Leído

EL TRAUMA CRECE

Sin ESI, nos embaraza un violador y nos enteramos a las 16 semanas

Jue, 28/02/2019 - 2:38pm
Enviado en:
5 comentarios

Este miércoles, 27/2, el tema del aborto volvió a aparecer en las noticias. Pero esta vez se trata de un aborto que es legal, porque una nena de 11 años fue víctima de una violación. Le realizaron una cesárea porque era demasiado tarde para una intervención por vía vaginal, y su salud corría peligro. Pasó más de un mes desde que se enteró de que estaba embarazada, pero los médicos del hospital no querían realizarlo. No solo falló el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo, sino que también faltó educación sexual: Ella recurrió al hospital cuando el feto tenía 16 semanas de gestación, no tenía información sobre lo que estaba sucediendo ni tenía a quién recurrir luego de un abuso. El cambio cultural sobre educación sexual está tomando lugar en todo el mundo y series como "Sex Education" lo dejan en evidencia: Hablar sin tabúes y abrirse puede ayudar a superar frustraciones y problemas.

La serie británica Sex Education toca temas sobre sexualidad de forma abierta
Contenido

El miércoles 27/02 nos enteramos de otro caso en el que una niña quiso ser obligada a ser madre, esta vez en Tucumán. Tenía 11 años y fue abusada por la pareja de su abuela. Ella vivía en esa casa porque el concubino de su mamá ya había abusado de sus hermanas. "Quiero que me saquen lo que el viejo me metió adentro", había dicho la nena en Cámara Gesell.

Los médicos (y posiblemente también ella) se enteraron de que estaba embarazada cuando el feto llevaba 16 semanas de gestión, el pasado 31/1. Más de un mes después, ella estaba jugando con unos juguetes de plástico, en la cama del hospital, cuando un doctor le dijo que "solucionaría su problema".

La Justicia ordenó el procedimiento de Interrupción Legal del Embarazo, por tratarse de una víctima de violación cuya salud, además, corría peligro. Sin embargo, todos los médicos del hospital se negaron a realizar la intervención, argumentando que eran "objetores de conciencia". Se llamó un médico que trabaja en el sector privado pero, una vez en el quirófano, también se negaron a participar el anestesista, el instrumentista y la enfermera.

Por lo avanzado del embarazo (el feto tenía alrededor de 23 semanas de gestación), se le realizó una microcesárea. En el quirófano, ella no quería sacarse la bombacha, traumada y con miedo, la tuvieron que dormir para desvestirla. Cuando despertó, estaba aliviada.

"Lo que le sucedió fue porque era pobre. Si no, el embarazo no se habría interrumpido en la semana 16, sino mucho antes. Hay chicas que no tienen acceso a la información, a Internet. Esta nena fue vulnerada no solamente por la pareja de la abuela, sino por el Estado. Y anoche casi fue vulnerada nuevamente", dijo la doctora Cecilia Ousset, la ginecóloga que estuvo en el quirófano y tuvo que actuar como instrumentista del médico.

En pocas palabras, dejó en claro un fenómeno que todos conocemos y que no hay que pasar por alto: Falta información. La educación sobre sexualidad falta a lo largo y a lo ancho del país y atraviesa a todos los estratos socioeconómicos, pero su ausencia se siente más en los sectores donde hay pobreza.

La Educación Sexual Integral (ESI) es ley en todo el territorio argentino desde 2006. En los papeles, está garantizada a nivel nacional, provincial y municipal tanto en escuelas de gestión estatal como privada, laicas o confesionales. En la vida real, sin embargo, no se aplica.

El objetivo de la ley es que la educación sexual en las escuelas no se quede solamente en la demostración de cómo utilizar un preservativo, sino que vaya más allá. A través de la misma, los chicos sabrían identificar un abuso y a quién recurrir en caso de que exista uno. Otros ejes de la ESI pasan por el cuestionamiento a los mensajes cotidianos sobre sexualidad, el respeto a la diversidad, el conocimiento de los deseos propios y de los de los demás, además de la prevención de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, la ESI no está garantizada en todo el país y donde más se siente su ausencia es en los sectores pobres. Por eso la nena de 11 años tal vez no pudo identificar que era víctima de un abuso y, si lo supo, no tuvo a quién recurrir. Por eso se presentó a un hospital cuando llevaba 16 semanas de embarazo y por eso tuvieron que practicarle una cesárea a las 23.

La ESI es una ley porque la educación sexual (así como la educación general primaria y secundaria) es un derecho de todos y una responsabilidad del Estado. Hay quienes sostienen que son los padres los que tienen que abordar los "temas íntimos" puertas adentro. Sin embargo, ¿qué pasa cuando en el ámbito familiar estos temas no se abordan correctamente?

El cambio cultural sobre la educación sexual está tomando lugar en todo el mundo y, si Argentina no aplica la ESI, se queda atrás. Una demostración de este cambio es la serie inglesa que estrenó Netflix este año, Sex Education.

En la misma, se relatan las historias de varios jóvenes que tienen alrededor de 16 años y las dudas sobre cuestiones relacionadas con la sexualidad afloran. Algunos están comenzando a tener relaciones, otros descubren su orientación sexual, algunos comienzan a masturbarse y a identificar los deseos propios, aparecen embarazos no deseados, enfermedades y también desinformación.

El protagonista de la serie es un joven cuya madre es sexóloga. A pesar de ser virgen, tiene más conocimientos sobre sexualidad que el resto de sus compañeros, por lo que empieza a "aconsejarlos". Queda en evidencia como la apertura y el tratamiento de algunos temas, sin tabúes, puede ayudar a eliminar frustraciones y conflictos internos.

Sin embargo, el cambio cultural es palpable. Un ejemplo: Hay un personaje que es homosexual y lo vive con libertad y orgullo, a pesar de ser agredido, pero hay otro que lo reprime por la presión social y familiar. Algunos aún tienen miedo de masturbarse o no saben cómo disfrutar del sexo, pero a través de la apertura sobre el tema logran superar sus limitaciones.

No es más que una serie, pero es una demostración de hacia donde está yendo el mundo. Muchos de nosotros crecimos sabiendo que hay temas de los que no se hablan porque son "privados": Sexo, masturbación, deseos, genitales. Sin poder conversarlo en un ámbito familiar o educativo, los jóvenes recurren a Internet o a sus amigos. Así se educan a través de información falsa o imprecisa.

Durante mi niñez y adolescencia, nadie me dijo que no debía permitir que me tocaran sin mi consentimiento ni me dijeron a donde recurrir si alguien lo hacía de todos modos, tampoco conocía cuáles eran las enfermedades de transmisión sexual ni cómo identificarlas, no me mencionaron otro método anticonceptivo además del preservativo y los jóvenes que me rodeaban aprendían sobre sexo mirando pornografía.

En Sex Education, una joven recurre a una clínica para realizarse un aborto. Saca un turno, tiene la asistencia médica correspondiente y la contención necesaria. No hay mayor drama al respecto, la vida puede seguir. 

En Argentina el aborto no es legal en todos los casos. Sin embargo, sí lo es para las víctimas de violación y para aquellas mujeres cuya vida corre peligro si la gestación continúa. En la práctica, no es tan así. Ambas condiciones se cumplieron en el caso de la niña tucumana: Su salud corría peligro y la habían violado. Tuvo que pasar más de un mes para que, efectivamente, se lleve a cabo el procedimiento. Un mes más de gestación y de tortura, un intento de suicidio. El caso apareció en los medios de todo el país, generando debates y controversias.

Como si esto fuera poco, el arzobispo tucumano difundió un audio en el que pide a la sociedad que cuide y proteja las "dos vidas". La nena creció en un entorno religioso y, de hecho, pidió que le pongan música cristiana mientras estaban realizando la intervención. Pero ella quería que le saquen "lo que el viejo le metió adentro". El arzobispo no solo la juzgó, sino que la descuidó cuando, en el audio que difundió, la nombró.

Una vez realizada la microcesárea, los médicos que intervinieron son víctimas de amenazas. Mientras tanto, la nena no solo tiene que recuperarse de una intervención quirúrjica, sino también del trauma de una violación y de una gestación no deseada, de que varios profesionales le dieran la espalda y de que haya habido campañas públicas y presiones institucionales para obligarla a convertirse en madre.

Comentarios

aca falla el Estado... los curas a la religion... los medicos deben acatar la legislacion y orden del juez... les guste o no... si no les gusta que se vayan a otro lado o cesen la matricula...

ESTAS BESTIAS SOLUCIONAN EL CRIMEN DE LA VIOLACION .COMETIENTDO OTRO CRIMEN MATANDO AL INOCENTE

No es verdad, No me contradigo, aun cuando lo parece. Porque no es verdad, aunque es verdad.

Asi estan las cosas. No es verdad, como han venido diciendo desde hace meses, y han repetido anoche, y esta madrugada, y lo estan haciendo en este momento y continuaran, probablemente, de manera indefinida… que los que nos hemos opuesto a la legalizacion del aborto, lo hayamos hecho por motivos religiosos.

Se cansaron de desmentirlo todos cuantos tenian que hacerlo.

Lo demostraron los que argumentaron, una y otra vez, con argumentos no religiosos, sino biologicos, clinicos, juridicos, filosoficos, demograficos, estadisticos, economicos, politicos, psicologicos, sociologicos, psiquiatricos, historicos…

QUE LA RELIGION SOSTENGA LO MISMO QUE LA CIENCIA EN ESTE PUNTO, ES OTRO CANTAR.

Que un senador, un diputado, un periodista, un juez, un abogado, un medico, un politologo, un ministro… no sepan distinguir un argumento cientifico de un argumento de autoridad basado en convicciones religiosas, no es problema de los creyentes, es un problema de los senadores, diputados, ministros, jueces, periodistas…

Es sabido, y puede constatarse en la cancha (donde se ven los pingos), que hay muchos de estos que aprobaron la escuela y la universidad con 4, y porque le regalaron un par de puntos, o se los compro el papi.

Asi, claro, se hace muy dificil distinguir entre el Credo, el Padrenuestro y el teorema de Euclides; quiza porque para ellos la cuestion de los catetos y de la hipotenusa es una cuestion de fe (sera por eso que les decimos “catetos”?).

Asi que, en este sentido, no es verdad.

No es verdad que aqui entre la fe.

PARA DECIR QUE HAY VIDA DESDE EL PRIMER INSTANTE DE LA CONCEPCION Y QUE ESA VIDA ES HUMANA,

NO HACE FALTA LA FE. BASTA LA GENETICA.

Para decir que debe ser respetada desde ese instante,

NO HACE FALTA LA FE, BASTA EL DERECHO.

Yo creo que para ser politico y periodista, al menos hay que saber lo que sabe una maestra (incluso de las mas sencillitas), pero ademas, es necesario tener la honestidad de no mentir, como todos los periodistas y politicos —incluso los mentirosos— les exigen a sus propios hijos. Con estas dos cosas, nos damos por satisfechos

Explíquenle al lelo que escribió: ""Asi, claro, se hace muy dificil distinguir entre el Credo, el Padrenuestro y el teorema de Euclides; quiza porque para ellos la cuestion de los catetos y de la hipotenusa es una cuestion de fe (sera por eso que les decimos “catetos”?)..."" que fue Pitágoras el del teorema de la hipotenusa y los 'catetos'... no sea ignorante y trate de justificar su postura escribiendo ganzadas...

Admás si te embarazan y te enteras a las 16 semanas es por ignorancia... tu mami no te enseñó un cazzo del tema 'reproducción de mamíferos' (humana en este caso) el Estado no tiene obligación de enseñar lo que lqa naturaleza hace por si sola...