Leído

FMI

Lipton termina con la 'dulzura' cuando Macri necesita el desembolso de US$5.400 millones

Mie, 03/07/2019 - 1:40pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Christine Lagarde dejó temporalmente la dirección del FMI para irse al Banco Central Europeo (BCE). La francesa era la principal sostén del acuerdo con Mauricio Macri, aún contra la opinión de buena parte del directorio del organismo que cuestiona todavía el programa con la Argentina. Sin Lagarde, con quien el Presidente logró una buena afinidad, su lugar por ahora lo asume el vice de la entidad, el estadounidense David Lipton a quien Dujovne y Sandleris recuerdan muy bien porque se opuso en abril a darle vía libre al Banco Central para intervenir en el valor del dólar. Aunque en Hacienda aseguran que nada cambiará y se mantendrán los acuerdos, será con Lipton que el FMI deberá decidir si hace el desembolso de US$ 5.400 millones, crucial para que Macri llegue sin contratiempos a las elecciones.

Contenido

Se fue Lagarde, la mujer que tuvo tan buena afinidad con Mauricio Macri que el argentino llegó a pedir "que toda la Argentina termine enamorada de Christine". Fue en septiembre de 2018 cuando el Presidente bromeó sobre el "enamoramiento" con la saliente directora del FMI, al recibir un premio en Nueva York.

"Hemos empezado una gran relación. También con Christine debo confesar que hemos iniciado una gran relación ya desde hace unos meses y espero que funcione muy bien y que lleve a que todo el país termine enamorado de Christine", dijo Macri ante el auditorio del Atlantic Council que lo distinguió como "Ciudadano Global 2018" por "su labor al servicio de la cooperación internacional".

Pero esa relación se cortó ayer (2/7) cuando Lagarde anunció que dejará su cargo temporalmente para avocarse a su candidatura a la conducción del Banco Central Europeo (BCE).

La francesa –y Donald Trump- era el principal sostén del gobierno de Cambiemos dentro del FMI, en cuyo directorio buena parte cuestiona todavía el programa pactado con la Argentina.

Al frente del organismo quedará interinamente David Lipton, conocido por su duro perfil negociador aunque responde a Trump, por lo cual en la Casa Rosada no se alarman y aceptan que cualquier contratiempo con Lipton podría resolverlo Macri con un llamado a su par norteamericano.

Lipton había sido nombrado como primer subdirector gerente del FMI el 1 de septiembre de 2011. Anteriormente, desde el 26 de julio de 2011, fue asesor especial de la propia Lagarde.

Su primera llegada al organismo de crédito internacional había sido entre 1981 y 1989, como miembro del staff, recuerda el portal de noticias RT.

También ha trabajado como Director gerente y jefe de gestión global de riesgo país en Citigroup Inc., y en el Departamento del Tesoro de EE.UU., durante la Administración de Bill Clinton.

Según Ámbito Financiero, desde el Ministerio de Hacienda se asegura que la relación con el organismo financiero internacional quedará ahora concentrada en el director gerente para el Hemisferio Occidental, el mexicano Alejandro Werner; y con el responsable del caso argentino, Roberto Cardarelli. Y que, eventualmente, si surgiera alguna dificultad sería para que el board del organismo continúe liberando los fondos comprometidos en el stand by vigente, siempre quedará el último y, demostradamente efectivo, recurso extraordinario: la llamada a Donald Trump o al secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin.

En agosto pasado, cuando se renegoció el stand by luego de que la Argentina, Cardarelli había hecho un informe negativo sobre nuestro país que Lipton avaló. Pero Lagarde optó por renegociar.

Luego vendría la corrida de abril, cuando el Gobierno pidió que el Banco Central pudiera intervenir en el dólar. Allí Lipton se opuso.

Ámbito Financiero recuerda que David es un “heredero ideológico de Anne Krueger (en parte responsable de la baja de pulgar hacia el país en 2001)” y que sólo la intervención de Trump logró hacer cambiar de opinión al economista, lo que liberó US$ 6.000 millones para contener eventuales corridas cambiarias.

Ahora Macri tendrá que tener a mano el ‘telefono rojo’ con Trump, porque el board del FMI tiene que resolver si otorga el segundo desembolso pactado por US$ 5.400 millones.

Se trata de un desembolso crucial para Macri porque el dinero llegaría a fines de julio, a menos de 1 mes de las PASO y en plena campaña electoral cuando más necesita tener controlado al dólar.