MICHAEL PHELPS

Hasta siempre, tiburón de Baltimore

El estadounidense multicampeón Michael Phelps se despidió venciendo en el 4x100 estilos y alcanzó la inalcanzable cantidad de 22 medallas, 18 de oro. Ahora quiere hacer otras cosas en su vida, y está muy bien. Él le dedicó muchísimo al deporte de alta competención.

comentá

print mail A+ A-
Michael Phelps, campeón rumbo al retiro merecido.

 

El estadounidense Michael Phelps insistió en que su decisión de dejar la natación y no disputar los Juegos Olímpicos de Río 2016 es inamovible.
 
"De alguna manera logré cada cosa que me propuse, y si puedes decir eso de tu carrera, no hay por qué seguir. Es tiempo para cosas nuevas", dijo Phelps tras ganar esta noche el oro en los relevos 4x100 estilos de la natación de Londres 2012.
 
Phelps, de 27 años, sumó así su vigésimo segunda medalla olímpica, 18 de ellas de oro, lo que lo instala con comodidad como el deportista más exitoso de la historia de los Juegos.
 
"Me dije a mí mismo que no nadaría a los 30... ¡Sin ofender a los de 30! Me lo dije a mí mismo, y eso será en 3 años", recordó Phelps durante una conferencia de prensa en el Centro Acuático.
 
"No estoy seguro dónde están mis emociones, creo que todavía no tengo conciencia plena de lo que ocurrió", admitió el estadounidense en el centro principal de medios de Londres 2012.
 
"Hay otras cosas que quiero hacer en mi vida en lugar de quedarme mirando todo el tiempo una línea negra", concluyó.
 
Michael Phelps busca hacer lo que cualquier joven a su edad. "Quiero viajar mucho, es algo que siempre quise hacer. He visto lugares espectaculares del mundo, pero nunca pude disfrutarlos, siempre estuve en hoteles con el equipo nacional. Volver a Australia y poder viajar, quiero ir a Sudáfrica, hay muchas cosas que quiero hacer sólo para mí".
 
Pese a sus deseos de viajar y a su retiro de la actividad, Phelps no se alejará del todo de la natación. "Quiero hacer crecer el deporte. Mi fundación es muy importante para mí, tendré mucho tiempo libre y podré poner más esfuerzo en esto, en enseñar a niños a nadar, esto es muy importante para mí y es divertido".
 
El nadador contó cómo vivió su última subida al podio. "Fue raro. Sentí que se me estaban por escapar las lágrimas, intenté controlarlas". 
 
"Estoy mucho más relajado de lo que pensaba, pensé que estaría más emocionado. Quizás tome consciencia en los próximos días, esta noche voy a ver a mi familia y creo que habrá muchas lágrimas", reflexionó.
 
Phelps confía mucho en lo que la vida le depare. "En lo que haga seré competitivo, soy una persona competitiva, habrá cosas que intentaré alcanzar, habra competidores, creo que esto no cambiará". 
 
Y sonrió cuando le preguntaron cómo describiría su carrera si tuviera que resumirla en pocas palabras. "La frase sería 'lo logré', supongo. Eso es lo que podría decir. Tuve altibajos en mi carrera, pero logré hacer todo y hacer cosas que nadie nunca antes había logrado".
 
Junto al estadounidense estaba el trofeo que le acababa de entregar el presidente de la Federación Internacional de Natación (FINA), el uruguayo Julio Maglione.
 
"Es raro ver esto y que diga 'el deportista olímpico más grande de todos los tiempos'. Siempre seguí a Michael Jordan, toda mi vida, porque hizo cosas que nadie hizo, fue el mejor de todos los tiempos en lo suyo", explicó el 18 veces campeón olímpico, quien agradeció a su entrenador, Bob Bowman, quien se emocionó tras la final. 
 
"Hoy no estaría aquí si no fuera por todo lo que hizo por mí. Él pudo manejar toda mi basura, fueron 15 años juntos, fue muy grande", dijo Phelps, quiens insistió en la satisfacción que le genera haber logrado todo lo que se propuso. 
 
"Hice todo lo que quería y cerré mi carrera de la manera que quería. Le pregunté a Brendon (Hansen, compañero en los relevos) si alguna vez perdimos estos relevos en la historia olímpica, y creo que nunca lo hicimos. Terminar con estos relevos es ideal. Les dije, 'simplemente salgamos y hagámoslo'", concluyó.
 
El recuerdo
 
El australiano Ian Thorpe es uno de los mejores nadadores que han existido. Tiene 29 años y en Londres 2012 comentó las competencias desde un sofá en los estudios de la BBC, en el Parque Olímpico. Solo tiene 3 años más que Michael Phelps, pero se ha retirado en 2004. Desde que nadó la final de 200 libre de los Juegos de Atenas, cuando salió del agua convertido en campeón ya estaba agotado por un deporte extenuante que penaliza cada distracción, cada día de reposo, cada gramo de mala comida. 
 
Thorpe era el ídolo de Phelps. El nadador con el que soñaba medirse. Deseaba tanto nadar contra él que se arrojó a aquella final de 200 libre contra el consejo de su entrenador. “Si querés ganar un oro, probá en los 200 espalda”, le dijo Bob Bowman. 
 
No hubo caso. Phelps ignoró la permanente exigencia de éxito de la prensa estadounidense, resuelta a compararle con Mark Spitz. Le dio igual carecer de la preparación suficiente para librar ese duelo, todavía hoy considerado como una de las carreras más grandiosas de todos los tiempos. 
 
Con 19 años, Phelps se metió en un río bravo: solo Thorpe, Van den Hoogenband y Hackett habían batido varios récords mundiales cada uno. Como era previsible, Phelps no ganó el oro. Pero se colgó el bronce y demostró que los desafíos no solo no lo intimidaban. Eran su modo de vivir.
 
Phelps habría hecho como todos los nadadores hasta el momento si hubiera colgado el traje de baño en Atenas. Pero para este hombre decidido a cambiar su deporte, 2004 fue solo una estación intermedia. 
 
En el período que va de Sidney 2000 a Beijing 2008 acumuló más esfuerzo y más kilómetros que nadie en los anales de la natación. 
 
Según Bowman, completó más de 5.000 sesiones de entrenamiento. 
 
Cerca de 30.000 kilómetros (la circunferencia de la Tierra en el Ecuador es de 40.000). 
 
Un régimen tan áspero que le da la razón a Bowman cuando califica a quienes no nadan como “civiles”. 
 
El NBAC y su piscina de Meadowbrook, el club donde se fraguó Phelps, siempre se caracterizó por programas muy duros. Lo suficientemente duros como para haber resultado el semillero de algunos Navy Seals, el cuerpo especial de la marina estadounidense, una de las unidades de elite que más requisitos físicos demandan. Jason Roberts, un Seal, lo explicó hace poco: “Entrenarme en Meadowbrook fue la mejor preparación que puedo imaginarme: permaneces mojado, frío y cansado durante 9 meses al año”.
 
El triunfo
 
Sería imposible explicar el talento de Phelps sin la perseverancia y la resistencia a la corrosión. 
 
Al contrario que la mayoría de los nadadores de las generaciones precedentes, que pasaban del club a la Universidad, él firmó en 2003, con Speedo, un contrato profesional que le permitió comprometerse exclusivamente con su deporte y seguir preparándose con objetivos a largo plazo. Su procedimiento resultó revolucionario. Tanto como su ambición. De otro modo, su presencia en Londres sería incomprensible.
 
Pudo ser un acto meramente publicitario. Una aparición testimonial. Solo Phelps hizo que fuera de otro modo. Se inscribió en siete pruebas con un año y medio de preparación, después de haber interrumpido su viejo régimen de entrenamiento en 2008 y haber considerado retirarse. 
 
A pesar de la improvisación de sus decisiones, en Londres casi siempre estuvo a la altura de su reputación. Salvo por el despiste en el 400 estilos, sus apariciones se midieron en medallas. Que vino a pasárselo bien, como él advirtió, fue durante su final en 200 mariposa, en donde no exhibió el punto furibundo de sus mejores épocas. Sus tres postas de relevos fueron soberbias y defendió con maestría sus títulos en 200 estilos y 100 mariposa, que conserva desde 2004.
 
Ingresó en una escuela de natación con siete años, en 1992. La aventura acabó en la piscina de Stratford, después de los relevos del 4x100 estilos. El estadounidense nadó, como en Beijing, el parcial de mariposa para entregarle a su país otra victoria, superando a Japón y Australia, segundo y tercero. De paso, Phelps consiguió su medalla de oro número 18º en unos Juegos. La mayor cosecha conocida. Hazaña difícil de igualar en lo que queda de eternidad.

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento