Leído

25 AÑOS DESPUÉS

La AMIA, la hipocresía política y el círculo vicioso que atrapa a las víctimas

Vie, 19/07/2019 - 3:09pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

25 años después del atentado a la AMIA lo único que fue develado es que existe una verdadera hipocresía estructural no sólo en la política argentina, sino incluso en la representación de la comunidad judía argentina, que ha utilizado el caso para relacionarse con los sucesivos gobiernos. En estos últimos, ha venido despertando también intensas internas como la actual. Todo ello, incentivado por los tiempos de campaña.

Contenido

Al cumplirse 25 años del atentado contra la Amia, que encuentra a los políticos en plena campaña para las PASO, el gobierno nacional oficializó la declaración de Hezbolá como "organización terrorista" y ordenó el congelamiento de los activos de "entidades específicas del ala militar que integran la misma y líderes" de ese partido político libanés.

La medida fue adoptada mediante la Unidad de Información Financiera (UIF), que instó a que la organización, enmarcada en la fe chiita del Islam, sea inscripta en el Registro Público de Personas o Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento.

Con este nuevo registro, se modifica una norma de 2012 por la cual la Argentina se regía por el listado consolidado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en el que no aparece el grupo chiita sospechado junto al gobierno iraní de haber volado la embajada de Israel en el 17 de marzo de 1992, ataque que dejó un saldo de 22 muertos, y la sede de la mutual Amia el 18 de julio de 1994, que dejó 85 víctimas fatales.

La decisión de Mauricio Macri es otro guiño a USA e Israel, y se inscribe en la política de alineamiento de la Argentina con las grandes potencias, muy alejada de la política exterior del kirchnerismo: "No queremos volver al aislamiento, ya nos fue muy mal en tener amigos como Venezuela e Irán. Queremos ser amigos del mundo, que se nos abran las puertas", dijo el mandatario.

Sin embargo, cabe remarcar que a la dirigencia de la AMIA y DAIA no siempre les fue tan mal con el kirchnerismo. 

Por caso, en un breve repaso, se puede recordar que en 2005 Néstor Kirchner creó la UFI AMIA y lo nombró al frente de la fiscalía especializada para que fueran juzgados los responsables del atentado terrorista. El entonces presidente aseguró que el Estado argentino no supo resolver el atentado contra la sede de la AMIA, no quiso hacerlo o lo encubrió, al entregar a la Justicia los archivos secretos que elaboró la SIDE durante los 10 años que se ocupó del caso.

En 2005, Raúl Kollmann, escribía en 'Página/12' bajo el título: "Mea culpa oficial por la causa AMIA":

El gobierno argentino reconoce la responsabilidad del Estado por la violación de los derechos humanos denunciados por Memoria Activa, incluyendo el derecho a la vida, a la integridad física y a la protección judicial. El Estado reconoce la responsabilidad, ya que no existió prevención para evitar el atentado, el Estado reconoce responsabilidad porque existió encubrimiento y denegación de justicia.” Con esta fórmula contundente, que Página/12 adelanta en exclusiva, y con el visto bueno del presidente Néstor Kirchner, que supervisó el texto, el Estado argentino aceptará hoy ante la OEA que denegó justicia a los familiares en el caso AMIA. Ayer, en el Salón Blanco de la Casa Rosada, el Gobierno confirmó, sin dar a conocer la fórmula, cuál sería hoy la postura en Washington y le hizo entrega al fiscal Alberto Nisman de las 1474 carpetas de archivos de la SIDE sobre la investigación del atentado. 

Quienes van a leer la admisión de responsabilidad en la OEA serán el titular de la Unidad AMIA del Ministerio de Justicia, Alejandro Rúa, y el secretario de Derechos Humanos de la Cancillería, Horacio Méndez Carreras. Del otro lado de la mesa estarán los representantes de los familiares agrupados en Memoria Activa, Adriana Reisfeld y Diana Malamud, sus abogados, Alberto Zuppi y Pablo Jacoby, los integrantes del CELS, Víctor Abramovich y Andrea Pochak, y delegados de una organización de derechos humanos, Cejil, que patrocinaron a Memoria Activa en su demanda por privación de justicia ante la OEA. En el encuentro, los familiares de las víctimas expondrán sus exigencias y el Estado argentino hará propuestas, ambos básicamente en el terreno de transformar los organismos de inteligencia, fuerzas de seguridad, aparato judicial y legislación para prevenir nuevos atentados y, sobre todo, para impedir la impunidad de todos los que desviaron la investigación sobre el ataque contra la mutual judía.

“Se ha trabajado para que las pruebas desaparezcan, pero vamos a volver a demostrar que la justicia y la verdad son posibles y que el encubrimiento y los delincuentes en la Argentina no van a tener más lugar”, dijo ayer Kirchner en el acto celebrado en el Salón Blanco. “No tiene que haber ningún intocable”, remarcó el primer mandatario, quien le reiteró su apoyo incondicional al fiscal Nisman, ahora a cargo de la investigación AMIA."

Luego en 2006, a pedido de los fiscales, el juez Canicoba Corral emitió los pedidos de captura internacional contra 8 ex funcionarios iraníes, incluyendo al ex Presidente de ese país, Akbar Hashemi Rafsanjani, y al líder del Hezbollah, Imad Mughniyeh (ambos fallecidos). El magistrado declara al atentado a la AMIA como crimen de Lesa Humanidad, lo cual lo convierte en un delito imprescriptible. En noviembre de 2007 Interpol da a estos pedidos de captura el status de notificaciones rojas.

El 10 de Mayo 2009, el fiscal Nisman confirma cómo se desarrolló la operación, cómo entró y salió el grupo operativo del país y el apoyo que tuvieron en Buenos Aires con Mohsen Rabbani y el libanés Samuel Salman El Reda, acusado de ser el coordinador local del ataque. El juez, a pedido de Nisman, ordena la de captura internacional sobre éste último. 

La Corte Suprema hizo lugar a los recursos extraordinarios presentados por el Ministerio Público Fiscal y la querella (grupos de familiares de víctimas del atentado) contra el pronunciamiento del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 3 y de la Cámara Nacional de Casación Penal que, al considerar irregular la actuación del ex juez instructor Juan José Galeano, declaró la nulidad de la decisión del magistrado de abrir la causa por extorsión contra Carlos Telleldín y, con ello, de todo el expediente donde se investigaban las “conexiones locales” en la realización del atentado.

Según publicó entonces el 'CIJ', la Corte consideró que no se podía confirmar la nulidad de toda la pesquisa que se llevó a cabo en el expediente, sino sólo aquel tramo de la investigación que estuvo viciado de parcialidad en la actuación del ex magistrado. La frustración de todo el proceso no puede ser la respuesta de la justicia al reclamo de las victimas, advirtió el Tribunal.

Tanto la AMIA, como DAIA y familiares celebraron la decisión al considerar "histórico" el fallo de la Corte.

Unos meses más adelante, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, la entonces presidenta Cristina Fernández, reclamaba a Teherán, que extraditaran a los funcionarios sospechados de haber participado en los atentados terroristas

"(...) como Presidenta de la República Argentina, voy a volver a reiterar una vez más ese pedido de lograr que los funcionarios a los cuales la Justicia argentina les asigna responsabilidades, puedan ser extraditados, no para ser condenados, sino para ser juzgados y para poder hacer uso de todos los derechos y garantías que tienen todos los ciudadanos argentinos y extranjeros en nuestro país, garantías que da la democracia y, además, un Gobierno que ha hecho de la defensa irrestricta de los derechos humanos su ADN institucional e histórico", dijo en su discurso.

Pero dos años después, sin capturas ni avances, en 2011, antes de las presidenciales de ese año, hacía su entrada en los medios la suerte de pacto secreto con Irán para supuestamente "olvidar" los atentados y dejar de buscar justicia.

En 2013, la entonces reelecta jefa del Estado presentó un acuerdo con el anuncio que iba en sentido contrario al "olvido". Así salió a la luz el Memorandum acordado por la República Argentina y la República Islámica de Irán, cuya validez estaba sujeta a la aprobación por parte de los Parlamentos de ambos países. 

El pacto avanzaba en la creación de una Comisión de la Verdad por el atentado a la Amia, integrada por los dos gobiernos y habilitaba a jueces argentinos a interrogar a los ex funcionarios iraníes señalados, que por entonces estaban refugiados en su país. 

Pero el tema volvió a estallar en la campaña para las presidenciales de 2015. 

Entonces candidato, Mauricio Macri acusó al kirchnerismo de tener acuerdos secretos con el chavismo, el chiismo y otros ismos a los que vinculó con la oscuridad.

Pero como tampoco faltaron las "buenas épocas" con los gobiernos de turno, tampoco faltaron las internas dentro de los propios gobiernos, que ha despertado el tema de los atentados.

El más reciente es que enfrente a Elisa Carrió con Germán Garavano. La co-fundadora de Cambiemos criticó al funcionario nacional por su rol durante el juicio que investigó el supuesto encubrimiento del ataque perpetrado en 1994. Cabe recordar que, a principios del año pasado, el ministro Garavano desistió de las acusaciones contra los ex fiscales José Barbaccia y Eamon Mullen, a quienes se responsabilizaba por no seguir la llamada 'pista siria', entre otras acusaciones, durante el proceso judicial.

Esta hipótesis involucraba al ex presidente, Carlos Menem, a su hermano Munir, al empresario Alberto Kannore Edul y a miembros de la Policía Federal, como el ex comisario, Fernando 'Fino' Palacios.

La decisión de Garavano generó conflictos en el seno de Cambiemos y motivó un pedido de juicio político en su contra. El miércoles pasado, Carrió volvió a referirse al tema. "Hubo llamados, no voy a decir el nombre, diciendo que había que salvar a Mullen y Barbaccia. Garavano ordena no imputarlos. Lo querellan los familiares y finalmente son condenados. Esto es una vergüenza", aseguró Carrió.

En tanto, el diputado nacional del PRO, Waldo Wolff, también criticó al ministro. "Yo tampoco acuerdo con el trato que le dio Garavano a los ex fiscales", aseguró en una entrevista a 'Radio Cooperativa AM770'. De todas formas, frenó la escalada. "Decir que fue cómplice me parece una exageración", señaló respecto de las sugerentes palabras de Carrió. 

Finalmente, se sumó el ex senador nacional y titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la Amia, Mario Cimadevilla. Señaló que el Garavano negociaba "impunidad" y lo acusó de vaciar la unidad.

Gravano trató de frenar la tensión: "Todos debiéramos hacer un esfuerzo por tratar de unirnos y tirar para el mismo lado", señaló.