Leído

CAMPAÑA

Macri saca la billetera: Llegó el momento de provocar el consumo electoral

Lun, 24/06/2019 - 2:38pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Ahora que el Gobierno nacional tiene definidas las listas de candidatos para las elecciones, empieza la campaña. Con la corrupción kirchnerista en un segundo plano en el interés de la sociedad, Cambiemos necesita lograr una mejora palpable en la economía. Mientras espera un repunte en las variables macro y mantener al dólar calmo, intentará provocar un mayor consumo hasta agosto –cuando se celebren las PASO- con una batería de beneficios: el plan para comprar 0 km, otro para motos, créditos de Anses, incentivos para el turismo interno y la adquisición de electrodomésticos.

Contenido

La administración Macri confía en que hasta octubre se mantendrá la calma cambiaria que implica un dólar planchado aunque con un relativo atraso, una macro estable, tarifas contenidas, y leve mejora del salario real.

Sobre este último punto el Gobierno confía en poder sacar una ganancia electoral y por eso prepara una batería de beneficios para provocar el consumo: el plan para comprar 0 km, otro para motos, créditos de Anses, incentivos para el turismo interno y la adquisición de electrodomésticos.

Sin embargo, desde abril la Casa Rosada lleva inyectando pesos en la economía con los préstamos a jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH, que ascienden a por $ 55.000 millones. Se trata de la friolera de $ 1.000 millones por día al consumo.

Según datos oficiales de la Anses, los créditos se repartieron en un 47% para construcción y reforma del hogar 22% compra de alimentos o indumentaria 17% pago de préstamos 7% atención médica y gastos de salud 2% para iniciar un nuevo negocio o emprendimiento 2% compra de productos para el hogar 3% para destinos no definidos.

Según el diario Clarín, la ANSeS tiene presupuestados desembolsar hasta 124.000 millones de pesos en esta etapa. Es decir que aún restan entregar casi $ 70.000 millones de pesos.

Y una parte importante de los desembolsos se harán en plena campaña electoral.

Según el diario El Cronista, el Palacio de Hacienda está preparando nuevas acciones para incentivar el consumo como el lanzamiento de "un plan similar al de los 0 km" que se especula que podría apuntar a la compra de motos, sector que acumula una baja 55% en el año.

Sobre los automóviles 0 km, también está en estudio la continuidad del plan de subsidio a la venta teniendo en cuenta que se habrían recuperado los $ 1000 millones del fondo que aportó el Ministerio de Producción y Trabajo para financiar la baja de los precios.

Y en el equipo del ministro de Producción Dante Sica tienen en mente la creación de lanzamientos del estilo "one shot" en donde se financie el estimulo al consumo en diferentes sectores en un tiempo acotado de tiempo. Así se hizo con el comienzo de clase y las librerías, ahora se realizó con las automotrices, vendría motos y se podría sumar electrodomésticos y paquetes turísticos de cara a las vacaciones de invierno.

Sin embargo, nada de esto sirve si el dólar no está controlado. Eso advierte el diario económico BAE: “El escenario económico más optimista de acá a octubre, con el que coinciden los analistas en general, es el de una macro tensa pero relativamente estable y con una evolución de la actividad económica en L. Con un dólar calmo y por ende con atraso relativo en su precio, y unas mejoras marginales del salario real y el consumo”.

Según BAE, los economistas coinciden en que, al menos hasta las PASO, habrá tranquilidad cambiaria. Luego dependerá del resultado de las primarias, aunque hay confianza en que el BCRA tendrá poder de fuego para dejar quieto el tipo de cambio. Pero, gane quien gane, después de las elecciones las presiones sobre el dólar continuarán. Y ahí el cálculo, si el precio se estanca, es que hará falta una corrección de al menos 20%. El ajuste se puede postergar pero no para siempre y su velocidad dependerá de cuántas reservas se gastaron hasta octubre.

Según el director de Ceso, Andrés Asiaín, consultado por BAE, “en el segundo y tercer trimestre la actividad puede mejorar un poco con el dólar quieto por quema de reservas, congelamiento de tarifas, el efecto de las paritarias, un impulso al consumo a partir de los créditos de Anses y algo de obra pública en PBA y CABA. Pero en el cuarto trimestre vuelven la devaluación y los tarifazos y va a afectar al PBI otra vez".

El director de LCG, Guido Lorenzo, coincide: "Se llega a octubre con relativa calma aunque no hay que subestimar la posibilidad de momentos de tensión sobre el dólar. Nosotros mantenemos nuestra proyección de una fuga de capitales de US$22.000 millones este año, lo cual exigirá intervención del BCRA".

Por último,  el economista jefe de Management & Fit, Matías Carugati, consideró que "la actividad se va a recuperar muy tenuemente, con muy poco impacto en el empleo y en forma de L. Hasta agosto lo cambiario va a estar tranquilo y después sí puede haber presiones. La cantidad de reservas que tenga que gastar el Central va a depender del resultado de las PASO".