Leído

CURIOSIDADES

Otra vez el peronismo, por derecha y por izquierda

Mie, 12/06/2019 - 9:25pm
Enviado en:
0 comentarios

Los 3 binomios presidenciales más importantes contienen peronistas: Mauricio Macri tuvo que convocar a Miguel Pichetto; Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey son tan peronistas como el senador nacional; e igual identidad tiene Cristina Fernández de Kirchner, aún cuando lo de Alberto Fernández sea considerado más transversal. Golpe terrible para el 'gorilismo' tan PRO y CC-ARI de los días recientes. Por lo demás, la Argentina electoral se puso en marcha.

Contenido

El plazo para el cierre de los acuerdos electorales llegó con la definición de las fórmulas presidenciales y un escenario que abre el camino a la extrema polarización en las elecciones primarias de Agosto.

Si bien hay tiempo hasta el 22 de junio para conocer los postulantes para todos los cargos, el presidente Mauricio Macri pateó el tablero y decidió llevar a Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente. Triunfo del ala político que venía bregando por la apertura para sectores del justicialismo.

El arribo del senador nacional a las huestes del oficialismo dispara incluso una bocanada de oxigeno en los dirigentes e intendentes del conurbano que forman parte del oficialismo y cuyo origen, en su mayoría, está en el peronismo

La primera lectura tras la movida de Macri, que obligó a reorganizar el tablero a las otras fuerzas, es de una particular concepción sobre la mirada en torno al peronismo, que no es lo mismo que decir Kirchnerismo.

En el seno del ahora ex Cambiemos -pasó a llamarse Juntos por el Cambio- convivían dos miradas:

** la más dura que se imponía hasta ahora y que se ubicaba en el anti peronismo englobando a todos en ello, sin distinciones.

** Y la otra que distinguía entre peronismo y kirchnerismo. En este ultimo caso se ubican Emilio Monzó, Rogelio Frigerio, Horacio Rodriguez Larreta y María Eugenia Vidal

Por ello, podría decirse que Cambiemos, con alto contenido anti peronista, le dio paso a juntos paso a Juntos por el Cambio cuya característica es el anti kirchnerismo.

Y de allí la llegada de Miguel Pichetto resuelta por Mauricio Macri en su más absoluta intimidad, donde volvió a tener peso la opinión de su “hermano de la vida” Nicolás Caputo. También la ronda de consulta que había hecho con peronistas históricos, sin cargo, que lo habían visitado semanas atrás en Olivos. 

Las primeras repercusiones marcaron un clima de alivio en los mercados que sirvió para que bajara el dólar, el riesgo país y subieran los bonos.

¿En qué impacta ello en el Gran Buenos Aires? En principio, la imagen de Macri está muy atada a los movimientos del dólar. Cuando este sube la mirada sobre el presidente se deteriora. La calma de hace 45 días permitió una lenta recuperación. Todavía lejos de festejar pero que podría mejorar con el correr de los días si el clima sigue en este sentido. 

“Necesitamos que Macri suba entre 5 y 7 puntos para ganar la provincia de Buenos Aires”. Ese cálculo que realiza en La Plata es vital para que la fórmula María Eugenia Vidal y Daniel Salvador puedan imponerse a la de Axel Kiciloff y Verónica Magario. Con un agregado. La conformación del acuerdo de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey tendrán fórmula peronista.

Meme sobre Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, el binomio más novedoso por estas horas.
Meme sobre Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, el binomio más novedoso por estas horas.

En el cierre la posibilidad más fuerte era la de Graciela Camaño, quien abandonó el Frente Renovador de Sergio Massa, coherente con su postura de no compartir nada con Cristina Fernández de Kirchner. ¿A quién le saca más votos? La misma pregunta surge para el ex ministro de Economía y el gobernador de Salta. 

La confirmación de la apertura de Macri a un sector del peronismo fue bienvenida en sus intendentes del conurbano que, en su mayoría, tienen que lidiar en sus distritos con candidatos de unidad en el PJ sumado ahora al Frente Renovador con formato a definir.

Pero, tal como es sabido, la imagen de Cristina Kirchner es fuerte en el Gran Buenos Aires y las cuentas preocupaban mucho si no había un gesto al menos de estas características. Ya estaban en marcha los diseños y las estrategias para avanzar en el famoso voto “delivery”.

Ahora, esperan las encuestas y sobre todo las PASO. 

No hay que olvidarse que muchos de los intendentes del conurbano que llegaron por Cambiemos tienen origen en el peronismo. Desde San Miguel donde el jefe político es Joaquín De la Torre y el intendente es Jaime Méndez; a Pilar, Nicolás Ducoté no proviene de allí pero se ha rodeado de peronistas tales como el presidente del Concejo Deliberante, Gustavo Trindade, y el secretario de Gobierno, Carlos Arena.

Otro caso puntual es el de Dario Kubar, en General Rodriguez, donde su militancia provino del peronismo al igual que Ramiro Tagliaferro que gobierna Morón y militó en el peronismo bonaerense. Todos ellos celebraron la llegada de Pichetto a la fórmula. Lo mismo quienes serán candidatos en territorios gobernados por el Frente para la Victoria como Jesús Cariglino en Malvinas Argentinas y Gabriel Mércuri en Lomas de Zamora. 

El acuerdo entre Alberto Fernández y Sergio Massa cerrado abre nuevos interrogantes. El frente se llamará “Todos”. Lo mismo habrá que ver cómo funcionan en el Gran Buenos Aires.

Fue dicho: hay intendentes no contentos con la candidatura de Axel Kicillof, que esperan ser resarcidos en las listas seccionales.

En esos mismos lugares tendrán que abrirle espacios a los representantes de Massa. Pero una tensión ya hay en ciernes y de a poco va saliendo a la luz. Son aquellos que piensan que el “albertismo” es la etapa para superar al “cristinismo”, bajo el argumento de la moderación necesaria en estos tiempos. Por eso, Massa buscará hasta el final mantener su “identidad” en la coalición de partidos, tal como viene reclamando. 

La política tiene, por estas horas, signos de la física. Los imanes en cada uno de los polos atraen todo lo que está en el centro.

En ese camino, un dato para tener en cuenta. La Argentina se encamina a dos sectores bien diferenciados, tal como sucede en otras partes del mundo. Un espacio de centro izquierda y otro de centro derecha.

En ambos, el peronismo cumple su rol. Ahora, bien, aquellos que reivindican al Juan Perón de los '70 ¿a dónde lo ubicarían más cerca?La balanza se inclina del centro a la derecha. Particularidades de la Argentina, 45 años después.