El Plan V insiste: Transparencia vs. Corrupción

Leído

EL CASO PINAMAR

El Plan V insiste: Transparencia vs. Corrupción

Mie, 01/05/2019 - 7:28pm
Enviado en:
0 comentarios

Partió de Pïnamar, uno de los 15 mejores municipios en cuanto a la transparencia que integran el nuevo Ranking Municipal a Nivel Nacional, una iniciativa para congelar los sueldos de su planta política, apenas 3 meses después que la Casa Rosada hiciera lo contrario: liberar los aumentos del 15% otorgados al resto de la Administración Pública Nacional a fin de que pudieran ser cobrados por los ministros, secretarios y subsecretarios, alcanzados por una medida de austeridad que decidiera el presidente Mauricio Macri al desatarse la crisis cambiaria. Si bien en la práctica la restricción de la pequeña comuna costera involucra a no más de 60 directores y secretarios, el hecho de haber procedido de un alcalde joven como Martín Yeza, habitué del cenáculo de la gobernadora María Eugenia Vidal, le confiere un cariz que trasciende el medio local, y podría interpretarse como un efecto demostración para que, junto a los restantes 63 colegas bonaerenses de Cambiemos, sean emitidas a los respectivos electorados señales de transparencia que contrasten con la corrupción que asocian a la gestión K .

Contenido

Muy sutilmente puertas adentro, sin mención siquiera en sus activas cuenta de Twitter y de Instagram, el joven intendente de Pinamar, Martín Yeza, decidió suspender  "todo aumento salarial para la planta política del municipio" desde el 01/05 hasta el 31/12.

Sin embargo, la drástica medida, que involucra a unos 60 funcionarios, entre secretarios y directores entre una plantilla general integrada por 1.200 agentes, fue publicada en Infobae.com en forma exclusiva, sin que levantara revuelo en la prensa nacional.

La justificación esgrimida en la Resolución 851 firmada junto al jefe de gabinete de la comuna, Federico Panzieri, señala que “se torna menester poner en marcha un plan económico que permita poder continuar con la prestación de los servicio esenciales"

Y que se trata de una “medida preventiva ante un posible agravamiento de la situación económica y financiera", habida cuenta que en la actualidad se encuentran funcionando sin la aprobación del Presupuesto de Gastos Vigente y Cálculo de Recursos 2019, como así también sin un valor de módulo concordante con el índice inflacionario.

La proximidad del alcalde Yeza, un conspicuo miembro del Grupo de 20 jóvenes referentes del oficialismo nacional, llamado

Generación, con el soporte político de la gobernación de la provincia de Buenos Aires dio pábulo a versiones de que se trataría de un golpe de efecto dentro de Cambiemos para reafirmar desde la propia gestión que la coalición promueve la transparencia como contracara de la corrupción que caracteriza a la vereda de enfrente de la grieta.

También dentro de Pinamar ha ido in crescendo un duro enfrentamiento entre la conducción municipal y el Concejo Deliberante, que además de haber trabado la sanción del presupuesto de este año derivó en graves denuncias presentadas por los ediles ante la justicia federal sobre el manejo de fondos asignados por Nación para obras que afectan a Yeza.

La drástica decisión de congelarle las remuneraciones a su propio staff en el marco de un proceso inflacionario como el actual se emparenta también con una eventual intención de “dejar pegados” ante la ciudadanía local a los 15 concejales con que está en pie de guerra en cuanto a presionarlos para que hagan lo mismo con sus sueldos y los de los 2 a 3 asesores que mantiene cada uno.    

La cauta estrategia de difusión interna elegida, que se limitó a una comunicación de prensa que circuló entre los medios locales y llegó a los propios funcionarios comprendidos en la medida, contrastó con la primicia que dio una página web de alcance nacional como Infobae. 

Globo de ensayo

¿Un globo de ensayo para mostrar dentro del Pro que la caridad bien entendida empieza por casa? ¿O, al menos, a las 64 intendencias, de las 135 localidades bonaerenses, administradas por sus colegas de Cambiemos? 

En cualquier caso, no le jugaría demasiado a favor que apenas hace 3 meses el propio presidente Mauricio Macri haya ido en sentido contrario, cuando descongeló los sueldos de la planta política nacional, a fin de que ministros, secretarios y subsecretarios pudieran recibir subas del 25% entre enero y febrero. 

Una de las lecturas posibles es que la iniciativa haya provenido del entorno del sillón de Dardo Rocha, que Yeza suele frecuentar, como un intento de  instalar el tema a nivel provincial, así como de una tácita reafirmación de que, en esencia, el Plan V (asentado en la transparencia y sensibilidad social) sigue vivito y coleando.

Sin embargo, en estos 3 años y medio, la política nacional aplicada en materia de empleo público no se caracterizó por la racionalidad. 

E inclusive el gasto salarial se está aumentando. La Ciudad de Buenos Aires acaba de dar el 39%. Y la paritaria docente de la provincia de Buenos Aires se cerró con un incremento que podría llegar al 50%  (16% de 2018 más cláusula "gatillo" que iguale a la inflación para 2019) y alcanzar a 400 mil personas.

Tomado en forma integral como sector público se mantuvo en todo caso estable, con 3.140.000 trabajadores (aunque podrían llegar a 3.800.000, según FIEL). 

El Sistema Integrado de previsión Argentino (SIPA) registró, inclusive, un aumento interanual de 4700 empleados, aunque "mayormente por la incorporación de personas a los municipios". 

Pero el contexto general marcó una tendencia contraria: desde febrero de 2018 a febrero de 2019 se perdieron 159.400 puestos asalariados registrados y se dieron de baja de 36.000 trabajadores independientes.

Actualmente, el sector público emplea casi lo mismo que los particulares: unos 6 millones cada uno, según SIPA, y la nómina crece a un ritmo mayor al promedio regional, como consecuencia de que compensa la merma privada. 

De todos modos, de acuerdo con un relevamiento de la OCDE llamado "Panorama de las Administraciones Públicas de América latina y el Caribe", de 2017, "el empleo público en la Argentina está por encima del promedio regional”. 

En este lapso, los municipios pasaron de emplear 442.560 a 596.812, o sea contabilizan 21.250 empleados más, y las provincias arrancaron con 2.283.895 agentes y subieron a 2.366.509

Cualquiera de la planta política percibe arriba de $80 mil mensuales y han trascendido casos, como el del intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, que de básico tienen un sueldo bruto asignado de $429.140, mientras el jefe de Gabinete César Tommassi, y cada uno de los secretarios, ganan $114.012,57.

Los concejales, por su parte, perciben $118.207,50 y los subsecretarios $89.581,09, así como los delegados.