Pagar o no pagar, no es la cuestión