Leído

CAPTURADO

Foto: Este es el violador serial de Rosario y ya 8 víctimas lo reconocieron

Dom, 21/07/2019 - 8:02pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Un violador serial fue capturado tras un arduo trabajo policial en Rosario este fin de semana, y aunque el acusado se negó a declarar, ocho de sus víctimas lo reconocieron. "Cuando lo vi, me temblaba el cuerpo", dijo una de las mujeres que participó en la rueda de reconocimiento. El detenido, de 30 años, está acusado de haber atacado a sus víctimas entre enero y julio de este año.

Contenido

Atacó a sus víctimas entre enero y julio de este año. Las maniataba, las amenazaba de muerte, a algunas solo le pedía hacerle sexo oral, mientras a otras las abusaba completamente. Un psicótapa, enfermo, y violador serial, que después de atacar a sus víctimas les dejaba un precinto en el cuello. Todos los sucesos ocurrieron en Rosario, provincia de Santa Fe, donde las calles de la ciudad se llenaron de miedo por el violador que andaba suelto. 

Pero este fin de semana la policía rosarina pudo dar con el sospechoso: un hombre de 30 años al que 8 de sus víctimas lo reconocieron entre lágrimas y terror. 

"Cuando lo vi, automáticamente me di cuenta de que era él. Claramente me puse nerviosa, me temblaba el cuerpo, no la pasé bien, pero estoy segura que era él", dijo una de las víctimas en una entrevista radial.

"La cara no me la había olvidado, lo pude reconocer. Mi problema era que cuando me atacó no tenía barba y casi nada de pelo, pero en la rueda tenía barba, lo que me confundía. Pero cuando le vi la forma de la cara, los ojos y la altura, enseguida supe que era él", explicó en referencia a los cambios de su aspecto.

Este domingo 21/07 se realizó la audiencia imputativa al detenido, identificado como Pablo Barreto de 30 años, por orden de la fiscal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Alejandra Raigal: le dictaron prisión preventiva por 2 años. 

El acusado se negó a declarar y se le dictó la prisión preventiva por ocho casos de robo, privación ilegal de la libertad y abuso sexual contra las mujeres que fueron atacadas en distintos puntos de la ciudad de Rosario.

"Con seguridad hay otros dos casos en los que falta avanzar, pero vamos a llevar adelante la acusación”, adelantó la fiscal Raigal una vez finalizada la investigación.

"El acusado tiene el mismo patrón de conducta en casi todos los ataques. Primero entraba al negocio a ofrecer un servicio de seguridad o de cámaras, o preguntaba por un artículo, se cercioraba de que hubiera una mujer joven sola y que no hubiese cámaras de seguridad en el interior y después volvía otra vez como cliente”, relató la fiscal. 

Según precisó Raigal, el atacante luego las amenazaba con un arma que no fue encontrada, llevaba a sus víctimas hacia un baño del fondo, las ataba con precintos plásticos negros, de distintos tamaños y a todas igual -en el cuello, las muñecas y los tobillos- y después abusaba o intentaba abusar de ellas.

La fiscal detalló que en algunos casos hubo “acceso carnal”, en otros “las obligaba a practicarle sexo oral” e, incluso, “les apretaba el precinto del cuello y les dejaba marcas”.

Barreto fue detenido el jueves a la noche en su trabajo, una pizzería situada en Zeballos al 2000, de Rosario. Mientras tanto, las autoridades realizaron tres allanamientos. Dos de esos procedimientos se concretaron en la casao del acusado y en el de su abuela, y allí secuestraron una moto negra dominio 836JMT, un casco negro con la calcomanía blanca, ropa presuntamente utilizada en los ataques como una campera, un jogging y zapatillas, y celulares robados a las víctimas.

Barreto aceptó someterse a una extracción de sangre para ser cotejado su ADN con el de las muestras de plasma seminal colectadas por las escenas de los ataques sexuales. El detenido tiene el cabello corto y morocho, usa barba, mide 1,70 metros y presenta una llamativa cicatriz que le atraviesa en diagonal la mejilla izquierda, la cual fue clave para su reconocimiento por parte de las víctimas.

“Cuando pasó lo que pasó, vi solo una parte de la cicatriz, pero era muy grande, le cubre toda la cara, desde la boca hasta entre la ceja y la oreja; no tengo dudas que es esa persona”, señaló una de las jóvenes atacadas.

El violador serial, tiene 30 años.