Difícil de concretar: Quintana insiste en regresar de la mano de Carrió

Leído

HOMBRE DESESPERADO

Difícil de concretar: Quintana insiste en regresar de la mano de Carrió

Lun, 22/04/2019 - 9:24am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Desde que se fue, él intenta volver. Pero existe cierta coincidencia en que su peregrinación no tiene final. Él decidió priorizar su vínculo con Elisa Carrió justo en días declinantes para Carrió hasta dentro de Cambiemos. Mario Quintana quiere demostrar que continúa activo pero le cuesta convencer...

Contenido

"(...) De allí la ambigüedad de todos los aliados de Cambiemos con el paquete de medidas de Semana Santa. Nadie cree en él porque no hay nada en qué creer, ya que no se trata de ninguna reformulación de fondo. Es apenas, y así lo aceptan hasta sus por demás modestos defensores, una especie de calmante o antibiótico a ver si se puede detener la fiebre o el dolor mientras el plan económico de siempre (que no cambió en absoluto) logra algún resultado... si lo logra, cosa que es el misterio mejor guardado por nadie, porque nadie sabe si algo bueno logrará. Pero ya no hay tiempo de cambiarlo por otro. Creer o reventar.

La defensa por demás tibia (cuando hubo alguna defensa) de los radicales del paquete que se supone ellos propusieron, es porque quieren y necesitan algo más que estas leves medidas para poder seguir en la alianza. Para que los aún minoritarios disidentes internos no se les impongan en las bases dirigenciales que definen las convenciones.  

O sea, el plancillo se trata, ni más ni menos, que de un antibiótico de amplio espectro que además de calmar fiebre y dolor, calma a los radicales aportándoles algo de estatismo e intervencionismo frente a la ortodoxia económica defendida por el macrismo y el FMI. Y fue más por calmar a los radicales que por calmar la fiebre que Macri lo aceptó. (...)".
Carlos Salvador La Rosa,
Diario Los Andes (Mendoza, 21/04)


En una alianza individualista (no es juego de palabras) de gobierno concentrado en un país presidencialista, el empresario Mario Quintana apuesta por la diputada nacional Elisa Carrió. Muy raro todo. Ni Mauricio Macri ni sus eventuales alternativas en el PRO y menos en la UCR abrevan en la socia desconfiable.

Pregunta N°1: ¿Será que Quintana no consigue establecer un diálogo con Macri y por eso debe apelar a Carrió, que no es Macri?

Pregunta N°2: ¿Donde se ubica Quintana cuando Carrió pierde la paciencia con Macri y destina filípicas a Germán Garavano o a Nicolás Caputo, por dar 2 ejemplos?

Durante el fin de semana largo, hubo esfuerzos por exhibir en medios que leen los macristas acerca de un Quintana dispuesto a trabajar, y participando hasta de lo que no participó.

La 1ra. parte de la afirmación precedente se encuentra en relatos como el de Laura Serra, en el diario La Nación:

"Elisa Carrió retorna al ruedo electoral. Después de algunas semanas de silencio autoimpuesto, hábito que suele respetar a rajatabla cada Semana Santa, la líder de la Coalición Cívica arrancará la semana próxima una gira por el interior del país, con el objetivo de respaldar a los candidatos de Cambiemos en las elecciones provinciales por venir.

El roadshow que protagonizará Carrió tendrá como invitado especial, en algunos de sus tramos, a Mario Quintana, el ex vicejefe de Gabinete de Mauricio Macri. Aunque no ocupa un despacho en la Casa Rosada, Quintana mantiene incólume su fidelidad al Presidente y quiere trabajar, desde el llano proselitista, por el triunfo de Cambiemos en octubre. A Carrió lo une no solo este objetivo, sino una amistad que excede lo político; la pasión compartida por la filosofía y el estudio de las religiones los encuentran a menudo en largas conversaciones en la chacra de Carrió, en Capilla del Señor. (...)".

No faltó quien, cercano al Presidente, deslizó alguna ironía acerca de si Quintana es el reemplazo, en el círculo de Carrió, de la recientemente fallecida María Elena Olazábal Estrada de Hirsch, 2da. esposa de Mario Hirsch Gottschalsk.

En cuanto a la 2da. parte de la afirmación deslizada párrafos antes, tiene que ver con un comentario del periodista Ignacio Zuleta, en el diario Clarín, titulado "La vuelta de Quintana, los sindicalistas de Lavagna y la carrera de Pichetto".

Confidente de Fabián Rodríguez Simón, probablemente Zuleta logró conocer, en los días cuando 'Pepín' y Carrió mantenían buen diálogo, las adyacencias del círculo de Capilla del Señor, que tanto frecuenta Quintana, quien o desconoce o no asume la evidencia de que el PRO y  la CC ARI son diferentes.

De paso, difícil imaginar a Quintana hablando con Macri de los tratados de Mircea Eliade o la trascendental otra de Giovanni Filoramo... si fuese cierto que Carrió y Quintana realmente deambulan por esos rumbos en vez de un cliché prefabricado.

Zuleta se esforzó por presentar un Quintana activo, eficiente y coprotagonista... de un plan que es un fracaso desde antes de comenzar....

Aquí un significativo fragmento:

"(...) Quienes husmeaban el miércoles 17/04 de los anuncios por las estancias de Olivos no sólo oyeron el eco de los dichos bilardianos de Miguel Bein sobre los años "patriotas" (pares) y los años "populistas" (los impares, de elecciones), que registró también Macri en su cuaderno. Entendieron, por ejemplo, la razón de otro visitante que ya no es casual, Mario Quintana, que estaba encerrado junto a Carolina Stanley y unos asesores, discutiendo una agenda a contramano de la coyuntura. El asesor informal, que antes fue uno de los ojos del Presidente, cumple ahora la función de catalejo, y hace músculo como hombre fuerte en el área chica. Trabaja junto al ministro para los pobres, en una agenda social para un segundo mandato de Macri. Este grupo confía en una reelección y que el nuevo tiempo, si llega, exigirá métodos distintos para los objetivos de siempre.

Quintana fue, como vicejefe de Gabinete, el inspirador de realizaciones revolucionarias, que se concretaron con una elasticidad negociadora que el Gobierno no aplicó a todas las cuestiones. Con experiencia en la agenda social de la Iglesia, por su formación con los curas villeros en su juventud, logró acercarse a las organizaciones sociales. Por ellos el Gobierno hizo aprobar la ley de economía popular de 2016, el censo de villas y la ley de expropiación de tierras en 4.500 barrios populares, para entregárselas a sus ocupantes. Nadie hizo algo así en el país del populismo gourmet.

No está mal que el Gobierno avance en esta agenda, más allá del resultado electoral, porque en diciembre vence la emergencia social, la única ley que se prorrogó en 2016. Con eso cae el programa trianual, que prevé $ 30.000 millones para un salario social que recibe casi un millón de pobres. Ni el Gobierno ni la oposición quieren un final abrupto de ese programa; más bien van a intentar meterlo en el debate electoral. El grupo de Stanley/Quintana, para la plataforma 2019/2023, intenta imaginar soluciones novedosas para la contención de entre tres y cinco millones de excluidos. (...)".

Antaño, en Ámbito Financiero dificilmente se habría publicado semejante exaltación. No por ejercicio de censura sino por ejecución de escepticismo. Lo de "Quintana inspirador de realizaciones revolucionarias" sorprende cuando participó en forma tan activa como cuestionada de una Administración que comenzó a declinar con él adentro.

En todo caso, para combatir la pobreza habría que comenzar por activar la creación de riqueza, en especial en actividades que promuevan el empleo cuantitativo. Pero resulta que Stanley/Quintana priorizan el trabajo por la eficiencia del asistencialismo, la pasión de la pobreza. Descubrirlo a Quintana en rol de alter ego de Margarita Barrientos con el argumento de que es un buen interlocutor de Juan Grabois sí es que es una novedad.

Una conclusión consiste en que Gustavo Lopetegui fue más prudente y efectivo en seguir en el ruedo.

Otra conclusión resulta que si Carrió consiguiera reingresarlo a Quintana, todos conocen la escasa fortuna de los funcionarios que reportan a Carrió. No quedan ni en la AFI.