Leído

VOTO CASTIGO QUE CASTIGA AL VOTANTE

Enorme problema: ¿A cuánto se va la inflación con este dólar?

Mie, 14/08/2019 - 10:26am
Enviado en:
0 comentarios

Ser votante un domingo por un rato es un acto cívico que abarca a consumidores, miembros de familia, asalariados, empresarios, jubilados, desocupados, rentistas, empresarios, amas de casa y cuanto mortal negocie una vida cotidiana escindida de los discursos políticos de campaña. Pero la disparada del dólar, las tasas, el riesgo- país con que los mercados respondieron al resultado de las urnas convirtió el lunes último, que fue negro para los mercados, en tétrico cualquier ciudadano común. Sin precios en los listados y agoreros pronósticos de default, hiperinflación y las 7 plagas de Egipto juntas, la grieta al rojo vivo, nadie vendió ni compró, salvo excepciones. En las góndolas se insinuaron ya desde el viernes anticipos de una ola de aumentos al corazón de la canasta básica si sucedía lo que se temía: la derrota del oficialismo. La angustia e incertidumbre que vive el ciudadano tras los comicios hacen pensar que más que un voto castigo, el castigo fue que votara.

Y vuelta la burra al trigo, con un dólar a futuros en $70.
Contenido

Algunos recortes recogidos de la vida cotidiana del día después de las PASO, con la devaluación del 30% que decidieron los mercados y el dólar volando a $60:

** un herrero que deja en suspenso varios pedidos de trabajos que le habían hecho, pese a tener los materiales ya comprados, hasta que haya certezas de adónde llegará el dólar;  
 
** un propietario que suspende la concreción de un contrato de alquiler a la espera de ver qué sucederá con el dólar;

** el dueño de un local de artículos de ferretería que cierra hasta que aclare el panorama,

** un comerciante de la zona norte más cheta al que en media jornada le sacan de la mano 18 pulóveres que tenía en liquidación antes que los aumente,

** un industrial Pyme del interior explicó a BAE Negocios que en apenas 2 días perdió el 25% del stock de mercaderías facturadas y entregadas hace 2 y 3 meses, con los insumos referenciados con el dólar y el diferimiento de cobranza en pesos a 2 y 3 meses también,

** “los proveedores, comerciantes y empresarios pymes alertaron que ´no hay listas de precios´, por lo que ´nadie quiere vender insumos´", según publica Ámbito Financiero,

** también las concesionarias de autos también paralizaron las ventas a la espera de precio... 

...Y así podrían seguirse enumerando prosaicas anécdotas acumuladas en la trastienda de la catarsis de los grandes protagonistas de la escena nacional, los políticos, siendo los verdaderos perdedores de este show de la incertidumbre que viene de largo los casi 26 millones de ciudadanos que el domingo depositaron el voto en las urnas en representación de los 44 millones de habitantes que tiene en total el país.

En los próximos 70 días, la pulseada de los candidatos se centra en cómo torcer o mantener la diferencia de nada menos que 4 millones de personas que medió entre los 2 contendientes que acapararon el 80% de los sufragios en las PASO: el Frente para Todos y Juntos para el Cambio.

Pero hasta tanto, la atención tanto del 75% de la población que figura para ir a votar como del 25% que no está empadronada también está polarizada, pero hacia distintas direcciones: las pizarras cambiarias y las góndolas.

En el viernes previo a las primarias ya había habido fuertes apuestas en ambos frentes: los intermediarios de la City recibieron órdenes para comprar títulos dolarizados convencidos que ganaba Macri y los retailers de canasta básica fueron informados de nuevas listas con aumentos entre el 2 y el 5%.

El lunes, con los resultados puestos, los unos salieron a liquidar posiciones y los otros a retener, a la espera de que alinear las góndolas con las pizarras. 

"La oferta y la demanda de todo tipo de bienes quedaron en stand by hasta nuevo anuncio, con una "incertidumbre total" que generó pánico entre los empresarios de todos los sectores de la cadena económica. Los precios de referencia se ausentaron de todas las listas de productos y existe una fuerte preocupación por la ´inacción del gobierno´", publicó la web perteneciente al grupo Crónica.

Atribuyéndolo a fuentes consultadas, sostiene que la decisión de paralizar la comercialización en todos los sectores de la cadena buscó "achicar las pérdidas que la devaluación mortal está generando por la ausencia de financiamiento y la pérdida de valor de la mercadería vendida con plazos de hasta 90 días".

El economista Damián Di Pace, de Focus Market, pone el acento en los altos niveles de stock con los que cuentan la industria alimenticia y bocas de supermercados, pero ve en la caída de ventas del 9% que ya traía un freno al traslado seco de los costos por la devaluación.

Se cortó así el suave ciclo descendente que había iniciado la inflación, ya que en julio estimaciones privadas la ubican entre 2,3% y 2,5%, tras haber alcanzado el pico de 4,7% en marzo, en lo que constituyó una suave brisa para el poder adquisitivo de los salarios que se acaba de ir tan rápido como llegó: después de este salto del dólar pos PASO ningún pronóstico la hace bajar del 4% en agosto. 

Y vuelta la burra al trigo, con un dólar a futuros en $70.

Los medios en general interpretan del llamado que le hizo Macri al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el lunes 12/08, una orden para preparar un paquete de medidas de estímulo dirigido a la clase media que procure recuperar su voto en octubre. 

El candidato a vice, Miguel Ángel Pichetto, había asegurado, precisamente, que la derrota se debió al enojo de la franja media de la población por el plan de ajuste aplicado por imposición del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero en realidad el organismo había dado permisos a la Administración Macri para que derivara el desembolso íntegro preelectoral a incentivar el consumo y suspender aumentos de tarifas, y aún así los efectos no llegaron a la mayor parte de los hogares.

En realidad, la instrucción del Presidente al ministro fue que le dé forma a una solicitud de waiver al FMI para poder utilizar el último tramo de este año a financiar una reconquista de los bolsillos vacíos que retacearon el apoyo al modelo. Dujovne ya está en comunicación con Washington DC.

Pymes en el recuerdo

Por lo que trascendió, se analiza la propuesta de la diputada Elisa Carrió de destinar el afloje del cinturón que se tramita a subir el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y dirigir subsidios a las Pymes.

Estamos hablando de más de 600 mil pequeñas y medianas empresas que emplean a 5,5 millones de personas en todo el país. 

Al mismo sector le apunta el equipo económico de María Eugenia Vidal para intentar achicar distancias que le sacó a la gobernadora el candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof.

Arman nuevas líneas de crédito para las Pymes, que estuvieron olvidadas en toda la gestión, más preocupada en realidad en sacarle plata a los contribuyentes de donde fuera. 

A diferencia de Nación, sin embargo, el refuerzo presupuestario bonaerense apunta a los programas sociales esterilizados por la inflación, dado que constituyen  el entramado de asistencia a la pobreza urbana enquistada en la Provincia.

En La Matanza, Lomas de Zamora, Almirante Brown o Esteban Echeverría, la diferencia a favor del kirchnerismo fue de más de 30 puntos.

Y hasta en partidos como Escobar, Pilar o Tigre, también la clase media le dio la espalda, ya que ahí Vidal perdió 29 a 50. 

Aunque los primeros damnificados por la repercusión que tuvieron en los mercados los resultados del domingo, concretamente, fueron los propios votantes, los candidatos que atrajeron 8 de cada 10 sufragios se dedican a emitir mensajes al universo acreedor.  

Alberto Fernández desparrama declaraciones que apuntan más bien a Wall Street y la city porteña de que "no estamos preparando una economía cerrada y con cepo. Yo nunca fui eso. Yo fui crítico de Moreno y del cepo". 

Y con la mirada más enfocada a Washington aclara que "yo tampoco soy Venezuela, nunca lo fui hasta que a Macri se le ocurrió repetir esta cantinela", mientras el mandatario remarca que el mundo no confía en los ganadores de las PASO. 

En realidad, la preocupación actual es más por los riesgos de iliquidez del mercado de bonos argentino y por la volatilidad que significa que los grandes jugadores de deuda estén forrados de títulos argentinos que en cualquier momento pueden vender, más allá de lo que se especule para después del 10 de diciembre. 

En todo caso, para ese momento, cualquiera sea quien gane deberá ir hacia un nuevo acuerdo con el FMI que estire los plazos para devolver los US$ 57.000 millones prestados por el stand by, cuyos primeros vencimientos caen en 2021, y en todo caso, el Bonar 2020 y el 2021 podría estar entre los más afectados.

Según Morgan Stanley, los títulos más cortos deberían ir a precios en la zona de US$ 55 para los plazos de 10 a 30 años.