Leído

MÁS GRIETA

La estrategia 'Tigre Verón': Macri salió a polarizar a fondo con los sindicatos

Vie, 12/07/2019 - 9:31pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El Gobierno empezó con la polarización a fondo de la campaña electoral. Esa estrategia tiene como fin terminar con el ‘centro’ para las PASO (captando los votos de Lavagna y Espert) y achicar la distancia con los Fernández. También terminar de convencer a los indecisos que nunca votarían con Cristina. En la marea polarizadota Cambiemos metió también al sindicalismo que responde a los K. Moyano, Biró y el bancario Palazzo fueron los primeros blancos de Macri, a quienes trató con una dureza inusitada para lo que siempre fue el tono moderado del PRO. Todo ocurre en medio del choque de sindicatos de la carne en San Fernando y el estreno de la serie televisiva El 'Tigre' Verón, que casualmente mostrará la corrupción sindical.

Contenido

En la primera semana de campaña electoral, Cambiemos (ahora Juntos por el Cambio) salió a polarizar a fondo con el kirchnerismo. El consultor del oficialismo, Jaime Durán Barba aseveró que "la polarización se agudizó, no es imposible que en la primera vuelta se resuelva la elección".

Él fue el ideólogo de los fuertes discursos que pronunciaron en Parque Norte Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal y Mauricio Macri contra los candidatos del Frente de Todos y La Cámpora.

Pocas elecciones vimos en el continente tan polarizadas. Desde hace rato la gente piensa que va a elegir entre Macri y Cristina (Kirchner), no piensa en una tercera alternativa, no la siente necesaria. Esa polarización paulatinamente se ha ido agudizando", explicó Durán Barba en su intervención en la cumbre oficialista.

En esa línea, otra de sus frases saliente fue esta: "Han agudizado sus puntos de vista autoritarios, proponen una nueva Constitución, acabar con la división de poderes".

En el Gobierno nacional adelantan la polarización en parte alentados por las últimas encuestas que les muestran una mejora en la intención de voto de Mauricio Macri, aunque si exagerar en las mediciones dudosas de algunas consultoras, pero lo más importante es la necesidad de achicar la diferencia con Cristina Fernández en las PASO y en ese contexto Macri necesita captar los votos de Roberto Lavagna y José Luis Espert, los candidatos más afines ideológicamente al macrismo pero cuyos votos emigraron por el descontento con la gestión.

El discurso polarizador al extremo, aún con un tono elevado que no suele ser el que caracterizó al PRO, viene a terminar con el ‘centro’ y seducir a los indecisos, especialmente al alto porcentaje que en las encuestas insiste en que nunca votaría a los Fernández pero tampoco lo convence Macri.

En ese contexto, el Presidente incluyó en la polarización de su discurso a los sindicalistas, cuando ocurría la batalla campal de gremios de la carne en el partido bonaerense de San Fernando y coincidentemente con el estreno de una serie televisiva sobre la corrupción sindical en la misma rama gremial.

Además, el 9 de julio se habían registrado momentos de tensión en las ollas populares organizadas por sindicatos como Camioneros y movimientos sociales, en el Obelisco.

La crítica de Macri a Camioneros, La Bancaria, y la Asociación de Pilotos es un ataque por añadidura al kirchnerismo, ya que esos gremios son aliados de Cristina. El primer mandatario buscó dejar en claro dónde están alineados y que sus medidas de fuerza –que generan malestar evidente en la sociedad- tienen el respaldo de los K.

De Moyano, Macri dijo que “deja a mucha gente sin trabajo”, sobre Palazzo que es un prepotente y que Biró es “un sinvergüenza". Sus dichos completos se conocerán cuando la CNN difunda la entrevista que le hizo esta semana.

"Cuando el señor Moyano cobra las cosas que cobra para su gremio, por izquierda, por derecha, lo que hace es dejar a mucha gente sin trabajo", dijo el presidente.

Con respecto a Palazzo, dirigente de La Bancaria, Macri disparó: “Sí, ese señor también es otro prepotente. Este hombre, Palazzo, es otro prepotente. Quiere avanzar sobre un sistema que desde la tecnología le mejora la vida a la gente. Porque hoy hay gente que en estas plataformas digitales nuevas puede colocar su dinero, obtener intereses por día y pagar en forma electrónica. Vamos todos rumbo a pagar en forma electrónica, con teléfono. En meses vamos a pagar todos con el teléfono y el Gobierno va a apoyar esos desarrollos contra este tipo de actitudes prepotentes, patoteras, de Palazzo”.

Por último, cargó contra el piloto Biró. “Y este señor Bidó, Biró creo que se llama… en vez de darle vergüenza que el noventa y pico por ciento de los argentinos que aún todavía no vuela, a pesar de que ya voló medio millón de argentinos que no había volado con esta revolución de los aviones, el 90 por ciento de los argentinos no vuela con frecuencia. ¿Y por qué tiene que pagarle a Bidó (sic) todos sus privilegios y todas sus ineficiencias que cuestan todos los meses miles de millones de pesos? Aerolíneas Argentinas hoy le sigue costando a los argentinos que no vuelan más de 2 mil millones de pesos por mes. Y este señor no sólo no se pone a ayudar para que los argentinos no pongamos ese dinero que necesitamos para mejorar la educación, llevar más cloacas a gente que no las tiene, sino que además se opone al desarrollo de otras líneas aéreas. Es disparatado. Él debería estar contento porque si hay más aerolíneas, más pilotos van a volar y más mecánicos van a trabajar. Son gente que no entiende el cambio que ha tenido la Argentina, que exige que todos tiremos del carro en la misma dirección”.

Los aludidos le respondieron al primer mandatario: “La confusión y estigmatización de los dirigentes sindicales es lo único a lo que pueden aspirar porque los resultados de su gestión son malísimos", dijo a Página/12 el secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró.

"No me quieren voltear a mi, lo que buscan son los derechos de los trabajadores a los que represento. Quieren la reforma laboral, quieren romper los convenios de trabajo y no lo vamos a permitir", apuntó el aeronáutico.

Por su parte, el secretario general del gremio de Canillitas, Omar Plaini, consideró que el Gobierno "provoca" a los sindicalistas para "generar violencia".

"Hay una ofensiva del Gobierno. El objetivo es que no haya sindicatos, quieren organizaciones débiles, y todo el tiempo está buscando cómo provocar, cómo generar violencia", remarcó Plaini en Radio 10.

Por último, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, coincidió con sus pares en que el Gobierno busca que eliminar los sindicatos, "que no le discutan la posibilidad de distribuir la riqueza" ni la "acumulación de ganancias".

“Por eso los ataques son tan virulentos contra los dirigentes que levantamos la voz defendiendo los derechos de los trabajadores, y no nos callamos la boca", sentenció el gremialista.