AMOR EN CAMAS SEPARADAS

Se impone el sexo en 1 cama y el matrimonio feliz, en 2

Dormir en camas separadas no está relacionado con la falta de amor, de felicidad o de sexo. En efecto, los expertos dicen que es más saludable: da más energía para crear una relación positiva dentro y fuera del dormitorio. Otros piden desterrar esta moderna costumbre que en la antigua Roma era sólo para el sexo.

comentá

print mail A+ A-
Existe la felicidad en camas separadas...
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24Dormir en camas separadas, hoy podría no ser tan mal visto socialmente, ni estar relacionado con la falta de amor, felicidad o de sexo. 
 
En efecto, de acuerdo con la Fundación nacional del sueño en USA, se ha duplicado el número de parejas que no duermen juntas en las últimas décadas. En tanto que, para 2015, la fundación predice que el 60% de las parejas dormirán en su propia habitación.
 
"A la gente no le gusta hablar de dormir en camas separadas porque hay un estigma de que debe haber algo disfuncional en la relación. Sobre todo para aquellas personas a quienes les es muy importante tener una buena noche de sueño, aunque muchas tienen miedo de decirlo, puede ser una increíble solución que realmente es efectiva en una relación de pareja", relató Allison Cohen, terapista de matrimonios y familia al sitio 'AOL Health'.
 
Una ventaja de ello, es que si alguien ronca demasiado o hay un miembro de la pareja que debe levantarse temprano para dejar a los niños, la otra persona podría tener un sueño más reparador, o viceversa.
 
Muchos expertos están a favor de que dormir en camas separadas puede ser positivo para algunas relaciones porque permite que ambos duerman bien, por tanto sean más productivos en el trabajo y tengan más energía evitando así algunos trastornos relacionados con la falta de sueño como obesidad, diabetes o ataque al corazón.
 
También, tener un sueño reparador, da más energía a las parejas para crear una relación positiva dentro y fuera del dormitorio, señala la especialista.
 
Otros dicen que dormir en camas separadas permite dar a cada persona el tiempo que necesita para escapar de su estrés.
 
“Vivimos en un mundo donde las familias y las parejas comen juntos, rezan juntos, trabajan juntos, y dormir juntos ya es el último bastión en la relación”, señala Bruce Feiler, autor de 'The council of dads'.
 
Según publica hoy el diario español 'El País', las parejas se pelean 167 veces al año en la intimidad de su habitación, y la causa número uno no es otra que sufrir el robo de la sábana o la colcha, luego roncar y la igualmente espinosa cuestión de la regulación de la temperatura, de acuerdo con esta encuesta. 
 
El experto británico en sueño Neil Stanley asegura, según el mismo medio, que las parejas que comparten cama tienen un 50% de posibilidades de padecer interrupciones que aquellas que deciden “divorciarse” temporalmente de noche.
 
Razones sobran: un compañero que se revuelve como si tuviera pulgas; un compañero que se levanta a orinar con frecuencia; que habla (o grita) por la noche, víctima de pesadillas; que le da por consultar el significado de estas pesadillas en la Wikipedia a las 3 de la mañana.
 
“Compartir cama con alguien que hace ruido y con quien tienes que luchar para mantener tu trozo de colcha no tiene sentido”, escribe Stanley, ex presidente de la Sociedad Británica del Sueño. 
 
Este experto asegura que históricamente nunca hemos compartido cama, y que el hábito se remonta a hace relativamente poco tiempo, los comienzos de la revolución industrial, cuando las familias se trasladaron en masa a las ciudades, donde disponían de menos espacio. Stanley señala que en la Roma antigua, la cama era un lugar para sexo, pero no para dormir.
 
Y eso que los romanos –cuyas costumbres eran, en fin, tirando a peculiares en estos aspectos– no tenían portátiles, iPads o móviles que meter bajo las sábanas. Los aparatos electrónicos dan lugar hoy a contenciosos tanto o más graves que los que desencadena la regulación de temperatura. 
 
La cuestión es que cuando dormimos somos tremendamente egoístas. "El sueño es la cosa más egoísta que puedes hacer. Si eres feliz compartiendo cama genial, pero en caso contrario, no deberías tener reparo en dormir en una cama separada", apunta Stanley, que recuerda que dormir bien es crucial para la salud física, mental y emocional.  
 
En USA, la Asociación Nacional de Constructores prevé que, para el 2015, el 60% de las viviendas de nueva construcción tenga dos habitaciones principales. 
 
¿Por qué no desterrar, entonces, la costumbre? 
 
Cierto es que muchas personas (la inmensa mayoría) no disponen de un dormitorio extra para pasar la noche. 
 
Otros aseguran que compartir lecho es un símbolo de intimidad. Tu pareja es la única persona con que lo haces, recuerda Paul Rosenblatt en su libro Two in a Bed (Dos en una cama, sin traducción al español). 
 
En todo caso, si la cosa se pone fea, siempre es posible optar por soluciones de compromiso: de lunes a viernes separados, fines de semana juntos, o a la inversa. O por dos camas en la misma habitación....
 
 

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento