Leído

CFK

El peligro de repetir el error 2017 y la Feria del Libro 2019

Mie, 08/05/2019 - 8:32pm
Enviado en:
1 comentario

Cometer el mismo error 2 veces puede resultar un costo terrible en la política, actividad donde no siempre ganan quienes más aciertan sino quienes menos se equivocan. El caso de Cristina Fernández de Kirchner es llamativo.

Cristina Fernández de Kirchner.
Contenido

En 2017, Cristina Fernández de Kirchner inició su proselitismo provocando la incertidumbre acerca de si sería o no candidata por Unidad Ciudadana.

La fase 2 de su marketing electoral fue llamarse a silencio, una extensión de la incertidumbre, y durante ese período ocurrió un incremento sorprendente de su imagen positiva que coincidió con un descenso de la 'elegibilidad' de Cambiemos.

Sin embargo, en la fase 3 de la campaña de CFK, desnudó cierta verborragia que contradijo las especulaciones acerca de su descubrimiento de la cautela, e inició un descenso en su popularidad que coincidió con el despegue de Cambiemos, alianza que ganó el comicio.

Jaime Durán Barba se encuentra convencido que la campaña 2019 es un calco de 2017, que CFK es previsible y, hasta ahora, ella parece estar confirmando la especulación del gurú electoral de Mauricio Macri.

En la fase 1 del proselitismo 2019, CFK alentó una incertidumbre acerca de si será o no candidata por Unidad Ciudadana.

En la fase 2, CFK mantuvo un silencio casi permanente que coincidió con una llamativa mejora de su imagen positiva y un marcado descenso de su imagen negativa.

En la fase 3, que comenzó con su libro "Sinceramente" parece haber repetido el comportamiento de 2019 y ya se instala que comienza a ocurrir una pérdida de gran parte del volumen de preferencias obtenidas trabajosamente durante los recientes 6 meses.

El acto en la Feria del Libro de presentación oficial de las memorias de CFK será una bisagra en su campaña 2019: ella puede reingresar al escenario de cautela o afianzarse en su auto reivindicación, ahora ya utilizando la verborragia.

De acuerdo a Durán Barba, CFK es previsible y no lo defraudará.

Corresponde ahora que CFK exprese su voluntad.

La trampa

La militancia puede convertirse en un vietnamita 'cazabobos' para los líderes políticos, en especial los que gustan del populismo.

La militancia es un microclima que acaricia el ego de los dirigentes. La vanidad desequilibra la capacidad de 'hacer política' porque obliga a continuar priorizando la caricia a los militantes, una extraordinaria zona de confort que, sin embargo, construye un círculo vicioso.

CFK resulta sensible, en exceso, al fervor de sus militantes, y en 2017 lo pagó carísimo, más allá de la candidatura rompepiquete de Florencio Randazzo.

No fue la única ocasión en la que CFK perdió culpa del ego sensible a los militantes. 

En 2007, ella realizó una campaña, muy 'guionada' por Alberto Fernández, prometiendo corregir los errores de Néstor Kirchner, en especial en materia de seguridad jurídica. Se deslizó a los medios oficialistas, que por entonces incluían al multimedios Clarín, la posibilidad de desprenderse de Julio De Vido y Ricardo Jaime. Hasta de Guillermo Moreno.

Sin embargo, ya en el poder nada cambió, al extremo que por 'el calor de las masas' (además del ímpetu excesivo de Néstor Kirchner) ella no pudo / no supo / no quiso imponer un freno al choque inútil con el campo, ya firmada la exResolución 125.

Es cierto que todavía vivía el jefe político de los K. Pero en 2011 él ya había fallecido, CFK era la jefa del movimiento, e interrumpió abruptamente el 'marketing del luto', que intentaba imponer alguna austeridad en el lenguaje, durante aquella visita poselectoral a Rosario (Santa Fe), donde acariciada por la militancia deslizó el "vamos por todo" tan ruinoso para su imagen pública.

En verdad, la derrota electoral 2013 comenzó con aquel júbilo oral que, para colmo, el Mundo K reivindicó, asumió y multiplicó.

La ceguera

Todo dirigente político se encuentra ante una disyuntiva: elegir el receptor de su mensaje central, más allá de que también hay discursos secundarios, meta mensajes y relatos.

Una posibilidad consiste en quedarse en la 'propia tropa', la fiel militancia, 'los que siguen en las buenas y en las malas', la barrabrava. Es legítimo decidir esta alternativa pero hay que asumir que puede no sumar lo suficiente para ganar un comicio.

De todos modos, hay líderes felices con su 'mentalidad de clan' tal como hay dirigentes y simpatizantes de clubes chicos satisfechos con su oportunidad, y no ambicionan parecerse ni a River Plate ni a Boca Juniors.

Otra posibilidad consiste en comprender que la lealtad de la 'propia tropa' ya es un activo propio, y la misión es trabajar para conseguir lo que no se tiene, para lo que se precisa elaborar propuestas y profundizar la política.

Por supuesto que es más difícil. Es obvio que resulta más sencillo quedarse en el nivel básico o primario del proselitismo. Pero el triunfo sólo existe en esa fase que CFK no transitó en 2017: obteniendo lo que le falta.

Es importante considerar que las redes sociales son importantes como vehículos de difusión pero es harto confuso considerarlas un termómetro porque no reflejan la complejidad de una sociedad sino un corte parcial de ella, con especial participación etaria juvenil en algunas de ellas.

El dólar

Todos coinciden en que la evolución de la paridad cambiaria será un gran elector 2019. En verdad esto es ya crónico en la Argentina estafadora de los tenedores de pesos. Carlos Menem ganó la reelección de 1995 acusando a su rival José Octavio Bordón que modificaría las condiciones de la convertibiliddad y así se podría mermar el poder adquisitivo de la población (y ganó la defensa mayoritaria de la estabilidad, expresada en el 'voto cuota').

Una posibilidad es que CFK se encuenrre descontando que la economía se complicará mucho más, afectando a Macri, y entonces no es necesario desplegar una estrategia más elaborada.

Es probable que ella se encuentre confiada en el diálogo casi permanente que mantiene su ex ministro hoy diputado nacional Axel Kicillof con los economistas del Fondo Monetario Internacional que visitan otra vez la Argentina.

El 45% de la capacidad prestable del FMI se encuentra aplicada a la Argentina, y eso expresa el comportamiento amplio, pluripartidario, del organismo financiero multilateral.

No obstante -casi despejada la posibilidad del Plan V que llegó a preocupar a los K-, hay un obstáculo importante en la creencia de que una economía complicada afirmará a CFK sobre Macri, permitiéndole volver a despegar en las encuestas de tendencias de opinión pública: Roberto Lavagna.

La economía complicada es lo que lanzó al escenario al ex ministro de Economía, y ese probable escenario es lo que lo mantiene en carrera aunque su presidenciabilidad enfrente muchas dificultades operativas.

Lavagna, en verdad, es el nombre lanzado a escena por quienes, en el 'círculo rojo', avizoran que la economía puede complicarse y no confían en CFK.

También Sergio Massa se encuentra en ese lote de precandidatos que consideran que la economía en crisis mayor perjudicará a Macri pero no necesariamente beneficiará a CFK.

Por lo tanto, hay múltiples indicadores de que la preferencia por la vanidad es un mal indicador para CFK. Pero sólo ella puede definir cómo jugará en la fase 3 de su proselitismo.
 

Comentarios

Un golpe mortal para Macri,serìa que Cristina no se postule como candidata.