Se hacían pasar por empresarios agro, pero en realidad eran proxenetas

Leído

EN RAFAELA

Se hacían pasar por empresarios agro, pero en realidad eran proxenetas

Mar, 04/06/2019 - 10:50pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Se hacían pasar por empresarios agrarios pero lideraban una red de proxenetismo desde una lujosa mansión. Es un matrimonio de Rafaela, que vivía lleno de excentricidades gracias a supuestas "ventas de granos" hasta que se descubrió que obligaban a mujeres a prostituirse. Explotaban sexualmente a mujeres de entre 23 y 30 años.

Contenido

Un matrimonio de Rafaela era conocido por sus excentricidades, toda su fortuna se la atribuían a la industria agro, pero todo resultó una mentira y pasaron de ser los empresarios graneros a explotadores sexuales. Vivían como millonarios y ante todos se presentaban como empresarios del campo. Sin embargo, "Corcho" y "Doña Minga" lideraban una red de trata de personas en la ciudad de Rafaela, en Santa Fe. 

Ellos decían que se dedicaban a los negocios agropecuarios, pero en realidad explotaban sexualmente a mujeres en al menos cuatro casas entre las ciudades santafesinas de Rafaela y Rosario.

Luego de 12 allanamientos liberaron a 8 de las víctimas, 2 de ellas de nacionalidad dominicana, que tenían entre 23 y 30 años y estaban cautivas de esta red.

Durante los allanamientos secuestraron todo tipo de armas: una escopeta calibre 16, dos escopetas calibre 12.70, un revólver calibre .38 y un rifle calibre 22. También 119 mil pesos entre la casa quinta y los bares donde obligaban a prostituirse a las mujeres.

La mansión donde vivían los explotadores sexuales

Según se pudo conocer, cada chica era obligada a ejercer la prostitución al mismo tiempo debía pagar mil pesos por semana por el uso de una cama. Y a eso había que sumarle el costo de los profilácticos que utilizaban y el lavado de las sábanas.

La supuesta pareja dedicada a los negocios agropecuarios se paseaba por la ciudad en camionetas Ford Ranger y Dodge. También tenían un utilitario Merecedes-Bez y una Hyundai último modelo. Transportaban un jet ski, periódicamente viajaban con un motor home, mostraban sus motos de agua y el resto de sus vehículos.

“No eran siempre las mismas víctimas, en las escuchas se notaba que las iban rotando. Hablaban del dinero, de que tal no cumplía el acuerdo o que no había pagado un monto acordado, o que 'no hacían caso'. Eso nos dio la pauta que se trataba de una situación de trata: se aprovechaban de la vulnerabilidad de estas mujeres para explotarlas”, informaron en la fiscalía Federal de Rafaela, a cargo de la investigación.

La mansión en la que vivían los tres detenidos constaba de una manzana con parque, pileta, quincho y hasta dormitorios separados para los caseros. Esa fue la primera propiedad que allanó la Gendarmería Nacional con más de 40 efectivos, a la que luego se le sumaron otros doce operativos en la zona.