(Ladri) progresismo en crisis: El 'caso Rucci' vulnera un pilar del kirchnerismo

Hay un cambio de época en progreso, expuesto en la renovada difusión del rol de Montoneros como grupo terrorista antidemocrático en vez de organización libertaria.

comentá

print mail A+ A-

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El cambio de época ha comenzado. El poskirchnerismo no resulta un comportamiento verificable en el peronismo institucional ni en la oposición endeble. La revisión está sucediendo en la sociedad, que en definitiva es el único protagonista que importa. Por eso resulta tan importante la difusión (y repercusión en las ventas) de la investigación del asesinato de José Ignacio Rucci en el libro Operación Traviata, de Ceferino Reato, que complementa los libros Nadie Fue y Fuimos Todos, de Juan Bautista Yofre, durante 2007.
Uno de los pilares del kirchnerismo como fuerza político-social fue el intento de reescribir la historia argentina reciente, dejando de lado la Teoría de los 2 Demonios, que la sociedad argentina había construido por consenso en días de Raúl Alfonsín en el poder.
La legitimidad y credibilidad de esa teoría le permitió a Carlos Menem ordenar los indultos tanto para los jefes militares que reprimieron a las organizaciones guerrilleras como para los líderes terroristas que se levantaron contra el Gobierno constitucional de Perón-Perón y luego mantuvieron su acción contra el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional.
En su búsqueda (inútil) de alejarse del peronismo (representado tanto Carlos Menem como Eduardo Duhalde, aún cuando fue deteriorado por uno en sus acuerdos con la UCeDé, y por el otro en el Congreso partidario de Lanús), los Kirchner plantearon la construcción de un nuevo movimiento social y político a partir de los acuerdos con las organizaciones que cuestionan la Teoría de los 2 Demonios.
La anulación de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final, los cuestionamientos a los indultos de los '90 y el rotulado de toda represión ocurrida a partir del 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983 como 'crímen de lesa humanidad', fueron parte de esa estrategia de consolidación de la Transversalidad.
El peronismo no permitió que en esa revisión histórica se incluyera al gobierno de Juan Perón y María Estela Martínez de Perón tal como reclamaban los 'transversales', quienes reivindican el breve aquelarre de Héctor J. Campora en el gobierno.
Por supuesto que toda la construcción de los Kirchner resultó ridícula porque ellos no pudieron prescindir del peronismo y terminaron organizando, para los comicios de 2005 y 2007, una incomprensible alianza de clientelismo político entre la burocracia sindical que combatió a 'la tendencia' en los '70 (el caso de Hugo Moyano, según relatos conocidos en Mar del Plata) e intendentes municipales ex duhaldistas (el caso de Hugo Curto, de 3 de Febrero) con Madres de Plaza de Mayo (Hebe de Bonafini) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (Horacio Verbitsky).
La preferencia definitiva de los Kirchner por el peronismo agrietó sus acuerdos con quienes creían que, en especial a partir del gobierno de Cristina de Kirchner, heredarían al peronismo en la conducción del Frente para la Victoria que ellos creían que imitaría al Partido Socialista Unido de Venezuela que construyó Hugo Chávez Frías.
Sin embargo, por necesidad de las partes, se mantuvo la doctrina kirchnerista sobre la historia reciente porque es lo único que diferencia a los Kirchner del peronismo tradicional (el que ellos ejecutaron en Santa Cruz).
Pero ha comenzado un cambio en la sociedad, posiblemente harta de un discurso irreal y que nunca compartió.
Porque ni los Montoneros ni el ERP fueron movimientos de masas sino organizaciones de élite, responsables en parte por el golpe de Estado de 1976, siempre impopulares en sus propuestas aún en tiempos de los militares en el poder y que nunca fueron reivindicadas por la población.
El asesinato de José Ignacio Rucci expone a los Montoneros como una organización terrorista -calificación que no comparten quienes reivindican a ese grupo militar (cuyo brazo político fueron sectores de la Juventud Peronista, luego la Tendencia Revolucionaria y más tarde Partido Auténtico)- que intentaba el asalto armado al poder para instalar un gobierno inspirado en la Revolución Cubana.
El relato de Montoneros cometiendo un acto terrorista y desafiando a un gobierno constitucional que había obtenido un apoyo electoral inédito en la sociedad argentina, demuele el discurso laboriosamente articulado por los Kirchner y la Transversalidad.
El cambio de enfoque sobre la tragedia argentina provoca expectativas sobre un debate político próximo donde el kirchnerismo, al menos tal como se lo conoce hoy día, no tiene lugar, como tampoco el peronismo en su versión de ortodoxia populista demagógica que se aprovecha de los pobres.
Por cierto que esto que ha comenzado a ocurrir por estos días es el fenómeno más interesante en lo que va del año de la sociedad argentina.

comentá

print mail A+ A-

Envia tu comentario!

IMPORTANTE: Este es un espacio de participación de usuarios.

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los usuarios y no reflejan la opinión de Urgente24. Para garantizar el funcionamiento apropiado de los foros, que impida la usurpación de la identidad de los usuarios, le pedimos que complete estos datos.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento