Leído

GROENLANDIA, EN LA MIRA

Tierras raras: los 17 elementos por los que desespera Trump

Sab, 24/08/2019 - 8:51am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Las tierras raras son 17 elementos químicos, formados por el escandio, itrio y otros 15 elementos del grupo de los lantánidos. Se les llama así porque no se encuentran en grandes concentraciones dentro de la naturaleza, en comparación con otros elementos, son imprescindibles para la fabricación de productos de alta tecnología, para la fabricación de elementos de energías renovables como las turbinas eólicas o componentes de los autos eléctricos, entre otros. Y el dato más importante: China es el primer productor mundial de tierras raras, Estados Unidos depende de ellas... y los chinos lo saben.

Contenido

Donald Trump, en nombre de Estados Unidos, quiere comprar Groenlandia a Dinamarca. Tanto el país escandinavo como el país ártico le dijeron que no. Pero, ¿qué hay detrás de lo que a primera vista suena a capricho?

Hay varios trasfondos pero uno de ellos son las inmensas reservas en tierras raras que posee la isla ártica, esenciales para las baterías de autos eléctricos y casi cualquier aparato electrónico con batería, desde los celulares hasta las centrales eólicas, pasando por sistemas de defensa militares.

Groenlandia es la segunda isla más grande del mundo, cuenta con 2,2 millones de km² y 2,5 millones de km² de zona exclusiva económica. Y tiene una población de unos 56.000 habitantes. Y con el cambio climático, el país antaño cubierto de hielo, se abren nuevos espacios que facilitarían la extracción de numerosos materias primas, como hierro, zinc, rubis, uranio, diamantes y agua dulce (el 10% de la reservas mundiales).

Siendo que China es el primer productor mundial de tierras raras: según el sitio 'Motor Pasión', en 2018 han producido casi el 71% de esos metales estratégicos, y en baterías de autos eléctricos goza de una hegemonía, que preocupa especialmente a Trump, las reservas de la isla lucen demasiado atractivas para Estados Unidos.

En efecto, son éstas una de las armas que utiliza China en la guerra comercial con Estados Unidos. Y China amenazó con cerrar el grifo, además de tener ya un pie en Groenlandia, a través de una compañía minera australiana, la Greenland Minerals, cuyo principal accionista es la Shenghe Resources Holdings (posee el 11%). Shenghe Resources Holdings es también el primer productor chino de tierras raras.

Es prácticamente imposible que Estados Unidos compre Groenlandia. El propio Trump lo sabe, pero le vale la imagen frente a su electorado y sus deseos de reelección.

Aunque, recuerda el mencionado sitio, ya en 1867 y en 1946, Estados Unidos intentó comprar Groenlandia. Al comienzo de la Guerra Fría, Harry Truman propuso 100 millones de dólares por Groenlandia, la importancia era sobre todo estratégica para repeler un posible ataque de Rusia por el flanco Este. De hecho, una buena parte del territorio de Estados Unidos se ganó de esa mandera: compraron Luisiana a Francia, Florida a España y Alaska a Rusia, por ejemplo, y compraron las Islas Vírgenes hace más de cien años por 25 millones de dólares justamente a...Dinamarca.

Pero en este caso concreto, "el Congreso y el Senado estadounidenses deben dar luz verde y desbloquear los fondos. Dinamarca debe estar de acuerdo (no lo estará, pues perdería su sitio en el Consejo del Ártico) y por último el pueblo de Groenlandia debe aceptar vender, pues es su territorio.

Y es que aunque Dinamarca mantenga la soberanía sobre Groenlandia y aporte el 60% del presupuesto del país, Groenlandia goza de tal autogobierno que es prácticamente independiente. De hecho, decidió salir de la Unión Europea por su desacuerdo con las políticas de pesca de la UE, mientras que Dinamarca sigue siendo miembro".

Pero, volviendo al foco: "las tierras raras", que hacen que Estados Unidos dependa del suministro chino para obtenerlas y para no dar un golpe a su producción (China es el origen de alrededor del 80% de las tierras raras que importa el país gobernador por Trump). ¿Qué son exactamente?

Las tierras raras son 17 elementos químicos, formados por el escandio, itrio y otros 15 elementos del grupo de los lantánidos (neodimio, disprosio, holmio... entre otros). Se les llama así porque no se encuentran en grandes concentraciones dentro de la naturaleza, en comparación con otros elementos.

Es decir, no se encuentran de forma pura, sino que forman parte de óxidos o silicatos y muchas veces son las impurezas de algunos elementos, y además tienen propiedades electroquímicas y magnéticas que los hacen imprescindibles para la fabricación de algunos productos.

Por tanto, las tierras raras son imprescindibles para la fabricación de productos de alta tecnología y también para la fabricación de elementos de energías renovables como sería las turbinas eólicas o componentes de los autos eléctricos. También se utilizan en el campo de la medicina y en ciertos tratamientos contra el cáncer de pulmón, próstatas y huesos.

Aunque, al parecer, estos elementos no son tan raros, su proceso de obtención y posterior tratamiento es complejo y costoso. Al no ser metales puros y no encontrarse en altas concentraciones y, por tanto, se necesitan procesos agresivos para su obtención, como la extracción mediante, disolventes orgánicos, la separación magnética o altas temperaturas (1.000 grados).

'El Blog Salmón' publicó el listado de los 17 químicos:

Gadolinio: se utiliza para en la fabricación de los micrófonos de móviles y aparatos de transmisión de sonido sofisticados y sin el gadolinio no se pueden fabricar teléfonos.

Escandio: metal que se utiliza para en la fabricación de piezas de aviones, presente en las lámparas fluorescentes y en televisiones.

Itrio: se utiliza en la fabricación de los televisores, en lentes de cámaras o la fabricación de láseres.

Lantano: se utiliza en la producción de vidrios ópticos, como los de las cámaras o los de los telescopios.

Cerio: se utiliza para elaborar pantallas de dispositivos electrónicos.

Praseodimio: se utiliza como componente en aleaciones de alta resistencia de motores de aviones, para la fabricación de proyectores e incluso se utiliza en la fabricación de los cables de fibra óptica para amplificar la señal.

Neodimio y Disprosio: se utilizan para fabricar auriculares, micrófonos, discos duros e infrarrojos.

Prometio: se produce en reactores nucleares y, una vez separado de sus sustancias naturales, se utiliza para desarrollar relojes nucleares o marcapasos.

Samario: se utiliza en la fabricación de las luces de los proyectores o los infrarrojos.

Europio: se utiliza para la detección de billetes falsos.

Terbio: se utiliza como colorante de rayos X y en la construcción de tubos fluorescentes.

Tulio e Iterbio: se utilizan para dispositivos portátiles de rayos X.

Holmio: se utiliza para la creación de campos magnéticos potentes y es uno de los componentes que se utiliza en la fabricación de los microondas.

Erbio: se utiliza para amplificar las señales ópticas y en la fabricación de los cables de fibra óptica.

Lutecio: se utiliza en la fabricación de memorias de almacenamiento y en el proceso de fractura hidráulica (fracking) en la extracción de petróleo.

China es claramente consciente de que tiene esta gran arma entre las manos en la guerra comercial contra Estados Unidos, pues que depende en gran parte de las importaciones chinas de las tierras raras.

Si China decide cerrar el grifo de estos elementos, sería muy complicado obtener la producción necesario de las tierras raras, indispensables para la fabricación de productos en los 5 continentes y, por tanto, Estados Unidos no tendría que subestimar la capacidad del gigante asiático de contraatacar a los aranceles impuestos.

Australia, Brasil, India, Vietnam y Rusia también tienen reservas de tierras raras que, de ser extraídas, podrían también abastecer a los mercados y terminar con la hegemonía de China. Aunque los métodos usados para la extracción de las tierras raras no pueden ser exportados a otros país ya que tienen la particularidad de que sus yacimientos fueron formados de distinta manera...