Leído

A DÓNDE VAN LOS PESOS

El BCRA, las Leliq y el déficit que no miramos

Mar, 09/04/2019 - 7:41pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El instrumento de absorción de pesos es una promesa de emisión futura, por los intereses que implica (hoy en más del 65%). Esto alimenta la posibilidad de un balance negativo del Banco Central, que treparía al 4% del PBI este año, según estimaciones privadas.

Contenido

El Banco Central convalidó este martes una nueva reducción de la tasa de interés de referencia. Se trata de la aplicada en la licitación de Letras de Liquidez (Leliq). El rendimiento promedio total retrocedió 23 puntos básicos en relación al cierre previo y finalizó la rueda en el 66,937%. 

Las Leliq son el instrumento del BCRA para "secar" de pesos la plaza y así reducir su velocidad de circulación y evitar, al mismo tiempo, que se destinen a la compra de dólares. Todo con el mismo objetivo: desestimular a la inflación. 

Estas Letras reemplazaron a las Lebacs como herramienta de absorción. 

Según un informe de Consultora Ledesma, en base a datos del BCRA, desde octubre -cuando se implementó el vigente plan monetario- hasta el cierre de este 09/04, el "efecto monetario" de la colocación de Leliqs ha sido la absorción de $88.707,4 millones. 

En la rueda de este martes, el stock de Letras de Liquidez se incrementó en $ 1.768 millones, por lo que totaliza hasta el día de la fecha $1.032.515 millones, de acuerdo a estimaciones del economista Miguel Boggiano. A diferencia de las Lebacs, las Leliq están exclusivamente en manos de los bancos. 

El volumen del stock de Leliq es motivo de controversia entre los economistas respecto a cuál será su efecto en la economía. Es que mientras el gobierno de Mauricio Macri puso como elemento de adoración el "déficit 0", este sólo se aplica al primario, pero excluye al financiero (luego del pago de intereses de la deuda) y al denominado "cuasi fiscal".

Este último concierne al Banco Central y se produce cuando sus erogasiones son mayores a sus ganancias. Al emitir Leliq (al fin y al cabo, un bono), el Central se compromete a pagar un interés, por lo que los pesos que vuelven a la calle son muchos más de los que se absorbieron. Finalmente, habrá una mayor emisión. 

Un informe de la consultora de Miguel Ángel Broda, consignado por el diario Ámbito Financiero, estima que a fin de año el déficit cuasi fiscal treparía al 4% del PBI, con intereses mensuales que rondarán los $83 mil millones, un número cercano al "efecto monetario" señalado anterioremente. Broda es uno de los economistas escuchados por el Gobierno. 

“Si bien el rápido crecimiento del stock de Leliq no luce que podría ser causa de desestabilización hasta que asuma el próximo Presidente, lo cierto es que la dinámica de los pasivos remunerados del BCRA es sin duda una cuestión preocupante”, advierte el Estudio Broda.

Otros economistas, en tanto, relativizan el impacto del crecimiento de ese stock. En declaraciones a El Economista, Guido Lorenzo, de la consultora LCG, sostuvo que hoy el stock de Leliq es de 5% del PIB y a este ritmo llegaría a 8% a fin de año, pero recién sería un problema si alcanza los 2 dígitos, algo aún muy lejano.

Además, sostuvo que esto se compensaría considerando “lo que ganaría el BCRA por el revalúo de las reservas” si sigue apreciándose el dólar, aunque dependiendo de que no baje mucho el stock de dólares que tiene la entidad.

Por su parte, Gabriel Caamaño, de la Consultora Ledesma, destacó al mismo medio que este nivel de Leliq no afecta mayormente al balance del BCRA porque “no hay emisión exógena (giro de utilidades y adelantos al Tesoro) para financiar el déficit fiscal, algo que reduce mucho las necesidades de esterilización”. Y además, aseguró que el stock de Leliq aún tiene margen para crecer considerando que las Lebac “llegaron a $ 1,5 millones”.

En igual sentido, Alejandro Bianchi, de InvertirOnline, consideró que con tasas en torno al 60% “las Leliq aún deberían crecer en $ 500.000 M para que realmente sean un problema serio”. Esa cantidad es lo que faltaría para que estos títulos igualen a la base monetaria (BM), como ocurrió con las Lebac.