Leído

18 AÑOS DE PRISIÓN

Condenados: Dos docente invitaban a alumnas a sus casas para hacer tríos sexuales

Mie, 14/08/2019 - 6:36pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Condenaron a una preceptora y un profesor por armar tríos sexuales y abusar a sus alumnas. La justicia de Morón sentenció a la pareja a una pena de 18 años de prisión. Además, le imputaron el delito grooming por buscar a las menores a través de las redes sociales con el propósito de cometer los delitos sexuales.

Contenido

Una pareja de docente fue condenada por la justicia argentina a 18 años de prisión por convencer a sus alumnas de ir a su vivienda para posteriormente obligarlas a participar en tríos sexuales. 

La pareja llegó a juicio en los Tribunales de Morón acusada de abuso sexual y grooming con alumnas del colegio secundario de Luján en el que trabajaban.

La denuncia de la madre de una de las víctimas -todas menores- fue clave para que se abriera la investigación. La mujer recurrió a la policía después de escuchar el relato de su hija, la única que logró escapar de los docentes antes de que se concretara el abuso. Otras dos adolescentes, en cambio, no tuvieron la misma suerte. Todo fue en el , pero no fue hasta hoy, 4 años después, que la justicia actuó. 

Las jóvenes abusadas declararon durante el juicio, ambas coincidieron en que la preceptora se había ganado su confianza ya que "podía sacar las faltas, corregir las notas y se ponía del lado de los alumnos”. Así se acercó a ellas para después revelar sus verdaderas intenciones.

El fiscal del caso había pedido en sus alegatos 22 años de cárcel para los acusados, pero se mostró "conforme" con el fallo. Por su parte, el abogado de la defensa se ocupó de destacar que "hubo consentimiento" en esas relaciones. El letrado manifestó además que la preceptora era víctima de violencia de género por parte de su esposo y que, si no lograba conseguir que las víctimas accedieran, él la amenazaba con lastimar a su hija.

Medios locales refieren que las dos víctimas de esta pareja intentaron acabar con su vida. Una de ellas ingirió un frasco de pastillas mientras que la otra fue hallada en el baño con una cuchilla, a punto de lastimarse.

Para la madre de una de las víctimas, la condena simboliza un capitulo que se cierra en la vida de su hija pues “el daño ya está hecho. Lo que más espero es que mi hija pueda arrancar una nueva vida”.