Mar, 20/12/2011 - 10:04am -- 10admin

 

El trabajo periodístico tiene que realizarse buscando imparcialidad, corrección y agilidad. Porque solo tiene valor la información periodística que sea imparcial, veraz y difundida con velocidad. 
 
La suma de esos 3 atributos provocan la calidad del medio.
 
Imparcialidad es la palabra clave en periodismo. Y es tan problemática como otro concepto: la verdad. 
 
Sin imparcialidad, la información pierde calidad. La imparcialidad obliga a la profundidad en el contenido.
 
La pregunta eterna es: ¿es posible tener 100% de imparcialidad? 
 
Y la respuesta es: No. Es imposible que cualquier persona pueda despojarse totalmente de su subjetivismo. 
 
Eso no quiere decir, sin embargo, que sea imposible alcanzar un grado bastante elevado de imparcialidad. 
 
Es posible, mientras haya un esfuerzo racional y permanente de parte del medio y de sus profesionales para que eso suceda. 
 
La técnica
 
Hay algunos procedimientos periodísticos que pueden ayudar a esa tarea: 
 
> La profundidad en la argumentación debe ser un objetivo formalmente declarado. 
 
> En la investigación, edición y publicación de cualquier informe, deben abordarse los diversos ángulos que abarcan a los acontecimientos que se buscan retratar o analizar. Debe reflejarse lo contradictorio, situación que implica decir que todos los involucrados directamente en el asunto tienen derecho a tener su versión sobre los hechos, a la expresión de sus puntos de vista o a dar explicaciones que consideran convenientes.
 
> Eso no quiere decir que el relato y/o análisis de hechos serán siempre una yuxtaposición de versiones. Al contrario, siempre que fuera posible, el periodista debe intentar construir una versión acerca de lo que realmente sucedió. Si se confirmara durante una investigación, en la cual se escuchan varias fuentes, que cierta autoridad dice esto o aquello durante una reunión cerrada, el relato debe ser afirmativo, sin el uso de condicional. Será dicho que “la autoridad dice eso y aquello” en vez de “la autoridad habría dicho esto y aquello”. Si la autoridad niega la afirmación públicamente, se debe registrar la actitud, no para validar la investigación sino porque la negativa pasa a ser una información en sí misma para el juicio del público. El condicional solo será usado cuando la investigación no fuera suficiente para que el periodista consolide una convicción.
 
> Para Urgente24 no pueden haber asuntos tabúes. Todo aquello que fuera de interés público, todo aquello que fuera noticia y todo aquello que los periodistas consideraran apropiado, debe ser publicado, analizado y discutido.
 
> Nadie puede ser perseguido en la Redacción por negarse participar de una investigación: de la misma forma, nadie puede ser favorecido por hacerlo.
 
> Todos los periodistas involucrados en la investigación, edición y publicación de un informe deben esforzarse para dejar de lado sus preferencias personales. Las simpatías o antipatías o prejuicios de un periodista no es criterio para que algo sea o no publicado. El criterio es si hay o no una noticia.
 
La Redacción
 
> El trabajo periodístico debe ser colectivo: es un concepto adecuado para intentar minimizar la posibilidad de error o desinformación.
 
> Los periodistas que se desempeñen en Urgente24 deben creen que la democracia y la libertad de expresión son valores absolutos y universales.
 
> Deben brindarse a los lectores los elementos suficientes para que puedan diferenciar lo que es publicado como comentario u opinión, de aquello que es publicado como noticia o información. También debe quedar en claro que la pluralidad de Urgente24 permite que se difundan diversas opiniones que no necesariamente reflejan las del propio medio periodístico.
 
> Una persona podrá ser presentada como sospechosa de delito o irregularidad cuando investigaciones periodísticas, hechas según preceptos de este documento, así lo permitiera. El informe deberá incluir la versión de la persona acusada, de forma amplia, si la misma aceptara hablar.
 
> La denuncia anónima no es noticia sino que es agenda para investigar y verificar. Esto es así aún si la fuente fuera una autoridad pública: la denuncia debe ser investigada exhaustivamente antes de ser publicada.
 
> Las denuncias y acusaciones, hechas en entrevista por personas debidamente identificadas, que gocen de credibilidad, sea por el cargo que ocupan, sea por la historia debida, pueden ser publicadas, sin investigación propia, pero, necesariamente, acompañadas por la versión de los acusados, de preferencia en el mismo día, cuando estos se dispusieran a hablar. Denuncias hechas en entrevistas por personas sin credibilidad, como criminales, por ejemplo, aún identificadas, deben ser exhaustivamente investigadas, antes de ser publicadas; 
 
> Un informe puede legítimamente presentar a una persona como sospechosa de delito o irregularidad cuando la sospecha parte oficialmente de alguna autoridad pública y estuviera registrada en documento o entrevista. El anuncio oficial de que alguien es sospechoso de delito o irregularidad es un hecho, que puede ser registrado dependiendo de su relevancia para la sociedad. Al periodista, cabe informar sobre la etapa en la que se encuentran las investigaciones, debiendo siempre reclamar los indicios que llevaron a la autoridad a sustentar sus suposiciones, publicándolos, acompañados de la versión de la persona acusada, si ella se dispusiera a hablar. Si la autoridad se equivocara y culpara a un inocente, el hecho debe ser publicado con el mismo destaque, y se le debe reclamar a la policía por sus errores.
 
> Urgente24 debe priorizar siempre sus propias investigaciones y publicar lo que resultara de ellas solamente si hubiera creencia formada de que el informe es legítimo. De esa forma, no es automática la publicación de repercusiones sobre informes de otros medios. Eso solo debe suceder si el examen del informe produjera de inmediato, la creencia de que en ella hay elementos de verdad. De lo contrario, es imprescindible que haya investigación propia y, solamente después, si fuera el caso, reproducir el informe. 
 
El medio
 
> La credibilidad es una construcción que se va dando día tras día, a partir de la veracidad. No hay una fórmula que vuelva al periodismo inmune a errores. Cuando ellos suceden, es obligación del medio corregirlos de manera transparente, sin subterfugios, y se considera esencial la reinformación correcta. Uno de los mecanismos que más contribuyen es la reacción del público. Por lo tanto, es importante tener en cuenta a los lectores.
 
> Las informaciones, para ser publicadas, deben ser confirmadas por el mayor número de fuentes posibles. Excepción hecha a las informaciones oficiales, de entidades públicas o privadas.
 
> Sin embargo, las informaciones o imágenes enviadas por el público por internet solo deberán publicarse después de indagarse sobre su veracidad. En la cobertura de eventos en la que el trabajo de periodistas se encuentre restringido, habrá casos en los que será necesaria la publicación de informaciones e imágenes obtenidas sin confirmación pero el público deberá ser advertido de esa situación.
 
> Todos los datos de un informe –nombre, fechas, lugares, horarios, edades, domicilios, referencias históricas, descripciones de procesos, definiciones científicas, términos de un contrato, explicaciones sobre formas de gobierno, en fin, todo lo que hubiera de objetivo en un informe– deben ser correctos.
 
> Todo periodista es responsable de la exactitud de aquello que investiga. Expresar dudas sobre datos de un informe antes de su publicación es la mejor manera de volverlo más precisa.
 
> La revisión no es una forma de control o censura. Es parte fundamental del proceso periodístico y su principal función es evitar errores. Es aconsejable que las investigaciones se publiquen luego de que otros periodistas participen de la relectura del texto.
 
> Herramientas tecnológicas hoy permiten el acceso rápido a bancos de datos confiables y deben ser utilizados.
 
> En informes que requieran conocimiento técnico, la consulta a especialistas debe ser obligatoria. Ningún periodista precisa ser médico, químico, biólogo o historiador. Pero, por eso mismo, para no equivocarse en asuntos técnicos, todo periodista precisa asesoramiento de especialistas, escuchando siempre más de un técnico, cada vez que el tema sea controvertido.
 
> Los errores deben ser corregidos, sin subterfugios y con destaque. No hay error mayor que dejar los que ocurrieron sin la corrección debida.
 
El compromiso
 
> Urgente24 utiliza como lenguaje de expresión el idioma castellano, teniendo en cuenta su evolución y las múltiples posibilidades que ella recibe. En lo posible, el lunfardo y los neologismos serán evitados, siendo aceptados en la declaración de entrevistados o en informes 'de color', acompañados, cuando fuera necesario, de la explicación de su significado. El público debe comprenderlos sin dificultad.   
 
> La agilidad de la difusión periodística es una prioridad de Urgente24. Por ello se desarrolló el sistema de Alertas informativas, antes que se popularizara el RSS o las redes sociales como Twitter. La información debe ser presentada en el menor espacio de tiempo de la mejor manera posible. Por lo tanto, es atributo fundamental de la calidad periodística ser producida con rapidez. Esa es la ventaja competitiva a la que apunta Urgente24. 
 
> Urgente citará siempre las fuentes. Es imprescindible el reconocimiento del trabajo de los otros medios y periodistas. 
 
> Urgente24 tiene una responsabilidad social. La regla de oro es publicar todo, en la suposición de que la sociedad es adulta y tiene el derecho de ser informada. La creencia de que los medios periodísticos, si restringieran la información sobre ciertos temas, estimularían positivamente a la sociedad, es solo eso: una creencia.
 
> El periodismo, sin embargo, solo difunde información relevante. A la vez, no se publicarán informaciones útiles para grupos criminales, y se respetarán los pedidos de personas que se consideren en riesgo con la publicación de determinadas informaciones (los testigos de identidad reservada, por ejemplo, deben mantener su condición anónima en forma indispensable).
 
> Sin embargo, siempre se publicarán las noticias sobre secuestros de persona. No hay concesiones al respecto. La publicación de que una persona fue secuestrada no pone a la víctima en riesgo, al contrario, la protege. Las limitaciones, en todo caso, apuntarán a no difundir, por ejemplo, el plan de las fuerzas de seguridad.
 
> El derecho a la privacidad de las personas no alcanza a las celebridades, artistas, políticos, autoridades religiosas, funcionarios en cargos de dirección, deportistas ni líderes empresariales, entre otros. Pero, a la vez, cada caso es un caso, y la decisión al respecto debería ser debatida en la Redacción.
 
> El uso de micro cámaras y grabadores escondidos, que tiene como fin la publicación de informes, es legítimo si fuera este el único medio capaz de registrar conductas ilícitas, delictivas o contrarias al interés público. La imagen y/o el audio de personas que no estén involucradas directamente en lo que estuviera siendo denunciado deben ser protegidos. 
 
> El secreto sobre las fuentes es inviolable y debe protegerse a los periodistas en la misión de mantenerlo en todas las circunstancias, aun bajo cualquier presión. Sin embargo, fuentes que deliberadamente mientan al periodista, llevándolo a él y al medio al error, podrán ser reveladas, no como venganza, y sí como una medida de información al lector, junto a la corrección que el medio tendrá que publicar en forma inmediata.