El 'efecto Cristina'

Leído

LA GRIETA NO FUE NEGOCIO

El 'efecto Cristina'

Jue, 11/04/2019 - 11:41am
Enviado en:
0 comentarios

Trastabilla la campaña electoral de Mauricio Macri: la Grieta de la Corrupción ya sufrió uso y abuso y no atrae como en el pasado. La economía arrecia y no hay respuestas. Intentar convencer de las bondades de la infraestructura y la lucha contra el narco no resuelve la pérdida de imagen intensa del Presidente. Aquí algunas observaciones importantes de Luis Rizzi:

Cristina Fernández de Kirchner.
Contenido

No cabe duda a esta altura de los hechos que “el macrismo” hizo un pésimo negocio al pretender polarizar la elección con Cristina.

Si bien las elecciones en Neuquén y Rio Negro, intrascendentes en el orden nacional, muestran que Cristina le ganó al macrismo, en ninguno de los dos casos ocurrió la polarización.

Pero ese resultado, que nos parece intrascendente, ya generó alarma en el mundo financiero y podría ser uno de los motivos que impulsan hacia arriba el 'riesgo país', amén de los demás indicadores que son desfavorables, tales como el índice del costo de vida e inflación, el nivel de tasas que a duras penas logran meterle presión negativa al precio del dólar y los índices de pobreza, pobreza juvenil.

Por otra parte, el nivel de ingresos total familiar que difundió el INDeC  nos muestra que el índice de Gini está cerca del 0,50: muchas personas no llegan a cubrir el costo de la canasta básica total

Veamos, el 5to. decil tienen un ingreso que oscila entre los $ 21.000 y $ 26.000 (poco más de US$ 500), el 9no. entre  $ 48.000 y $ 65.000 y el 10mo. va desde los $ 65.000 hasta el infinito

Un 42%  de las personas que perciben un ingreso están con un techo de $ 26.000, mientras que apenas 11% percibe el 29% del ingreso total. 

No es un panorama alentador para enfrentar una elección ya que las diversas franjas de la clase media han quedado muy relegadas y, por tanto, a la espera de una alternativa diferente.

El macrismo ha logrado adelantar el 'efecto Cristina', que paradójicamente en vez de beneficiarlo lo perjudica porque genera temor e inseguridad presente, lo que desde ya está empujando al gobierno a anunciar medidas circunstanciales que le permitan poner un poco de dinero en los bolsillos, lo que significa desobedecer al FMI y ello a su vez genera, dudas sobre el futuro económico-financiero de la Argentina, por su crónica debilidad fiscal y por la insoportable presiona impositiva.

Esto significa que 2020 será un año muy complicado para obtener apoyo financiero a un costo razonable.

Pero hay otra cuestión que puntualizó Diego Giacomini cuando explicó el grave riesgo cambiario que podría enfrentar el gobierno en breve tiempo, veamos: "El Central tiene US$19.000 millones de libre disponibilidad. Los depósitos  a plazo fijo más los depósitos a la vista son $40.000 millones, si le sumamos las Lecap y las Letes en pesos que no se renuevan que se pueden usar para comprar dólares. Entonces vemos que los pesos para correr contra el dólar son más del doble de las reservas. El dólar a fin de año, para desgracia de los que cobramos en pesos, va a estar mucho más alto".

Más allá de la especulación sobre el real caudal electoral de Cristina, el solo hecho de “polarizar” contra ella debilita al propio macrismo, por los temores, racionales o no, de su regreso a la Presidencia, hecho muy improbable en mi opinión.

El 'efecto Cristina' además pone en evidencia la pobreza doctrinaria del gobierno y su mínima idoneidad para administrar una situación, por cierto muy complicada como lo es la de nuestro país. 

El único objetivo del gobierno parecería ser el de competir contra Cristina, convirtiéndola en un adversario más potente de lo que realmente es.

Roberto Lavagna, nuestro héroe de la revista Billiken, también y en cierto modo está encerrado en el 'dilema Cristina' ya que es incapaz de presentar un programa de gobierno en torno al cual pueda generar una coalición electoral y de gobierno.

Días pasados me decía un amigo peronista, Cristina es como los fantasmas, no existen, pero asustan a propios y ajenos y ese es el problema.

¿Para qué lado huirán (votarán) los asustados… en la elección nacional?