Leído

SÓLO PEÑA

Malestar: La Corte ya ni siquiera le contesta el teléfono a Garavano

Mie, 13/03/2019 - 9:17am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La relación entre Germán Garavano y la Corte Suprema parece estar en el peor de sus momentos. Ya son varias las acciones realizadas por el ministro de Justicia que generan un fuerte descontento en la Corte Suprema de Justicia: "Quisiera creer que no hay una mayoría peronista en la Corte", deslizó el ministro hace unos días. Sin embargo, el más importante desacierto de Garavano es el que está en torno a la causa AMIA por ordenar a la querella del Estado cambiar el alegato a último momento y pedir el sobreseimiento de dos de los acusados, los exfiscales Mullen y Barbaccia.

Contenido

Hace pocos días, el pasado 27/2, el ministro de Justicia Germán Garavano se refirió a los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que afectan al Estado Nacional. El funcionario del Gabinete de Mauricio Macri dijo que el Presidente no se "sorprendió" por la agenda de fallos a tratar durante el primer semestre del 2019.

Además, deslizó un comentario un tanto desafortunado: "Quisiera creer que no hay una mayoría peronista en la Corte". Hacía referencia a Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, una mayoría que él "espera que sea una construcción periodística".

Fueron varios los fallos de la CSJN que "perjudicaron" al Gobierno nacional. En el temario figuran dos causas vinculadas con las jubilaciones. También se propone decidir sobre los fondos de la coparticipación que reclama la provincia de Santa Fe, en un expediente que guarda similitudes con el que el tribunal resolvió en favor de San Luis.

Germán Garavano agregó entonces que le gustaría que la selección de temas de los miembros de la Corte "no tenga tanto que ver con política partidaria, sino con los problemas de la gente".

De hecho, se espera otro golpe de parte de la CSJN contra el Gobierno nacional para el próximo 22/3. Según el portal La Política Online, la Corte Suprema rechazaría la re-reelección de Alberto Weretilneck en Río Negro (que ya fue vicegobernador y actualmente es gobernador). En lectura macrista, se trataría de un aumento de las chances del kirchnerista Martín Soria.

Por supuesto, a los jueces no les cayó nada bien este tipo de comentarios públicos. Sin embargo, no fue el escándalo más grande en el que se encuentra Germán Garavano

Los abogados de la Unidad AMIA, que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos a cargo de Germán Garavano, no solicitaron penas para los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia en la causa por el encubrimiento del atentado contra la mutual judía. La decisión fue conocida a principios de febrero y provocó un fuerte malestar entre los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA.

La asociación civil que lucha por verdad y justicia en la causa Amia, Memoria Activa, exige la renuncia del ministerio de Justicia. “Se probó que los exfiscales incumplieron su deber de funcionarios públicos y por tanto, el señor ministro de Justicia, Germán Garavano, quien escandalosamente de un día para el otro cambió su alegato para salvarlos, debe renunciar a su cargo”, dijeron desde la asociación.

"Hace rato que nos quedó claro que los intereses del gobierno nada tienen que ver con la verdad y la justicia. El alegato que Garavano quiere que presenten NO es el acordado por la mayoría de los abogados de la querella", aclararon desde Memoria Activa.

Garavano ya había sido denunciado por el titular de la Unidad Especial de Investigación del atentado a la Amia, el radical Mario Cimadevilla, en marzo del 2018. El motivo: El ministro ordenó a la querella del Estado cambiar el alegato a último momento y pedir el sobreseimiento de dos de los acusados (Mullen y Barbaccia).

Hasta Elisa Carrió, que pertenece a su mismo espacio, pidió “explicaciones sobre su intempestiva decisión” de no acusar a Mullen y Barbaccia y el juicio político al funcionario.

La paciencia de los jueces de la Corte parece estar a punto de colmarse. En el cuarto piso del Palacio de Tribunales ya no van a comunicarse con el ministro de Justicia, sino que el único interlocutor válido desde ahora es el jefe de Gabinete Marcos Peña. A Germán Garavano, ni siquiera e van a atender más el teléfono.