BRASIL SIGUE INTENTANDO REACTIVAR

Dilma abrió el paquete de los US$ 44.479 millones

Dilma Rousseff sigue intentando reactivar la economía de Brasil. La novedad ahora es el demorado y esperado paquete de obras de infraestructura por R $ 90.000 millones (US$ 44.479 millones) que apunta a concretar algo que Cristina Fernández de Kirchner nunca podría: empresas que inviertan en una cantidad de proyectos de carreteras y vías férreas en todo el país.

comentá

print mail A+ A-
Dilma Rousseff intenta mejorar su puntería en lo que se refiere a inversiones.

VALOR AGREGADO

       

      BRASILIA - El gobierno federal lanzó este miércoles 15/08 un plan multimillonario de concesiones de ferrocarriles y carreteras para atraer al sector privado, reducir estrechamientos logísticos que obstaculizan la competitividad del país e inducir el crecimiento. Las inversiones podrían superar los R$ 90.000 millones (US$ 44.479 millones), incluyendo proyectos como el ferrocarril transcontinental, que unirá el puerto de Acu, en Campos dos Goytacazes (Rio de Janeiro), con el ferrocarril Norte-Sur, en Goiás. Por ese ferrocarril podrán conectarse con el Norte Fluminense las principales regiones de producción agrícola del país.
       
      El paquete ha sido modificado en gran medida en los últimos días, con la inclusión y la eliminación de proyectos de la lista de concesiones. La red de ferrocarriles que se concederá a empresas privadas, por ejemplo, subió de cerca de 8.000 kilómetros a 10.000 Km. y el Tren de Alta Velocidad (TAV) ya no es parte del paquete (quedó a la espera de una nueva fecha para ser lanzado).
       
      Peaje también en las vías
       
      Otros tramos de vía que serán concedidos son ramales del ferrocarril Norte-Sur que une Açailândia (Maceió) al puerto de Barcarena (Pará) y la conexión de ese mismo ferrocarril al Nueva Transnordestina, en Eliseu Martins (Piauí). Las obras aún no se han iniciado.
       
      Para atraer al sector privado, el Gobierno presenta un nuevo modelo de concesiones de ferrocarriles, en el cual las licitaciones implican sólo infraestructura y permiten libre la explotación. Se trata de un modelo similar al de las carreteras, con el pago de una especie de peaje por el uso de los carriles.
       
      En cuanto a las carreteras, entre los 5.700 km incluidos en el plan, están las BR-040 y BR-116, que ya tienen sus edictos de audiencias públicas por parte de la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT). También deberán entrar en la lista otras carreteras terminadas o previstas, como Brasilia, Goiania, Palmas (BR-060 y BR-153) y Uberlândia, Belo Horizonte, Vitória (BR-262).
       
      La estrategia del gobierno es delinear ese programa en el cortísimo plazo y dar inicio a las licitaciones de concesión, para que estos recursos creen impacto en el avance del Producto Interno Bruto (PIB) en 2014, cuando termina el mandato de la presidente Dilma Rousseff.
       
      Para tener éxito, sin embargo, el plan de concesiones deberá mostrar avances institucionales. 
       
      En poco más de un año y medio de gobierno, la Presidente ya se dio cuenta de que hay muchos desafíos para que despegue tanto la inversión privada como las inversiones públicas. El gobierno enfrenta actualmente contratiempos (graves demoras) en obras en carreteras, ferrocarriles, hidroeléctricas y aeropuertos firmados durante el gobierno de Dilma.
       
      Reclamos del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), por ejemplo, impiden la firma de los contratos de concesión de la BR-101, que tuvo lugar en enero. 
       
      Reclamos de permisos ambientales, que afectan también a las obras de transporte, trabaron recientemente las construcciones de las hidroeléctricas de Belo Monte y Teles Pires. 
       
      Hubo resultados de las licitaciones que avergonzaron al gobierno, como en el caso de los aeropuertos de Guarulhos, Campinas y Brasilia este año. 
       
      Los operadores que ganaron las licitaciones con intereses gigantes provocaron dudas sobre su capacidad para operar en aeropuertos de gran tamaño, por lo que los anuncios para más concesiones se retrasaron, incluyendo Galeão y Confins.
       
      "El gobierno debe  construir la confianza junto al empresariado, porque no podemos afirmar que las experiencias anteriores, encabezadas por la presidente Dilma para atraer al sector privado fueron un éxito", dijo Paulo Resende, coordinador del núcleo de infraestructura de la Fundação Dom Cabral.
       
      El Gobierno prevé para los próximos días los anuncios de concesiones en aeropuertos y puertos, aspectos del paquete que todavía tienen detalles a ser atados antes que puedan desatarse en público.

      comentá

      print mail A+ A-

      Envia tu comentario!

      IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

      Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

      El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento