Si no pueden ganarle, van por los hijos

Leído

EL CASO LLARYORA

Si no pueden ganarle, van por los hijos

Mar, 02/04/2019 - 8:26am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Docentes cordobeses informaron que recibieron oficios judiciales reclamando se precisara si los hijos (menores de edad) de Martín Llaryora asistían a ese colegio y desde cuándo. Algo similar habría ocurrido con clubes deportivos a los que asisten. Sin duda, es una insólita persecución de niños (por ejemplo, una niña de 8 años) para consolidar la impugnación del precandidato a intendente municipal en Córdoba capital.

Martín Llaryora (izq.) y Juan Schiaretti (der.): El PJ quiere un triunfo histórico en Córdoba.
Contenido

"Juan, ¿no serán tan jodidos de querer ganar en Córdoba capital, no?"
(frase atribuida al presidente Mauricio Macri,
en diálogo con el gobernador Juan Schiaretti,
durante la reciente visita a la Provincia de Córdoba).

 

La Junta Electoral Municipal de Córdoba, con las firmas de su presidenta, Beatriz Álvarez, y de su secretaria, Mónica Dagum, además de tres vocales, aceptó la previsible impugnación contra la candidatura a intendente de la capital provincial de Martín Llaryora.

Previsible porque la decisión era un secreto a voces desde el reclamo formulado el Frente Cívico, de Luis Juez; y la Unión Cívica Radical (UCR, en su ala de Ramón Mestre) contra el dirigente del frente Hacemos por Córdoba.

El fundamento de la decisión fue que Llaryora, quien nació en San Francisco, localidad de la que fue alcalde, no cumpliría los requisitos de residencia en la ciudad de Córdoba para postularse en las elecciones del 12/05, pese a que Llaryora, quien fue ministro y luego vicegobernador de la Provincia de Córdoba, hace años que vive en la capital provincial.

Es una obviedad agregar que el gobernador Juan Schiaretti y el diputado nacional Llaryora evaluaron esta situación antes de definirse que éste sería precandidato a intendente de la capital provincial, en poder de la UCR desde hace años.

La apelación de Hacemos por Córdoba, ante el Juzgado Electoral Provincial, a cargo de Marta Vidal, ya se encontraba preparado desde hace semanas. Pero todo terminaría en el Tribunal Superior de Justicia. 

Pero lo que sí sorprende es el maratón de oficios librado por los reclamantes, para intentar fundamentar su posición, y que incluyó una investigación sobre colegios y clubes a los que asistirían los hijos (menores de edad) de Llaryora.

Ya en febrero, la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes, había advertido a los políticos que no incurrieran en comportamientos que involucraran a los menores de edad en las disputas de los mayores.

Pero, evidentemente, los códigos han sido rotos, al menos de parte del Frente Cívico y la UCR, algo que ubica la disputa en niveles de agresión harto complicados para la campaña proselitista que viene.

La impugnación

Otra vez: la Junta Electoral Municipal de Córdoba resolvió no oficializar la candidatura de Llaryora a intendente de la capital provincial.

Esto obliga a recordar la estrategia del Gobierno Nacional: para la campaña de Mauricio Macri es importante impedir que un resultado adverso en Córdoba impacte de forma negativa para Cambiemos. Desde la división entre Mario Negri y Ramón Mestre, es probable que ocurra un triunfo del peronismo de volumen histórico.

No obstante, Macri podría afirmar que Schiaretti es un gobernador "amigo" y que, por lo tanto, Cambiemos podría encontrarse satisfecho... recurso válido siempre que retenga el control de la capital provincial.

El gran objetivo de Schiaretti, para demostrar que el suyo es un triunfo histórico, sería ganar también en la capital provincial. Por ese motivo, esa batalla electoral es muy decisiva.

En ese contexto ocurre la impugnaciòn a Llaryora, quien lidera las encuestas que presentan derrotado al ex alcalde Luis Juez.

En la resolución que lleva la firma de Beatriz Álvarez, presidenta del organismo, se afirma que Llaryora no reúne la calidad necesaria para ser candidato a intendente de la ciudad de Córdoba.

Por tal motivo, se dispone que la alianza Hacemos por Córdoba corra el orden de la lista de titulares y que la complete con el primer suplente que satisfaga la paridad de género.

La resolución no provocó sorpresa en el PJ Cordobés porque “la Junta Electoral responde a Ramon Mestre”, dijo un dirigente del frente.

La “no oficialización” de la candidatura de Martín Llaryora había sido pedida, primero por Córdoba Cambia (que lidera Mario Negri) y luego por la Unión Cívica Radical (con Ramón Mestre a la cabeza).

Se cuestionaba que Llaryora no cumplía con el requisito de los artículos 50 y 81 de la Carta Orgánica Municipal sobre la residencia continua, en los últimos 4 años en Córdoba capital.

Ahora, el tema iría a manos de la jueza electoral de la Provincia, pero es probable que todo termine en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ). El fallo podría conocerse a fines de esta semana.

Hace unos días el diputado (PJ) y abogado constitucionalista Juan Brügge, dijo a Cadena 3: “no le asiste razón ni al juecismo ni al radicalismo” para la “impugnación en concepto de residencia”, contra el candidato a intendente de la ciudad de Córdoba Martín Llaryora, quien se postula por el peronismo.

Según explicó Brügge, quien asesora al ex intendente de San Francisco en estos asuntos, “el concepto de residencia es amplio y dinámico” y recordó que Llaryora “ha tenido actividad en Córdoba desde 2013 cuando asumió como Ministro de Industria”.

“A partir de ese momento alquila y ejerce funciones en la ciudad. Luego fue candidato a vicegobernador y después lo acompañó a Schiaretti cuando fue electo en agosto de 2015”, manifestó.

“El artículo 74 del Código Civil dice que los funcionarios públicos tienen residencia donde cumplen sus funciones y desde 2013 Llaryora cumple actividades en la ciudad de Córdoba”, reiteró.

Según el diputado nacional, “quieren mostrar -del lado de la oposición- de que Llaryora es un extraño en la ciudad y no lo es”.

“La Constitución dice que las autoridades residen en la ciudad”, aclaró y precisó que “no hay que confundir el concepto de domicilio con el concepto de residencia y la Carta Orgánica no exige ser elector para ser candidato”.

“No olvidemos que lo que exige la carta orgánica es tener conocimiento y en eso no hay duda de que Llaryora conoce la ciudad”, concluyó.