Leído

MACRI QUEMA LAS NAVES PARA MAYO

En junio, inflación vs. dolarización juegan el partido de ida

Mar, 16/04/2019 - 4:12pm
Enviado en:
0 comentarios

La Administración Macri le pegó el tiro de gracia a la moneda nacional al motorizar la inflación a puro tarifazo como política y hasta las elecciones intenta amortiguar la inercia remarcadora de los precios con un revival del repetidamente fracasado programa de Precios Cuidados que anunciará pasado mañana. El mercado hace rato que no cree y devaluó cuando se sacaron los cepos, apenas despuès de los comicios de medio término de 2017 y en las corridas del año pasado. Cambiemos recibió una paridad oficial inferior a $10, que en 3 años y medio saltó a $43, en ascenso, con una tasa de interés del 63% anual para atajar la dolarización de las carteras. El FMI destinó US$9.600 millones del último desembolso del stand by para que los poseedores de casi $2 billones en Leliqs y plazos fijos bancarios no se desprendan de esas tenencias para ir al verde a protegerse de la desvalorización del peso. En junio hay otro alerta naranja por el riesgo de devaluación que pudiera decidir el mercado. El gobierno intenta enfriarlo mediante el acuerdo de precios con los supermercadistas que morigeren entre el IPC de mayo y con las divisas a disposición del Fondo y de los exportadores de cosecha gruesa que vayan liquidando. Los argentinos, en tanto, ya somos los 2dos más desdichados del mundo, detrás de los venezolanos, según un Misery Index norteamericano. Para mitigar estos efectos, los primeros aumentos de las paritarias de este año, junto a una batería de planes en cuotas que lanza el gobierno, deberían hacerse notar en el consumo durante mayo y junio, salvo que el mercado le pique una vez más el boleto a Macri.   

Mauricio Macri tendrá que llamar a los de la la Orden de los Iluminados de Baviera....
Contenido

El miércoles 17/04, el presidente Mauricio Macri anunciará un programa de Precios Cuidados que empalmará, ampliado, con el que vence el próximo 06/05, de cuyo fracaso da testimonio el informe la inflación de marzo que el martes 16/04 dará a conocer el INdEC, en torno del 4%.

Con abril ya jugado, la apuesta que la Casa Rosada consensuó con socios radicales de Cambiemos se concentra en arrancar mayo con una especie de tregua remarcadora que se asocie indisolublemente con la pax cambiaria que pretende ser sostenida volcando a partir de ahora al mercado subastas diarias de US$60 millones, hasta totalizar US$9.600 millones que se extraerán del desembolso de US$10.800 millones del préstamo stand by del Fondo Monetario Internacional.

El gobierno negocia los últimos detalles con los supermercados de un listado de productos para ser vendido a un precio final, único y constante acordado con la Secretaría de Comercio, cuyo cumplimiento dependerá de que se ajuste hacia atrás la cadena de valor. 

La ecuación es archiconocida. Si al proveedor la escala acordada se le escapa de la estructura de costos y no puede aumentar, compensa entregando menos cantidad. 

En ese caso, como el desabastecimiento en las góndolas debe ser informado desde el punto de venta a las autoridades, éstas van a verificar qué sucede con la industria formadora de precios, que no suscribió compromiso alguno y se referencia principalmente con el dólar.

La cadena Carrefour hizo hace algo más de un año la experiencia de un congelamiento selectivo como una acción de marketing, que publicitó como Precios Corajudos, y a mitad de camino, con los estantes vacíos de esos productos, tuvo que recalcular. 

La remozada versión de los Precios Cuidados comienza contra reloj. En mayo-junio los retailers reciben las primeras oleadas de las paritarias, que vienen con los sueldos mejorados en cantidad de billetes, pero no así en poder adquisitivo.

Una encuesta realizada por la consultora W, de Guillermo Oliveto, es contundente respecto de la expectativa asalariada: el 42% afirma: "Que comience a bajar la inflación", para lo cual “frenar la inercia remarcadora” fue juzgado prioritario por los actores electorales, 3 meses antes de las PASO a nivel nacional, de provincia y Ciudad de Buenos Aires. 

Escribió en La Nación que el 45% de la población que suman entre la clase media alta y la baja, se abstiene de consumir: la primera, compuesta por el 17% de los hogares del país, cuyos ingresos familiares están entre $50.000 y $130.000 por mes, porque se reserva, escondida; la 2da. (28% de los hogares del país, entre $30.000 y $50.000 de ingresos familiares por mes), porque no llega a fin de mes.

También le pegaron duro los tarifazos, puntualiza, ya que el 93% reconoce haber cambiado sus conductas para ahorrar energía: desde comprar lámparas led hasta apagar las luces al salir de un ambiente, usar el aire en 24° o calefaccionar las habitaciones donde hay gente en ese momento. En total, registra 5 acciones promedio por hogar.

Pero como un 33% de la población hace subacuático debajo la línea de la pobreza lidia como puede con la canasta básica, totalizan casi 8 de cada 10 argentinos los alejados de cualquier manifestación conspicua de consumismo.  

Puede representarse en el apenas 1 año y medio que circula el billete de $1.000, resistida que fue la emisión desde dentro del propio gobierno por el ex titular del Banco Central, Federico Sturzenegger: cada vez más bienes y servicios perforaron su línea adquisitiva.
 
Casi ninguna boleta de luz se puede pagar con menos de un billete rojizo de los 3 dígitos, con la de gas va hacia otro tanto, hay que aplicar más de 2 papeles con la figura del hornero para llenar un tanque de combustible, varios quesos ya pasaron la marca, la carnicería no baja de ahí.

Como contrapartida, los sueldos básicos y la jubilación mínima apenas pueden disponer al mes de 10 de esos billetes juntos y sólo uno constituiría el valor del bono de una Asignación Universal por Hijo.  

No extraña, en consecuencia, que "la heladera y la alacena" se encuentren en un 7% más desprovistas, de acuerdo con los datos de Kantar y Scentia mencionados por Oliveto.   
  
Desdicha nacional

El malestar es mucho más que una cuestión de humores, tal como se los presenta en los diseños de campaña oficialista para levantarle el ánimo a la tropa, y hasta trasciende las fronteras: Argentina marcha en el 2do puesto, detrás de Venezuela, en un índice anual de los 95 países más desdichados (Misery Index, en inglés), según lo refleja un artículo del sitio BBC.
 
Los méritos objetivos para calificar anidan en los elevados índices de inflación, altos costos de endeudamiento y desempleo.

Detrás del subcampeón Argentina, marchan Irán y Brasil, mientras Chile es el mejor posicionado de América Latina. 

La medición se originó cuando el economista estadounidense Art Okum la creó en la década de 1960 y solo mostraba la suma de la tasa de inflación anual de un país y el desempleo.

Su actual director, el economista estadounidense Steve Hanke, profesor de economía aplicada de la Universidad de John Hopkins, en Baltimore, USA, escribió sugestivamente en Forbes: “Hasta que Argentina no abandone el asediado peso y lo reemplace con el dólar estadounidense, será desdichado”. 

El año pasado, el mercado devaluó el peso más del 100% y este año va por más,  corriéndose en círculo la cola entre ambos, que se indexan mutuamente, aunque la dependencia de la economía argentina para con la moneda estadounidense termina inclinando la balanza a favor de ésta. 

Algo de eso deben haber tratado en USA el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y Guido Sandleris, en la misión a Washington de la que acaban de regresar en el medio de un cerrado mutismo.

¿Qué pasaría si en junio el mercado decide dolarizar del todo las carteras deshaciéndose de los pesos, por más tasa de interés superior al 63% se les esté pagando con las Leliqs, y lo mismo hacen los depositantes del plazo fijo bancario a quienes, en promedio, en los últimos 30 días las tasas que se les reconoce quedaron lejos del 50%?

El ex ministro Domingo Cavallo desempolvó la vieja fórmula exitosa suya y propuso que se pacten los salarios en dólares, ya que los formadores de precios también se referencian con la expectativa cambiaria (la cotización futura) para remarcar.

Como quiera que sea, la concentración es un hecho. Según acaba de proponer el titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, debería hacerse un acuerdo de precios con las formadoras, que en limpieza son 2 y en alimentos 2 ó 3 con posiciones abusivas.

Las tarifas, aunque ahora en un parate electoral, estaban también transitando la senda del dólar, donde ya se encuentran las compañías petroleras y por supuesto las agropecuarias. 

El mercado no cree más en las recurrentes piruetas de los gobernantes para vencer la inflación y los prestamistas del exterior tampoco están dispuestos a financiar un estándar de vida de los argentinos que duplique la capacidad de generar ingresos. 

La presión recaudadora capotó y el impuesto inflacionario lo evaden mejor los que más tienen.  

El decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Di Tella y simpatizante de la primera hora de Cambiemos, Eduardo Levy Yeyati, reconoció a Infobae que es evidente que "la política monetaria es insuficiente para bajar esta inflación inercial", y se pronunció a favor de un acuerdo de precios y salarios directamente con los actores (sindicatos, empresarios, el Estado como fijador de precios de servicios regulados y gran empleador) para reducir rápidamente la inercia, en el marco de un programa nominalmente consistente.

Explicó que "con un dólar volátil porque el Central no puede intervenir en la banda para evitar saltos bruscos, los precios empiezan a mirar más a los costos que a la demanda, lo que cancela el impacto de la política monetaria, y profundiza la estanflación, con empresas que, para no perder en la reposición, prefieren aumentar que vender", dijo.