Leído

PROBLEMA PARA MACRI

Envalentonado por los números (pero en secreto), Lavagna trabaja por su candidatura

Mie, 17/04/2019 - 1:05pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Roberto Lavagna no define su candidatura pero tampoco confirma la baja. Ocurre que las encuestas mostraron en los últimos días que su victoria es inevitable en un escenario de balotaje, el cual podría evitar Mauricio Macri con un PJ divido al menos 3: Cristina Fernández por un lado, Roberto Lavagna por otro y Argentina Federal por el restante. En ese marco, y a sabiendas de que este último insiste en invitarlo a unas PASO, el exministro de Economía comenzó a encarar diferentes encuentros (la mayoría secretos) para abroquelarse en torno a sus aliados del socialismo y del ala radical rebelde que busca romper con Cambiemos.

Contenido


En el PRO hacen dos lecturas sobre la posible candidatura de Roberto Lavagna: Por un lado, si llega al balotaje sería muy difícil vencerlo, ya que rompería la grieta. Pero por otro, tiene que pasar la primera vuelta. Si no llega a esa instancia, volvería a dividir al peronismo como en 2015, por eso, por ahora lo miran de reojo.

En efecto, un PJ dividido es el escenario ideal para Mauricio Macri. Cambiemos espera que no haya acuerdo dentro de la oposición y cada uno atienda su juego. Esto es, Cristina Fernández por un lado, Roberto Lavagna por otro y Argentina Federal por el restante. De esa manera, difícilmente puedan arrebatarle el primer lugar al Gobierno.

Ahora, ¿que pasa si alguno de esos llega al balotaje? El objetivo es que los que quedan afuera al menos se mantengan al margen.

El otro escenario ideal para Macri es mucho más difícil de controlar, al menos para la actual administración: la economía. Con suerte llegaría con un dólar que no supere los 50 pesos y con más suerte aún, la inflación dará un respiro hasta octubre, hasta ganar la elección. 

En tanto, para el exministro de Economía espera un "operativo clamor" sobre su candidatura para "romper la grieta". Involucra, en ese planteo, a la Unión Cívica Radical (UCR). Una convención radical que signifique un quiebre con Cambiemos y el PJ nucleado dentro de "Alternativa Federal" que decida apostar a su figura. 

Lo perfecto sería que Cristina Fernández no juegue para evitar que el voto opositor se disperse. Pero en caso de que eso no suceda, agrupar lo más que pueda a la oposición y llegar al balotaje. "Si estamos en segunda vuelta, Macri no tiene chances. No habría con quien polarizar", explican. 

Según las últimas encuestas realizadas en los últimos días de marzo y los primeros de abril por Raúl Aragón, Ricardo Rouvier y la consultora Synopsis, el exministro de Economía, Roberto Lavagna, se asoma como firme competencia tanto de Macri como de Cristina pero en un escenario de balotaje.

Según lo publicado en el diario 'Clarín', Synopsis plantea tres escenarios de primera vuelta, variando el candidato de Alternativa Federal (Lavagna, Massa y Urtubey). En los tres figura Cristina primera (entre 35,9% y 39,8%), Macri segundo (entre 28,8% y 31,2%) y el peronista no K tercero.

Con matices: el que mejor mide del trío es Lavagna (16,5% contra 10,7% de Massa y 7,9% de Urtubey).

En cuanto a los balotajes, con y sin proyección de indecisos, Cristina vs. Macri están parejos (con la ex presidenta arriba, pero dentro del margen de error) y el que mejor se perfila es Lavagna. Según la encuesta, hoy les gana a ambos por amplia ventaja. 

Aragón también muestra el fenómeno de Lavagna para la segunda vuelta: es el que más ventaja le saca al Presidente y también aparece ganándole por mucho a la ex mandataria K. 

Ayer el gastronómico Luis Barrionuevo en una breve, pero intensa presentación televisiva dijo, entre otras cosas, que  "Lavagna incursionó fuerte en la política siendo candidato en otra oportunidad. Ahora, se decidió fuertemente en ser parte de la alternancia de la política. Es el candidato porque el momento que vive la Argentina. Él ya lo hizo, él puede, tiene la experiencia. Lavagna arrancó", sostuvo frente a Roberto García en el 'Canal 26'.

El gremialista destacó que el exministro ya mantuvo reuniones con gobernadores, empresarios y el movimiento obrero. "Lo hizo a su manera, distinto a lo que hizo (Carlos) Menem, que recorrió tres veces el país. Lavagna encaró por otro lado, buscando el consenso por su idiosincrasia. Lo sindico como un (Ítalo) Luder o un (Carlos) Reutemman", expresó.

Barrionuevo aventuró que "su" postulante va a participar de las internas del peronismo. "Va a ir, tiene que ir. Irá con Alternativa Federal o con un frente nuevo, pero irá a las PASO", anunció con un estilo de portavoz. Además, ratificó que el socialismo de Santa Fe que lidera Miguel Lifschitz y un sector del radicalismo acompañarán a Lavagna, al mismo tiempo que dejó en el aire otro de sus pronósticos políticos:

"Se espera la Convención radical para decidir si siguen con el Gobierno, que yo creo que no van a seguir. Lo creo 100%. Los que están al lado del Gobierno quieren seguir, pero son más lo que están afuera, sino ¿por qué los gobernadores desdoblaron las elecciones? Lo dejaron solo a Macri", enfatizó.

El sindicalista auguró que el PRO no le cederá a la UCR la vicepresidencia y remarcó que los únicos dos mandatarios que dijeron "morimos juntos los tres" fueron María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. "Durán Barba manifestó públicamente que el radicalismo no es importante para ellos. El PRO desconfía cuánto puede durar Mauricio si es reelecto, por eso se cubren", conjeturó.

Barrionuevo adelantó que en las próximos horas el hijo de Lavagna, Marco, el vocero Armando Torres y los dirigentes peronistas Julio Bárbaro y Carlos Campolongo "empezarán a explicar" por los medios que sí es candidato. "Va a ir a la interna y hará todo lo que tiene que hacer. Si quiere ser candidato y ser campeón, tenés que pelear con todos", dijo.

En esa línea, sostuvo que Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey no llegan a la meta final. "Cuando miren la realdad se darán cuenta que no llegan. Las ganas de una interna seguro las tienen. Nadie se rinde antes y seguramente tratarán de pelearle (al economista). Creo que no llegan a las PASO, se bajan antes", presumió.

Dijo que no cree que Cristina vaya a confrontar: "Cristina no va a ser candidata. Haciendo un análisis crudo de la situación que está viviendo vemos que metió en un brete a la hija. El hijo tiene fueros pero la hija, no. Ella misma tiene ocho procesamientos", sostuvo, y agregó: "La gente no va a optar por ninguno de los dos, votarán por la alternativa y la gente ya encontró el candidato".

"No sé quién será el candidato del kirchnerismo, pero no es ella (aunque) se esté organizado el acto en una cancha de Avellaneda", afirmó, y pronosticó que Cristina "no llega" a la segunda vuelta. Pero además, filoso y sin bozal, estimó que Macri "tampoco va a ser candidato".

"Si van los dos es el peor de los mundos. En la Alianza estaba el radicalismo y el Frepaso. ¿Dónde está la Alianza hoy? Sería Cambiemos, ¿dónde está el Frepaso? El PRO va camino a desintegrarse si no cambia de candidato. Van a tener que pelear a ver si mantienen la Capital y la Provincia. Los votos de Lavagna en la Ciudad son muy fuertes", consideró. Y ahí soltó nuevamente otro pronóstico: "El candidato en la Capital de Lavagna es Martín Lousteau".

Antes de que hable Barrionuevo, Lavagna se reunía con la líder del GEN, Margarita Stolbizer, y luego con el grupo de radicales díscolos que busca romper con Cambiemos. 

La reunión con Stolbizer tuvo lugar en la sede del GEN y duró una hora y media, lapso durante el cual el economista planteó los ejes de su propuesta y recibió el apoyo explícito de la ex diputada nacional del GEN a sus ambiciones políticas. 

"El Partido GEN fue convocado para formar parte de un proyecto de unidad nacional con otras fuerzas políticas, referentes sociales e individuos independientes que asuman la responsabilidad de pelear para sacar a la Argentina de una grieta inútil, para atender las problemáticas del presente y las oportunidades del futuro", destacó el partido de tradición socialdemócrata en un comunicado. 

Y agregó que en el marco de ese proyecto político, "se ha valorado el aporte del liderazgo y la trayectoria de Roberto Lavagna, en un contexto de incertidumbres que nos impone dar mayor impulso a certezas e institucionalidad". 

"Lo que me preocupa es la polarización, que la gente tenga que elegir entre el mal gobierno de Macri o volver al mal gobierno de Cristina. Yo creo que este gobierno que tenemos es una desgracia, entre otras cosas porque deja firme la posibilidad de que vuelvan los anteriores”, concluyó la propia Stolbizer.

Poco después de la reunión con Stolbizer, Lavagna recibió en su oficina a los radicales disidentes: fueron de la partida el vicepresidente del Comité Nacional de la UCR, Federico Storani; el ex diputado nacional Ricardo Alfonsín; el presidente de la Convención Nacional de la UCR, Jorge Sappia; y el dirigente Juan Manuel Casella. 

Durante el encuentro, el ex ministro -que estuvo ladeado por el ex embajador Rodolfo Gil, quien integra su equipo de colaboradores-, habría repartido a sus invitados un texto con su programa de Gobierno para pensar la Argentina que viene. 

De esta manera, el ex titular del Palacio de Hacienda en los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner sigue cosechando adhesiones por fuera del peronismo. 

Sucede que Lavagna pretende erigirse como el candidato de consenso de todas las expresiones que no comulgan con la llamada "grieta", pero para eso necesitaría que declinen sus aspiraciones presidenciales los postulantes del peronismo que armaron Alternativa Federal y que instalaron sus candidaturas antes de que él orillara ese espacio con intenciones de hegemonizar.

Tanto el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, como el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, desafiaron a Lavagna ratificando sus respectivas candidaturas y lo invitaron a participar de las PASO para dirimir el liderazgo de ese frente electoral. 

Ante la resistencia del PJ Federal a admitir sus requerimiento y ungirlo por aclamación, Lavagna se abroqueló en torno a sus aliados del socialismo y del ala radical rebelde que quiere romper lanzas con Cambiemos. Stolbizer, Storani, Alfonsín, Miguel Lifschitz, Miguel Pichetto, Marcelo Tinelli y Matías Lammens son algunos de los que patrocinan la candidatura presidencial de Lavagna.

Esta mañana el diario platense 'El Día' tradujo la reunión de la siguiente manera: "Lavagna arma una mesa provincial para impulsar su candidatura".

"A pesar de que aún no ha confirmado si será candidato presidencial, Roberto Lavagna ya dio el visto bueno para que su gente empiece a armar una Junta Promotora de su postulación en la provincia de Buenos Aires, un territorio en el que resulta imprescindible contar con un armado político serio si se sueña con la Casa Rosada", comienza el artículo.

Insiste en que el exministro revele el misterio sobre su futuro después de las elecciones a gobernador en Córdoba, convocadas para el 12 de mayo y cuyo resultado puede determinar consecuencias internas en el radicalismo a nivel nacional y acaso erija a un nuevo presidenciable. Sucede que, con la UCR provincial dividida por imposición del gobierno nacional, el gobernador peronista Juan Schiaretti asoma como un posible triunfador con cierta holgura.

Mientras va cobrando forma la mesa provincial del lavagnismo, un espacio en el que convergen peronistas, ex massitas, radicales, socialistas y demás dirigentes. Ya realizaron varias reuniones bilaterales, algunas más pobladas, la mayoría reservadas, aclara 'El Día'.

Según recolectó el mencionado diario platense: "Se lo ve muy activo en la tarea al platense Juan Amondarain, otrora hombre de Sergio Massa en la Provincia pero hoy distanciado de él por diferencias políticas. En esa mesa se sientan también el ex intendente de Bolivar y actual diputado nacional, Eduardo “Bali” Bucca -muy amigo de Marcelo Tinelli-; el ex embajador Rodolfo Gil; el ex ministro sciolista Alejandro “Topo” Rodríguez, de histórica relación con Lavagna y actualmente preparando la retirada en buenos términos del municipio de La Matanza, donde es funcionario; y el ex titular de la Cámara de Diputados de la Nación, el duhaldista Eduardo Camaño, veterano de mil batallas bonaerenses.

Hasta aquí, nombres vinculados al justicialismo. Pero, se sabe porque él mismo lo ha dicho, el plan de Lavagna es representar a una alianza de sectores no kirchneristas en la que no sólo estén presentes expresiones vinculadas al PJ. El hombre piensa en una pátina progresista. Por eso, en varias charlas fundacionales que se han concretado en secreto estuvieron presentes el socialista Jorge Illa -en representación del gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz- y Rubén Grenada, ex intendente de Saavedra y recientemente electo titular del partido GEN a nivel bonaerense. El GEN es la fuerza de Margarita Stolbizer, que fue aliada de Massa en el turno electoral pasado.

Por separado, cada uno de estos actores se ha reunido con Lavagna. Los socialistas y el GEN, hace muy pocos días. Y están los radicales bonaerenses díscolos, otra pata que busca Lavagna, que habrían tenido un encuentro reservado con él ayer mismo. Hablamos de Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella, entre otros. Este grupo desconoce a la conducción orgánica de la UCR provincial que, encabezada por el vicegobernador Daniel Salvador, ya avisó que se quedará en Cambiemos.

Otro actor que se sentará en la mesa del lavagnismo es el ex funcionario bonaerense -gestión María Eugenia Vidal- Fernando Rozas, que hace poco lanzó su propio espacio provincial dentro de Alternativa Federal con un acto en La Plata al que asistió, cual figura estelar, el senador nacional Miguel Pichetto.

Rozas, un hombre que supo estar muy cerca de Francisco De Narváez, dice contar con el respaldo de Duhalde y su Movimiento Productivo Argentino para lanzarse a la aventura provincial. No sorprende: Duhalde manda a todo aquel a quien conoce a jugar con Lavagna. Pero Rozas tiene un valor agregado notable, que lo hace muy apetecible para la mesa provincial lavagnista: es el apoderado de un par de partidos políticos menores pero que servirán, llegado el caso, para conformar el frente electoral con el que podría competir al ex ministro de Economía.

Una idea que se incuba es darle al lavagnismo provincial cierta densidad política institucional. Hay mentes que piensan en que es posible armar “Bloques L” en las cámaras legislativas. Lo que supone negociar pases de actuales diputados y senadores que hoy son opositores a Cambiemos (léase massismo, peronismo clásico o kirchnerismo). Aunque el final es abierto, algo de eso empezó a transitarse ayer, en una reunión reservada en un hotel del centro platense.

Todas estas movidas de la “proto mesa” bonaerense de Lavagna serían blanqueadas después de la Semana Santa, luego de una reunión iniciática. El miércoles 24 es la fecha posible. 

El gran déficit que hasta ahora viene mostrando este sector es la candidatura a gobernador bonaerense. (...) Dicen que él quiere que sea Tinelli, de enorme popularidad televisiva. El animador, por ahora, juega al misterio".