Leído

EL ESCENARIO ELECTORAL

Vice se busca: El menú, las discusiones y la figurita difícil

Mar, 11/06/2019 - 4:56pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Después de Sergio Massa, la otra gran incógnita de cara al cierre de listas es quién acompañará al Presidente en la fórmula para su aventura reeleccionista.

El 22/06 debe confirmarse quién acompañará a Macri en la fórmula presidencial.
Contenido

2 grandes incógnitas son, al menos, las que dominan a esta hora el mapa político de cara a la confirmación de las alianzas electorales y, luego, de las candidaturas. El 1er misterio es lo que hará Sergio Massa respecto a un acuerdo con el kirchnerismo. El 2do, quién acompañará a Mauricio Macri en la fórmula con la que buscará su reelección. 

Macri tiene más tiempo que Massa para su definición. Las candidaturas pueden confirmarse hasta las 23:59 del próximo 22/06. La alianzas, en tanto, deben ser inscriptas con el mismo límite horario, pero de este 12/06. Es decir, dentro de algo menos de 36 horas desde el cierre de esta nota. 

Dentro del oficialismo, a instancias de la UCR, la figura del candidato a vicepresidente es materia de debate. Para el radicalismo debe ser un signo de la "ampliación" que se reclamó para Cambiemos en la cumbre de Parque Norte. 

Desde hace algunos días tomaron vuelo las versiones de que, finalmente, será un radical (o una radical) quien complete el binomio que encabezará el Presidente. 

Las discusiones entre los socios comenzarían este miércoles en la Casa Rosada, en la previa al deadline para la inscripción de alianzas. Según informa lanación.com, serán recibidos por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy), el exsenador Ernesto Sanz, el radical que más cerca supo estar de Macri, como co-fundador de Cambiemos. 

Sanz goza de la buena aceptación del Presidente. También, del aval de Morales, que lo ponderó como potencial candidato. Dentro del macrismo también destacan al exsenador. "Me parece que sería un muy buen candidato", dijo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien, sin embargo, abrió el paraguas: "pero depende de lo que se discuta en el seno de nuestro espacio político, lo que opine el Presidente y de las ganas que tenga Ernesto". 

Es que si bien Sanz mantiene silencio, se sabe que desde que terminó su servicio en la Cámara Alta se alejó de la vida pública y hace trascender que no está interesado en retomarla. No obstante, algunos piden no tomar eso de manera tajante, aunque hoy el mendocino aparezca como la figurita difícil. 

El de Sanz tampoco es el único nombre en danza. Se habló el fin de semana de 3 mujeres radicales en competencia: la diputada bonaerense Karina Banfi, la senadora mendocina Pamela Verasay y la vicegobernadora de Cornejo, Laura Montero. A ellas se le sumó, además, el nombre del actor y militante radical Luis Brandoni. El mismo Frigerio lo confirmó como posibilidad. 

Tampoco hay que descartar que sea, en última instancia, Gabriela Michetti quien repita el rol. Menos probable parece, hoy, que sea un peronista quien acompañe a Macri en el binomio. De todas formas, Miguel Pichetto evitó pronunciarse al respecto por tratarse de una cuestión abstracta, ya que -dijo- nadie del Gobierno le hizo un comentario en ese sentido. 

Más allá de las discusiones que comenzarán en las próximas horas, la última palabra la tendrá Macri. Así lo hacen saber sus colaboradores. Andrés Ibarra, vicejefe de Gabinete, recalcó que la elección del vice "es muy privativa del Presidente", por lo que le bajó el precio a las opiniones alrededor de la cuestión. "Me gusta la fórmula que elija Mauricio Macri. Es una decisión de él", remarcó Ibarra, un macrista de la época de Socma. 

¿Qué busca Macri en su vice? Según dicen en su entorno, lealtad y confianza. La misma que mostró Michetti hasta ahora. Si fuera por Marcos Peña, la actual vicepresidente repetiría. Pero está el reclamo radical y la posibilidad de perder las elecciones frente al kirchnerismo, que lo obliga a rever y tratar de enviar señales hacia afuera para ampliar la base electoral.  No sólo eso: la amplitud también sería un gesto de apertura a la hora de buscar nuevos acuerdos de gobernabilidad, algo que un 2do gobierno de Cambiemos necesitará con desesperación.