Leído

MACRI CONTRA TODOS

Jaime no quería pero el FMI quedó en el centro de la agenda electoral 2019

Vie, 22/02/2019 - 1:08pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Mauricio Macri defiende a rajatablas su solicitud de asistencia al Fondo Monetario Internacional y el cumplimiento estricto de lo prometido (porque especula con recibir un dinero importante durante el año electoral). Pero Jaime Durán Barba no quería que el FMI quedara en el centro de una agenda que él imagina más confortable con la inseguridad y mucha polarización con el peronismo (aunque su problema primario y urgente es la UCR pero ya se sabe que ni Macri ni Durán Barba toman en serio a los radicales). Pero en el contexto del FMI están ocurriendo otros hechos, informa un 'paper' producido por Claudio Chiaruttini:

Reunión del Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional
Contenido

-Roberto Lavagna, el massismo y el kirchnerismo y hasta la CGT, que se entrevistaron con la delegación del FMI, aseguran que va a ser necesario renegociar el acuerdo porque es imposible de cumplir. ¿Va a ser necesario renegociar con el Fondo Monetario Internacional?

-Sería hacer de vuelta lo que ya ha hecho la Argentina, tal vez como en ningún otro lugar del mundo, reiteradamente en el último medio siglo. Nos hace no creíbles, no confiables. Lo más importante en la vida es la confianza. Por eso les pido a los argentinos que, más allá de todo lo que hemos vivido, tengan confianza en lo que están haciendo. Si volvemos a buscar el atajo, la avivada de decir que no vamos a pagar, nos va a llevar a años de retraso. Tenemos que decir que aprendimos de nuestro pasado. Cuando escucho estas propuestas por parte del peronismo, digo: "Son lo que ellos nos han dado durante muchos años y así estamos". Así estamos después de todas las recetas que ellos aplicaron.

Mauricio Macri, 
entrevistado por Santiago Dapelo,
en La Nación (22/02).

 


Resulta muy interesante contrastar este fragmento de la entrevista al Presidente, al iniciar su regreso desde India, Vietnam y Emiratos Árabes Unidos, con un comentario de Claudio Chiaruttini en su newsletter confidencial En Coordenadas:

"En pocas horas, los representantes de la misión del Fondo Monetario Internacional que estuvo en la Ciudad de Buenos Aires durante casi 3 semanas, llegará a Washington para realizar su informe sobre las perspectivas de la Argentina en un año donde se realizan elecciones presidenciales. Pese a la reserva que suelen tener en estos casos, Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne ya le adelantaron a Christine Lagarde que poco importa el resultado de la votación, todos los economistas y candidatos entrevistados, salvo Mauricio Macri, con más o menos palabras, adelantaron que van a renegociar el acuerdo que se firmó hace menos de seis meses, dado que lo
consideran “impracticable”.

Lo que más sorprendió a los hombres del FMI fue que nadie se expresó explorando las posibilidades de una
renegociación de las metas macroeconómicas o del cronograma de la devolución de los préstamos recibidos. Lo
dieron como un hecho
. Los más duros, como Axel Kicillof y la Confederación General del Trabajo, directamente hablaron de default; los más suaves, de ‘extender los plazos’; y casi todos culparon a las condiciones impuestas por Washington del actual escenario recesivo”, comentó un Director del Banco Central, que charló con los funcionarios del Fondo antes su partida (el organismo tiene su oficina local en uno de los edificios del BCRA y suelen comer en los salones de los propios directivos de la entidad).

“También los sorprendió que todos citan los mismo datos negativos, las mismas metas que no se pueden cumplir;
pero no coinciden con el diagnóstico. Los kirchneristas dicen que la emisión de deuda externa ahoga al país y, al mismo tiempo, que no ingresaron inversiones, sin entender que las colocaciones de deuda son ingreso de inversión financiera pura. En el oficialismo reconocen que la situación es mala, pero dicen que ellos hacen todos bien. La CGT y los empresarios, culpan al Gobierno de Cristina Fernández o de Mauricio Macri, pero nadie se responsabiliza por alguno de los indicadores negativos. Como tampoco todas las partes no coinciden lo que le pedirán al Fondo, en caso de ganar o de un nuevo mandato, salvo que habrá que renegociar lo firmado hasta ahora”, sostiene el Director del BCRA, sin reconocer tampoco la responsabilidad de la entidad en el proceso recesivo por la decisión de subir la tasa a niveles cercanos al 74% anual y bajarlas a una velocidad insuficiente para reactivar.

Uno de los funcionarios más cercanos al Jefe de Gabinete aseguró que “en Casa Rosada celebramos que la misión del Fondo haya terminado su tarea. Es la primera vez que el FMI da conocer casi toda la lista de economistas, empresarios, sindicalistas, funcionarios y candidatos que visitan en una misión de este tipo. Eso puso la Economía en la tapa de los diarios, justo lo que Jaime (Durán Barba) no quería; y todos los que hablaron con el Fondo, dieron a conocer sus críticas contra el Gobierno y las filtraron a la prensa. Incluso, algunos que tuvieron charlas muy reservadas, ‘blanquearon’ lo que dijeron en notas radiales” (clara referencia a los dichos
del ex titular del Banco Nación, Carlos Melconían, y su “Plan Picapiedras”).

Más allá del alivio que trajo el final de la tarea de la misión del FMI, en la Casa Rosada ya entendieron que los pésimos datos de la Economía están torpedeando los planes que habían diseñado Marcos Peña y sus asesores
para la campaña electoral
. Ya no alcanza con hacer trascender a los medios que Mauricio Macri o Nicolás Dujovne realizan encuentros con reconocidos economistas ortodoxos. Lo que están exigiendo los mercados son medidas
claras y contundentes para frenar la inflación y reactivar el consumo y la producción. Sin embargo, hay pocas chances de que esto ocurra. Vaya un ejemplo.

La semana pasada, mientras la misión del Fondo daba vueltas por la Ciudad, en el 5° Piso del Palacio de Hacienda se llevó a cabo un encuentro entre autoridades económicas y los economistas de los mayores bancos nacionales e internacionales. Como en otros casos, se pidió “diálogo franco y sincero”, pero el resultado ni se acercó a eso.

Por los bancos estuvieron presentes Sergio Galván (Santander Río), Ricardo Dessy (Citi), Gloria Sorensen (BBVA
Francés) y Hernán García (Galicia). También asistieron representantes, no los economistas, de los bancos Itaú, Macro y Morgan Stanley.

Varios más fueron invitados, pero estaban de vacaciones y no enviaron a nadie.

Por parte del Gobierno de Mauricio Macri se notó la ausencia de Nicolás Dujovne, dado que encabezó el encuentro el Secretario de Política Económica (virtual ViceMinistro de Hacienda y Finanzas), Miguel Braun; quien estuvo acompañado por el Secretario de Finanzas, Santiago Bausili, y el Subsecretario de Programación Económica, Federico Filippini.

La reunión duró dos horas y si bien tanto Miguel Braun como Santiago Bausili buscaron confirmación de las entidades financieras de que el programa de colocaciones que tiene el Palacio de Hacienda se va a poder cumplir con “buenas tasas”; los economistas de las entidades financieras pusieron énfasis en la inflación, el tipo de cambio, la tasa de interés, la reducción del Gasto Público y la relación con el FMI.

Hubo diferencias entre los economistas de las entidades financieras. Algunos dijeron que habrá mejores indicadores macro en este mismo trimestre. Otros, en el segundo. Sin embargo, casi todo lo que se charló la semana pasada, hoy es “papel mojado”, luego de que el Banco Central cambiara la política de baja de tasa de interés, operara fuerte para que el dólar no siga subiendo (sobre todo, en los futuros) y que pidiera a los bancos oficiales que salieran a vender divisas.

Uno de los economistas que estuvo presente en el encuentro reconoce que el escenario cambió en una semana. “Pese a no tener peso electoral, el resultado de la interna de ‘Cambiemos’ en La Pampa sacudieron todo el escenario. 
 

Por un lado, quedó en claro que las campaña que diseña Marcos Peña no son infalibles (¿y si pasa eso a nivel nacional?). 

Por otro, quedó claro que si el radicalismo se pone duro, le gana las PASO a Mauricio Macri...

Y nadie quiere un Gobierno radical, aunque se llame Martín Lousteau. Por eso, comenzaron las compras de dólares y los que tenía divisas, las guardaron. 

A su vez, en el peronismo se respira otro aire. Ahora creen que se puede volver al poder y una cosa es Cristina (Fernández) como ‘cuco’ y otra como potencial Presidente de la Nación por tercera vez. De allí que la dolarización de carteras se gatilló, aún antes de saber lo que opina en FMI luego de su visita en la Argentina”.