El día en que ninguno se “hizo cargo”