GRASA QUE QUEMA GRASA

La grasa marrón, un amigo contra el sobrepeso

El tejido adiposo o tejido graso sirve como amortiguador, protegiendo y manteniendo en su lugar los órganos internos así como a otras estructuras más externas del cuerpo, tiene funciones metabólicas y es el encargado de generar grasas para el organismo. Pero siempre el exceso es un problema... Existen 2 tipos de tejido adiposo, el tejido adiposo blanco (o unilocular) y el tejido adiposo marrón, grasa parda (o multilocular), que es el tema de esta nota: Nuevas investigaciones muestran como aumentar la cantidad y la acción de la grasa marrón. Presente en el cuerpo humano, quema calorías en lugar de almacenarla.

comentá

print mail A+ A-
Ronald McDonald, un ícono del sobrepeso.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). 3 trabajos han confirmado que la grasa parda (un tejido graso que consume energía para aumentar la temperatura corporal) existe en los adultos y permanece activa hasta edades avanzadas. Este hallazgo podría ser la base de un tratamiento contra la obesidad, si se encuentra la forma de aumentar la actividad de dicha grasa.
 
La parda o marrón es un tipo especial de grasa que tiene una gran concentración de mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular, que son de color oscuro, y de ahí el color pardo o marrón de este tejido) cuya función es quemar energía para proporcionársela al organismo y elevar su temperatura cuando hace frío. Hasta ahora, se sabía de su existencia en ratones y en niños, pero se pensaba que en las personas adultas no está presente o está inactiva.
 
Sin embargo, 3 trabajos independientes han demostrado que, en diferentes cantidades y grados de actividad, también se encuentra en los adultos. Dichos trabajos (del Centro de Diabetología Joslin, en Boston, USA; la Universidad de Maastricht, en Holanda; y de investigadores de Finlandia y Suecia) han sido publicados en la publicación especializada The New England Journal of Medicine.
 
Los expertos se plantean la posibilidad de estimular la grasa parda del cuerpo para luchar contra el sobrepeso, ya que ciertas estimaciones indican que 50 gramos de ella, estimulada al máximo, pueden quemar el 20% del gasto diario de energía de un adulto.
 
Aaron Cypess, autor principal del primero de los estudios citados indica, respecto a la posibilidad apuntada en el párrafo anterior, que "hemos visto que es posible hacerlo en ratones, y ahora nuestro trabajo consiste en comprobar si lo podemos hacer en humanos". Concluye afirmando que esta área de investigación puede ser una gran oportunidad para tratar el sobrepeso.
 
Sin embargo, otros expertos opinan que este planteamiento de estimular la grasa parda para adelgazar puede ser demasiado simplificador, pues el cuerpo humano podría desarrollar mecanismos compensatorios, como aumentar la ingesta calórica. Al igual que en tantas otras ocasiones, sólo nos queda esperar a que las investigaciones progresen.
 
Aqui un recorte del semanario IstoÉ, de S. Paulo:
 
Hace años la ciencia investiga maneras para terminar con el exceso de peso que afecta tanto a la salud y a la silueta. Ya se buscó soluciones en dietas, remedios. Ahora, gran parte de la atención de los investigadores se centra en un arma que existe dentro del ser humano y hasta hoy no había sido explorada: la grasa marrón. A diferencia de la grasa blanca, que almacena la grasa en el cuerpo, la marrón la quema. O sea, es una grasa del bien. Una grasa que adelgaza.
 
La ciencia ya conocía la existencia de este tipo de tejido adiposo hace mucho tiempo. Él es en realidad un legado de nuestra evolución. Su función principal es la de generar calor. Ayudó de esa manera a evitar que los hombres murieran de frío en los comienzos de la historia, cuando la humanidad estaba peligrosamente expuesta a bajas temperaturas. Está presente en los mamíferos, especialmente en los que hibernan. En los seres humanos, existe en cantidades razonables en los recién nacidos. Como no son capaces de temblar - respuesta del cuerpo para crear calor - y de escapar por ellos mismos del frío, presenta grandes depósitos de grasa marrón.
 
La gran sorpresa llegó hace tres años, cuando tres estudios importantes publicados en la misma edición de la revista The New England Journal of Medicine - una de las más prestigiosas del mundo - revelaron que este tipo de grasa también podía encontrar en adultos. Hasta ahora, se pensaba que desaparecía gradualmente del cuerpo, a lo largo del crecimiento. Sin embargo, los estudios han demostrado de manera inequívoca que la grasa marrón era parte del organismo adulto y que sus depósitos se encuentran en la misma región donde se encuentra en los bebés, a pesar de que son menores que los que se presentan en niños. Básicamente, hay grasa marrón en los adultos en el cuello, debajo de la clavícula y a lo largo de la columna vertebral.
 
Uno de los trabajos fue realizado por investigadores del Joslin Diabetes Center, ligado a la Escuela de Medicina de Harvard, USA, y consistió en el análisis de los resultados obtenidos por el examen de imagen PET-TAC, aplicado a 1972 personas por diferentes razones. El otro estudio se llevó a cabo en la Universidad de Maastricht, en Holanda, e involucró 24 adultos jóvenes sanos.
 
El tercero fue dirigido por científicos de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, y tuvo cinco participantes. En estos dos últimos los voluntarios también fueron sometidos a la prueba PET-CT.
 
A través de las pruebas, encontramos no sólo la existencia de células de grasa marrón. Se verificó que, en los adultos, ellas continúan desempeñando su función primordial, la de generar calor. En el experimento sueco, por ejemplo, los científicos constataron que la grasa pasó a quemar calorías cuando los participantes permanecieron durante dos horas en una habitación con temperatura que varió de 17°C a 19°C. En el estudio holandés, empezó a funcional cuando el termostato bajó a 16°C.
 
La publicación de estos trabajos incentivó a investigadores de todo el mundo. "La grasa marrón tiene un gran potencial como arma contra la obesidad", afirma el  nutricionista minero Marco Ávila, postgraduado en nutrición deportiva. El entusiasmo es comprensible. Cuando ella se activa para generar calor, comienza un increíble proceso de quema de calorías. Después de todo, son combustible para la función celular. Por lo tanto, para cumplir su misión, las células de grasa marrón recurren a la quema de calorías. Sin ella, no puede funcionar. Y queman más calorías porque fueron dotadas de un número mucho mayor de mitocondrias - estructura celular responsable de la producción de energía - ya que necesitan de ese mecanismo ampliado para dar cuenta de su trabajo.
 
Por todas estas razones, se estima que 50 gramos de tejido adiposo marrón activo son suficientes para elevar en 20% la tasa del metabolismo basal (la cantidad de calorías que el cuerpo utiliza en reposo para mantener el funcionamiento de los órganos). Por esta cuenta, un individuo que puede activar las células de grasa marrón podría perder hasta 5 kilos en un año, manteniendo la misma dieta y mismo nivel de actividad física. "Ella puede ser capaz de quemar cientos de calorías al día", afirmó a IstoÉ el científico Aaron Cypess del Joslin Diabetes Center y autor de varias obras sobre el tema.
 
Entusiasmados con este potencial, los científicos comenzaron en 2009 una carrera en todo el mundo para profundizar el conocimiento de este tejido adiposo.
 
Algunos investigadores han centrado su interés en el poder de frío para activarlo. A principios de año, un equipo de investigadores canadienses publicó un artículo en el que se constató que individuos sometidos a una temperatura de 18°C duplicaron su gasto de energía en comparación con los participantes que se encontraban en ambientes con temperaturas más altas. Gastaron en promedio 250 calorías más que los otros durante las tres horas de exposición al frío. "Hemos demostrado de manera convincente la importancia metabólica de la grasa marrón en la generación de calor en jóvenes adultos", dijo a IstoÉ Denis Richard, director del Instituto Universitario de Cardiología y Neumología de Quebec en Canadá y uno de los autores del trabajo. "Y su activación puede representar un medio útil para prevenir la acumulación excesiva de grasa".

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento