Leído

DEL DELASOTISMO AL ALBERTISMO

Un llamado, una foto, una obsesión...

Dom, 25/08/2019 - 9:53pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La foto entre el candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, y la legisladora provincial por Hacemos por Córdoba, Natalia de la Sota, abrió un interesante debate a nivel local: "¿fue a destiempo el llamado que Alberto recibió de Juan Schiaretti, gobernador cordobés?". Hay quienes dicen que en campaña nada es tardío porque el partido por la copa es en octubre...

Contenido

"Gracias @alferdez por la invitación. Coincidimos en que hay que seguir tendiendo puentes para construir un país unido y en paz. Le pedí especialmente por nuestra provincia y por los cordobeses. Córdoba será fundamental en la Argentina que viene. Me llevo su palabra y compromiso", saludó la hija del exgobernador Juan Manuel de la Sota, Natalia, legisladora provincial.
 
"Muchas Gracias @NataliaDLSok. Unidos vamos a construir una Argentina federal e integrada. Córdoba será parte de ese país que todos soñamos, cómo lo soñó tu padre y cómo tu padre me lo inculcó a mi. Tienes junto a todos los cordobeses y cordobesas mi palabra y mi compromiso", agradeció el candidato a presidente Alberto Fernández.

Esto no fue posible sin un llamado telefónico previo del gobernador cordobés Juan Schiaretti, cuyo padrón electoral juega un papel importantísimo. En las oficinas de San Telmo esperan mejorar el 30% de las PASO 2019, que a su vez superó a Daniel Scioli en 2015 cuando sacó 28%. Si suman algunos puntos más, el camino estará asfaltado para llegar a la Casa Rosada con votos propios. Saben desde el Albertismo que los K tienen el techo presidencial de 2015 y que están más que duplicando el porcentaje que sacaron en las PASO 2015: si logran llegar al 34% o 35% en esa provincia, Alberto Fernández podrá decir que llegó a ser presidente gracias a su aceitada muñeca política. Forma parte de una estrategia electoral nacional con los gobernadores que propone superar el 54% de la propia Cristina Fernández 2011. Eso sería clave a la hora gestionar en un eventual gobierno.

Pero hay un problema central que bien marca Diario Alfil: "Ese capital político, del que ahora el presidenciable bien puede presumir, se encuentra sin embargo huérfano de un liderazgo local.

El albertismo se asienta en Córdoba sobre el partido Parte, cuyo titular a nivel local es el ex legislador Enrique Asbert. Cuenta, además, con el apoyo de un puñado de gremios que integran su mesa sindical, y con dos grupos de profesionales/académicos que colaboran con el armado de la campaña y la fiscalización, y fungirían de semillero para cargos en reparticiones nacionales de confirmarse el triunfo que la fórmula F-F consiguió el pasado domingo en octubre.

Más allá de esta pequeña estructura, el albertismo no cuenta en Córdoba con una organización de envergadura y, más grave aún, no cuenta con un referente con peso propio, con un líder local alrededor del cual construirla.

Aún así, desde Buenos Aires destacan que el espacio no responderá a un comando múltiple, y esperan construir (o encontrar) un liderazgo fuerte en torno al cual deberá articularse. Lo contrario -entienden- sería repetir el mismo error que el kirchnerismo cometió en Córdoba, en donde las tribus k jamás lograron cohesionarse detrás de un abanderado".

¿Lo logrará? Es el gran desafío para que el Albertismo se consolide.