Atención Galuccio: A Dorys, solo pesos, nada de dólares