosa

El sobregasto no es una característica exclusiva de la sociedad argentina. Los Juegos Olímpicos 2012 exponen una situación financieramente complicada para Londres, que deberán afrontar sus contribuyentes.

comentá

print mail A+ A-
Estadio Olímpico en Londres.

IMAGENES DESTACADAS

Ver +
Ver +

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Los Juegos Olímpicos de Verano, que suceden en Londres, Reino Unido, en julio/agosto de 2012, son los que tienen mayor exceso de gasto respecto del presupuestado, desde los de Atlanta, USA, en 1996.
 
Un estudio de la Universidad de Oxford encuentra que el evento le costará a los contribuyentes británicos más del doble de la estimación original. Para ser exactos, 101%. Pareciera que prometer que costará menos de lo que habrá que desembolsar, o sea subpresupuestarlo, es un truco para lograr consenso nacional a la hora de esforzarse por conseguir la organización.
 
El costo de Montreal 1976 fue un espectacular 796% de sobrepresupuesto.
 
El costo de Barcelona 1992 fue 417% superior al presupuestado.
 
El costo de Atlanta 1996 fue 147% superior a las estimaciones originales. 
 
El costo de Sydney 2000 fue 90% más de lo previsto. 
 
En los últimos 50 años, los Juegos Olímpicos ha ejecutado, en promedio más de 170% de exceso presupuestario respecto de sus costos proyectados originales.
 
Al parecer, los costos ocultos resultan una auténtica disciplina olímpica, siempre pagados por los contribuyentes de la ciudad anfitriona, en particular, y del país donde se aloja esa localidad, en general.
 
Una excepción a la regla fue la de Los Ángeles 1984, que utilizó en gran parte las instalaciones ya existentes y financió los juegos con patrocinios corporativos y altísimos derechos de televisión.
 
El ejemplo más terrible es el de Atenas 2004, que construyó instalaciones con un 60% de sobrecostos, y hoy se encuentran en decadencia, sin mantenimiento alguno, en un país con graves problemas financieros como es Grecia.
 
Por eso deben considerarse satisfechas las personas que no lograron el triunfo de la candidatura de Nueva York.
 
"Los Juegos Olímpicos son un gran acontecimiento deportivo, pero no funcionan en las ciudades que ya están en el mapa del mundo porque no le aportan beneficios sino costos", reflexiona el profesor de Políticas Urbanas en la Universidad de Nueva York, Mitchell Moss.
 
De Beijing a Londres
 
La oferta de Londres al Comité Olímpico Internacional, cuando venció a Nueva York y París, fue la que ganó, en parte porque prometía una interesante relación Calidad-Precio. Pero eso no se ha cumplido, y los costos los pagará el Fisco británico en general, y el londinense en particular.
 
Después de la extravagancia de los Juegos Olímpicos de Beijing, en 2008 (aunque el sobrecosto en China fue de apenas 4%, vale la pena destacar), Londres prometió ofrecer un enfoque más mesurado.
 
Los desbordes habituales en proyectos de gran envergadura como los Juegos Olímpicos se originan en que el anfitrión considera que es estratégico concretarlos, a cualquier precio, y ya ha incurrido en una mora en el cronograma, o cuando la estimación es demasiado optimista por algún motivo que solo conocen los organizadores.
 
En verdad, en 2005, cuando confirmó que sería sede, Londres afirmó que costaría menos de US$ 4.000 millones, una ganga. Pero en 2007 resultó que el presupuesto había trepado a US$ 14.500 millones (9.300 millones de libras), mencionando los ítems tributarios y seguridad como costos adicionales. Solamente el presupuesto de seguridad se duplicó, a 553 millones de libras, cuando una revisión contable encontró que una estimación inicial de 10.000 guardias era insuficiente.
 
 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento