Leído

FERNÁNDEZ-FERNÁNDEZ

Ni blanco ni negro, fue un cisne gris (Una unión convencional simulada)

Dom, 19/05/2019 - 11:27am
Enviado en:
1 comentario

En 2019 no sirve ganar por penales. Porque ganar por penales la Presidencia de la Nación garantiza la ingobernabilidad desde el 10/12. Esto deberían tenerlo en cuenta todos, comenzando por los electores, para evitar decepciones y reclamos futuros. De esto escribió Luis Rizzi:

Cisne blanco era CFK candidata, cisne negro era CFK no candidata pero es cisne gris.
Contenido

Al final fue un “cisne gris” el que apareció en el reino de las expectativas racionales y normales -lo irracional nunca es lo normal- de la vida política argentina.

Aclaro: el “cisne negro” hubiera sido que Cristina no fuera candidataM y el 'cisne blanco' -los más conocidos- hubiera sido que ella aceptara la lógica agonal propuesta por el oficialismo: la polarización abierta, para que, tal como dijo Jaime Durán Barba, ganar en la elección de los menos malos. (sic)

Este “cisne gris”, inesperado por cierto, fue exhibido por medio de un video de 12 minutos de duración, excelentemente confeccionado y sobriamente presentado y cuyo guion fue escrito por el más idóneo de los sofistas. Si a ello sumamos el uso  parcial de la verdad -un modo perverso de mentir- y el hábil juego de sus imágenes, acompañadas por la palabra justa, su éxito e impacto están garantizados.

Muy sutilmente, Cristina vuelve al terreno en el que mejor se desempeña: lograr empatía con su propia victimización. 

Ayer fue la muerte irresponsable de Néstor Kirchner, tal como suele calificarla Jorge Asís; hoy son las causas judiciales, ninguna de ellas fáciles de resolver, tal como sí lo espera una parte del periodismo militante de “Cambiemos” que, serían “ejemplares sentencias condenatorias”, para ella y sus hijos, uno posiblemente comprometido y la otra diría que ajena en cuanto autoría o participación, virtualmente asilada en Cuba. (Pero Florencia expresa el sufrimiento de “Cristina-madre”, que enfermó por sus procesamientos injustos, según dan cuenta los médicos que la asisten, en un país distante a más de 7.000 kilómetros de distancia, agregando el ingrediente dramático de la lejanía).

Cristina debe ser entendida desde su constante y estudiada posición de “mujer y víctima”, y ahora agrega una suerte de renunciamiento histórico –siempre pregonado y nunca aplicado en el peronismo-, tal como ella dijo en su video pero, a la vez y quizás en el único error del guion, se presenta como virtual “Presidenta”, dejando bien en claro en el contexto de sus dichos que Alberto Fernández será una mera herramienta para el ejercicio del poder. Caso contrario, el propio Alberto Fernández debió haber hecho el respectivo anuncio. Él será una suerte de mayordomo.

Le será muy difícil al oficialismo competir otra vez desde atrás, ya que esta vez no deberá lidiar contra una viuda matrimonial sino, más bien contra una viuda política que viene a compartir generosamente su herencia con los menos favorecidos y ofrece su experiencia para recuperarlos e incluirlos en la sociedad.

Es cierto, tal como dice Cristina en su video, que nos esperan momentos difíciles, que hará necesario contar con una ancha base de sustentación política, en un claro mensaje al gremialismo militante, a los grupos sociales y finalmente al peronismo “alternativo”, no tanto por su escaso caudal electoral, sino más bien por los gobernadores que estarán en funciones durante su eventual gobierno. 

De algún modo, con inocente picardía, ella ya está anunciando que vendrán tiempos difíciles con brotes “rojos”, al tiempo que responsabiliza sin pudor alguno a la herencia que dejará el oficialismo, creando esta alternativa tan falsa como la historia de la carrera entre la tortuga y Ulises, que será un condicionante decisivo que impedirá potenciar el consumo en lo inmediato

Pero, a la vez, le está mandando un mensaje muy directo al oficialismo diciéndole que le será virtualmente imposible gobernar si llegara a lograr la reelección.

Este “cisne gris” también estará presente en la Convención radical ya que será difícil más que mantener su permanencia en “Cambiemos, pensar en ampliar la participación de nuevos socios a lo que habría que convencer sabiendo que sólo se podrían ofrecer “patéticas miserabilidades que, por otra aparte, es lo máximo que estaría dispuesto a conceder el PRO, desde el rascacielos de su soberbia sin causa.

La verdad sea dicha, en las elecciones provinciales realizadas, a la UCR no le ha ido nada bien y, en Córdoba además tuvieron que dividirse, por caprichos del PRO. La pregunta es: ¿Qué pueden ofrecer o pedir…?

Finalmente, Cristina propone un nuevo contrato social, no habla de reformar la Constitución, sino más bien de algún tipo de acuerdo con los dirigentes sociales de grupos marginales, excluidos y de sus gremios adictos. 

En una palabra, ella ofrece dignificar a los que están de un lado de la “grieta” y a los del otro lado –'círculo rojo' incluido- ofrece una suerte de purgatorio, para una futura reconciliación que exigirá aportes inmediatos, para frenar esta escalada de precios y para justificar el “ajuste bueno” que exigirá un nuevo esfuerzo fiscal o soportar más presión por ese lado.

Ella sabe que los tiempos que se vienen son difíciles, diría diferentes y más riesgosos que en 2001/2002, ya que en ese momento la gente estaba de algún modo resignada; hoy será más difícil contener ese potencial de violencia que hasta ahora supo administrar Juan Grabois y su gente. Tampoco para ellos la cosa será fácil.

Lo cierto es que este “cisne gris” gobernará o en su caso obstruirá desde las tinieblas de la política.

Éste es el resultado de los tres años de gobierno excluyente del PRO.

Sin embargo aun podría aparecer un “cisne negro”, es el desafío de la llamada Alternativa Federal que podría representar a ese 30% a 40% de los que somos víctimas de la grieta. 

Lo que queda claro es que Cristina es especialista en su resiliencia y, tal como están dadas las cartas, perdiendo ella ganará el gobierno de la obstrucción y ganando gobernará

Parecería que esta vez no perderá… y el gobierno de Macri  ganando, perderá… porque a lo sumo ganaría por penales…y, tal como dijimos, no alcanza para lidiar con lo que se viene por su propia irresponsabilidad.

Comentarios

SI A MACRI LE QUEDA UN POCO DE DIGNIDAD, DEBE DECLINAR SU CANDIDATURA
EN FAVOR DE MARIA E. VIDA. ES LA UNICA QUE PUEDE PELEARLE, CON ALGUNA
REMOTA CHANCE A LOS FERNANDEZ. PERSISTIR EN SU CAPRICHO LE OCASIONARA LA DERROTA MAS RESONANTE Y VERGONZANTE DE SU CARRERA
POLITICA TERMINADA.