Leído

ALERTAN POR RESIDUOS NUCLEARES

De Menem a Macri: La Argentina, el basurero del mundo

Jue, 05/09/2019 - 12:34pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La semana pasada, en medio del caos económico, pasó desapercibido un decreto firmado por el gobierno de Mauricio Macri (591/2019) que modifica una vieja orden que habilitaba a la importación de basura de otros países y que generó escándalo durante los años menemistas por la aparición de residuos nucleares. Ocurre que habilita a importar basura peligrosa sin controles. En estos días, empezó a salir a la luz y hoy tuvo su correspondiente repercusión en las redes sociales.

Contenido

Un polémico decreto firmado por el gobierno de Mauricio Macri pasó desapercibido: se trata una modificación de la vieja orden Nº 181/1992 que por entonces habilitaba a la importación de basura de otros países y que generó un escándalo por la aparición de residuos nucleares en el gobierno de Carlos Menem.

Ahora, las modificaciones pasaron tan solo por un solo artículo y según trabajadores de la Economía Popular y ambientalistas, el mismo "flexibiliza el debido control ecológico", librando a la Argentina a transformarse en un país receptor de basura peligrosa como la nuclear, proveniente de Europa y otras regiones.

Esto, además de poner en peligro al medio ambiente, representa una dura contradicción en términos ecológicos: mientras el gobierno no destina los suficientes fondos para reciclar la basura que se genera en su propio país, se destinarán millones para pagar la basura que descartan otras naciones. Todo esto, mientras países como China y parte de la Unión Europea prohíben el ingreso de basura a sus países.

Los primeros en denunciar este nuevo decreto fueron los Cartoneros y Recicladores urbanos que a las claras, hoy se constituyen como de los principales recolectores de cartones, plásticos y otros elementos que terminan descartados de la basura, para ser reciclados.

Según la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR), en nuestro país se generan 40.000 toneladas de basura por mes y el 40% podría ser reciclado. "De esta cantidad solo se recicla la mitad gracias al trabajo cotidiano de los cartoneros (150.000 en todo el país)", explican.

"En lugar de potenciar la recolección y reciclado de los residuos que tiramos los argentinos, se facilita la importación de los residuos de los europeos. Esto perjudica a los cartoneros que trabajamos de esa recolección y de la venta de ese material. Y en el medio de una crisis social y económica, significa que nos llevan al hambre", expresaron en un comunicado.

"Antes se tenía que demostrar que lo que llegaba eran residuos inocuos y se tramitaba en la Secretaría de Ambiente un permiso específico para cada importación. Ahora simplemente se puede importar sin esa necesidad", manifestaron.

La flexibilización de las restricciones y controles para la importación es para "desechos de papel y cartón, chatarra ferrosa, chatarra de aluminio, desechos de material plástico y vidrios, entre otros". De esta forma habilita la importación de los mismos sin necesidad de ninguna habilitación que certifique la inocuidad sanitaria y ambiental, como pregonaba la ley anterior.

De ahí que el país se vuelve un receptor de basura peligrosa y el Estado destinará fondos que podría utilizarlos para el reciclado de su propia basura. Algo que, sin dudas, suena raro.

En efecto, Myriam Bregman, legisladora porteña y candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda-Unidad, salió a advertir que el objetivo de Macri parte de "un gran negociado para sus amigos empresarios del plástico, las metalúrgicas y las papeleras". Y advierte que el mismo "además de ser una amenaza al medioambiente, afecta directamente a quienes aportan al reciclado urbano".

Entiende también que en vez de estar discutiendo como se logra un 100% de reciclado de la basura del país, industrializandolo y mejorándolo, para mantener intacto al medio ambiente, se importa basura para abaratar precios para los empresarios amigos.

Las repercusiones en 'Twitter' no se hicieron esperar: