Leído

ROMPECABEZAS

Empujar a Macri (pero con boleta única para Vidal)

Jue, 11/04/2019 - 9:14am
Enviado en:
0 comentarios

Dato de Sebastián Dumont: "Señal ineludible de María Eugenia Vidal: hará todo lo que este a su alcance en términos de ingeniería electoral para no perder. De allí que surgió el dato de haber pedido para que se reglamente la Ley 443/11 de las PASO para evitar las colectoras invertidas". Aquí la nota completa:

Contenido

La dinámica de la realidad argentina ha permitido en tan sólo 1 año pasar de la certeza de tener reelección asegurada a poner hoy todo en duda. La crisis económica no sólo se llevó puesto la capacidad de compra de los salarios, sino también una gran porción de las previsiones electorales que se habían formulado. 

El viernes 12/04, Mauricio Macri recibirá en Olivos a los candidatos denominados “sin tierra” de la provincia de Buenos Aires. Un sólo objetivo: Apuntalar las chances del presidente en en uno de los sitios del país donde más ha descendido su imagen. El juego de María Eugenia Vidal. 

En abril de 2018, en la mesa de trabajo de los principales funcionarios de la provincia de Buenos Aires había un mapa del conurbano. Allí, se diferenciaban por distintos colores los distritos que gobierna Cambiemos, aquellos denominados “posibles” y los “imposibles”. Se trataba de las chances de sostener y sobre todo de expandir el poder territorial. 

Hoy ese esquema ha cambiado de manera sustancial. Y por ello recobra importancia el trabajo político que cada referente local haya realizado en este tiempo y sobre todo la revalorización de otros a los cuales se les tenía recelo. La necesidad tiene cara de “hereje”. 

“¿Cómo vez las cosas? ¿Vidal puede perder si va atada de Macri?": las preguntan se multiplican en las mesas políticas de la provincia Buenos Aires. Hay preocupación y cierto asombro por este paradójica situación en la cual está ubicada la mandataria bonaerense. Conserva mucho mejor imagen que Macri, sin embargo, si el escenario no da un vuelco contundente, quedaría atada a la figura del Presidente en la boleta. Esta vez la oposición no será tan ingenua de ubicar candidatos “impresentables” como en 2015. 

De allí que surgen alternativas en las reuniones secretas. Tal como se reveló la semana pasada aquí, está en estudio implementar la boleta única. 

Pero esta semana, hubo una señal ineludible de María Eugenia Vidal: hará todo lo que este a su alcance en términos de ingeniería electoral para no perder. De allí que surgió el dato de haber pedido para que se reglamente la Ley Nº443/11 de las PASO para evitar las colectoras invertidas. ¿Qué significa? Impedir que el peronismo pueda llevar el mismo candidato a gobernador en distintas boletas de presidente. 

Según Jorge Landau, histórico apoderado del justicialismo, eso se podría hacer como ya sucedió en Jujuy. El tema da vueltas desde hace rato. Uno de los impulsores es Sergio Massa, que además lo charló la semana pasada con los intendentes peronistas cuando se reunieron en Escobar.

A propósito de Massa, en estos días se agitaron más que nunca posibles acercamientos a Cristina Fernández de Kirchner. Hay lazos de diputados del Frente Renovador con hombres cercanos a la senadora. Y algunos puntos más. 

De allí a un entendimiento hay un largo trecho. Es más, en el massismo no están convencidos que Roberto Lavagna llegue al final con su postulación y aspiran a ocupar ese lugar. El ex ministro de Economía volvió a escuchar el miércoles 10/04 de los senadores peronistas la necesidad de ir a internas. Él no quiere. ¿Se baja?  

Mientras la oposición define su escenario apoyado en las dificultades sociales, Cambiemos necesita de todos. No puede dejar a nadie afuera y le hace mimos ahora a los “sin tierra”. La realidad del conurbano es dura. Aumentan los comedores comunitarios, proliferan los cierres de comercios, solo abren locales donde se venden conos de papas fritas a bajo costo como nuevo boom y los vecinos se organizaron para hacer comidas barriales porque la plata no alcanza. 

Ese panorama ubica al oficialismo en un enorme desafío: ganar las elecciones apelando a la esperanza del futuro sobre un presente malo. Quizá ahora se note como un error haber descuidado lo que algunos llamaban la “vieja política”. Nada es más antiguo que esta noble actividad.