Leído

TERRITORIO HOSTIL

Córdoba: La nueva 'madre de todas las batallas' para Macri y Fernández

Vie, 19/07/2019 - 3:03pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Con el 37% del padrón, la provincia de Buenos Aires siempre fue la ‘madre de todas las batallas’ electorales con más de 12 millones de votantes actualmente. Luego se ubica Córdoba con el 8,6%. Pero en estos comicios la provincia mediterránea adquirió otra importancia. Allí se concentra el voto antikirchnerista que apoya a Macri y que fue decisivo en 2015, aunque las encuestas muestran que el Presidente perdió votantes. Alberto Fernández necesita achicar distancias con Macri en ese territorio. Para eso se reunió con el gobernador Schiaretti, que no hace campaña por nadie, y ahora trabaja para sumar el apoyo de más intendentes peronistas.

Alberto Fernández con Sergio Massa en una conferencia de prensa en el hotel NH Panorama, de Córdoba.
Contenido

Córdoba ha sido siempre territorio hostil para el kirchnerismo y un bastión de Mauricio Macri donde logró porcentajes de votos altísimos. En el balotaje de 2015 alcanzó el 72% y en la primera vuelta el 53 %. Hoy estaría lejos de esos números. Un sondeo de Grupo Feedback le otorga al Presidente una intención de voto del 34,3 %. Por su parte, Alberto Fernández se posiciona en segundo lugar, con el 21,8 % de adhesiones. Por eso en las PASO la provincia de Córdoba de está convirtiendo en la nueva ‘madre de todas las batallas”. Alberto ya estuvo dos veces allí y en Juntos por el Cambio planean reforzar la campaña en la zona centro del país.

Macri quiere conservar sus altos guarismos y Fernández está obligado a achicar la distancia con el Presidente, por eso el postulante del Frente de Todos estuvo con el gobernador Juan Schiaretti y ahora volvió a la provincia mediterránea acompañado de Sergio Massa y alejado de la figura de Cristina Fernández que resulta indigerible al votante cordobés.

Según el último sondeo en Córdoba correspondiente al Grupo Feedback, en primer lugar se mantiene el presidente Mauricio Macri con el 34,3 % de intención de voto sobre el 21,8% de Alberto Fernández. Pero lo llamativo es el 26,2 % de los indecisos, un porcentaje altísimo que todos los candidatos quieren captar.

En tercer lugar aparece el precandidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna, con el 5,2 % y detrás de él José Luis Espert, por el Frente Despertar con el 3 %.

Por su parte, CB Consultora tiene otros números. A Macri lo ubica primero con 44,10% mientras que a Fernández lo tiene segundo con el 26,4%. Y sólo registra un 10 por ciento de indecisos.

En tanto, el consultor Gustavo Córdoba indica que en la primera vuelta Macri podría sacar entre 40 y 45% de los votos, a pesar de que en 2015 había alcanzado el 53%. Y Alberto Fernández lograría una intención de voto que va del 25 al 30%, mucho más que el 18% obtenido en octubre de 2015 por Daniel Scioli. El mismo escenario se repetiría en un eventual balotaje.

Consciente de la importancia de Córdoba, el gobierno intensificará la campaña en la zona centro del país junto con Santa Fe, ciudad y provincia de Buenos Aires.

El Gobierno ya tiene previsto para los últimos días de campaña previo a las PASO el desembarco en la región centro para recuperar los votos de perdidos cordobeses.

Alberto Fernández estuvo en Córdoba y afirmó este jueves (18/7) que "los cordobeses van a reflexionar" sobre su voto de 2015 y consideró que no es necesario el apoyo explícito del gobernador local, Juan Schiaretti, porque el respaldo en las urnas lo tiene que ganar por su cuenta. Sin embargo, el mandatario jugó a favor del Gobierno nacional al competir con boleta corta y mantener distancia de Cristina.

"Lo que el Gringo haga va a estar bien hecho. Sé que el electorado de Córdoba tiene sus peculiaridades y él cree que su postura es lo mejor para los cordobeses", señaló Fernández.

En conferencia de prensa junto al primer candidato a diputado nacional por Buenos Aires, Sergio Massa, el precandidato presidencial agregó que "los votos de los cordobeses los tengo que conseguir yo; no los tiene que conseguir el Gringo".

"Yo aspiro a que entiendan que en la Argentina ha habido un retroceso enorme en los últimos cuatro años", recalcó.