Presidente, la mentira tiene patas cortas...