A 10 años, las víctimas de abuso del clero recuerdan su pesadilla