Leído

COMENZÓ EL JUICIO

La Iglesia Católica es acusada de encubrir los abusos en el Instituto Próvolo

Lun, 05/08/2019 - 10:35pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La causa de los abusos en el Instituto Próvolo tiene más de 20 víctimas y 14 acusados. 2 de ellos sacerdotes, Nicola Corradi y Horacio Corbacho, y el ex jardinero Armando Gómez, quienes debieron presentarse hoy ante los Tribunales de Mendoza. Sin embargo, los 3 se negaron a declarar, y tanto los familiares de las víctimas como los abogados querellantes apuntaron contra la Iglesia Católica por encubrimiento.

Contenido

Comenzó el juicio por los abusos sexuales cometidos en forma sistemática en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza para niños hipoacúsicos. Los imputados, 2 sacerdotes del centro y el jardinero, se negaron a declarar y solicitaron que las víctimas testifiquen directamente ante el tribunal, lo cual fue rechazado por la querella, en un planteo que se resolverá mañana martes 06/08.

"Nos opusimos porque durante la instrucción ya declararon en Cámara Gesell", explicó Oscar Barrera, uno de los abogados de la querella al terminar la audiencia.

La causa de los abusos en el Instituto Próvolo tiene más de 20 víctimas, que declararon durante casi 3 años y aseguraron que fueron atacadas sexualmente cuando tenían entre 5 y 16 años mientras estudiaban y dormían en los albergues del establecimiento. Por otro lado, son 14 los acusados (13 imputados y un condenado), el fiscal a cargo es Gustavo Stroppiana.

Los imputados se enfrentan a penas de hasta 50 años de prisión.

Los 2 religiosos acusados son Nicola Corradi, italiano de 83 años, y Horacio Corbacho, argentino, de 59. También está imputado Armando Gómez (49 años), además del ex monaguillo (Jorge Bordón) que fue condenado y otro ex administrativo (Luis Ojeda) que ha sido declarado inimputable, por "no comprender la criminalidad de los hechos",  según dictaminó el Cuerpo Médico Forense en diciembre de 2017. Entre los 3 que se negaron a declarar hoy, suman 28 hechos de abusos sexuales y corrupción de menores. Sobre Corbacho pesa la imputación de 16 hechos (8 bajo la carátula de abuso sexual con acceso carnal), sobre Corradi y Gómez la de 6 para cada uno, "agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores”.

El sacerdote italiano, ya había sido acusado de abusar sexualmente de niños y niñas en Verona, donde se encuentra la sede principal de la entidad. Los familiares de las víctimas aseguran que “Encubierto por la Iglesia católica fue trasladado, junto con otros curas abusadores a Buenos Aires, al Instituto Próvolo de La Plata y luego a Mendoza, donde volvió a cometer los mismos crímenes". Corradi goza de prisión domiciliaria por su avanzada edad, mientras que Corbacho, Gómez y Bordón están alojados en cárceles mendocinas.

Los integrantes del colectivo por la Restitución de los Derechos de los Sobrevivientes del Próvolo criticaron como desde el Vaticano, han sostenido económicamente la defensa Kumiko Kosaka (imputada con prisión domiciliaria a la espera de una segunda etapa del juicio) y cómo esta misma defensa ha intentado menoscabar el accionar de los intérpretes de lengua de señas con la firme intención de deslegitimar denuncias testimoniales de sobrevivientes de este instituto”.

Los familiares de las víctimas recordaron que la misma denuncia que ahora llegó a juicio oral "fue negada por las autoridades del Instituto Próvolo, pero lo más grave es que fue olvidada por la justicia que no investigó el caso".

Desde el colectivo, subrayaron que este juicio "tiene valía internacional para todos los sobrevivientes de diversos lugares del mundo que reclaman verdad y justicia contra curas y monjas que en diversas instituciones eclesiásticas han cometido abuso sistemático contra niños, niñas y adolescentes". 

Los abogados querellantes de la causa, Sergio Salinas y Oscar Barrera, también denunciaron la falta de colaboración de la Iglesia Católica en general y del Vaticano, en particular en el Caso Próvolo.